Impresiones de Civilization: Beyond Earth. Toca crear ciudades de otra galaxia

sid-meier-beyond-earth

Uno de los juegos más esperados por los usuarios de PC amantes de la estrategia por turnos es sin duda Civilization: Beyond Earth, que va a trasladar la genialidad de esta franquicia al espacio exterior, lo que dará nuevas propuestas jugables para esta longeva franquicia. Recientemente hemos tenido la oportunidad de probar la demo que se mostró en el E3, y es fácil ver de dónde viene tanto hype por esta entrega, eso que es la primera vez que juego a un Civilization. La demo empieza con nuestra nueva civilización llegando a un nuevo planeta, ya que en el futuro, la humanidad tendrá que salir de la Tierra para explorar el universo. Así que nos toca empezar nuestra ciudad desde cero.

Menos mal que había varios tutoriales, porque estaba completamente perdido ante tal cantidad de acciones a realizar. ¿Qué hago con la ciudad? ¿Y con los exploradores? ¿Qué hago con los saldos si no hay nadie con quien luchar? Estas preguntas se me fueron solucionando poco a poco, hasta que ya empecé a ver un poco una pequeñísima parte de lo que ofrecerá el juego.

Civilization Beyond Earth

Lo primero, mandé a los exploradores a tantear el terreno, ya que son los que más casillas se pueden mover, y así no se está en la oscuridad y la incertidumbre sobre lo que rodea a nuestra ciudad. Luego, con los soldados empecé a entablar varios combates contra las criaturas que pueblan este planeta, que eran de todo menos amistosas. Mientras tanto, iba construyendo nuevos edificios en la ciudad para fomentar la educación y los valores, ya que es así como quería que evolucionara mi civilización.

Entre tantos turnos, los exploradores fueron descubriendo muchos lugares interesantes, donde realizar excavaciones para lograr nuevos recursos con los que explotar los terrenos circundantes a la ciudad, o reliquias para fomentar diferentes aspectos de la civilización. En este aspecto, me sentía constantemente abrumado frente a la inmensa cantidad de opciones que tenía para ir creando nuevas cosas en la ciudad. Ya que, además de tener que decidir en qué usar unos cuantos turnos para crear (nuevas tropas para defender la ciudad, nuevos exploradores, trabajadores, etc), hay una red inmensa de mejoras (tan inmensa, que solo en la parte central de la red había más de 20 opciones con varias sub-apartados por debajo) para ir llevando a la civilización por una ruta u otra. Por si esto no fuera poco, además están los valores, pudiendo recalcar el valor de la supervivencia o la educación a nuestras unidades, lo que les da nuevos atributos.

Lo dicho, montones de opciones a las que habituarse, y más al ser la primera vez que tocaba un juego de la saga. Mientras iba haciendo avanzar poco a poco a la ciudad, otros pueblos iban llegando al planeta, dándonos la opción de iniciar una guerra, una tregua o un simple intercambio comercial. Lo de entablar alianzas no pude con ningún pueblo, ya que todavía no había una relación entre ambas ciudades, aunque es otra opción. Como los recursos que tenía eran limitados (es lo que tiene no saber organizarlos muy bien), no me interesaba ningún intercambio comercial al salir perdiendo casi con total seguridad, y una guerra muchísimo menos al no saber muy bien cómo va el tema del combate en esos momentos.

El tema del entorno alienígena es muy importante, ya no solo por las diferentes razas que pueden estar en nuestro nuevo hogar, sino porque nos pueden complicar la exploración. Por ejemplo, en varias cuadrículas había un humo verde, que como todavía no tenía muy avanzada la parte científica de la civilización, resultaba tóxica, teniendo que evitar terminar en una de estas zonas a toda costa para no perder vitalidad. Con los enemigos, había que andar con pies de plomo, ya que algunos aliens eran muy duros, y dado su alto número, los soldados lo podían pasar muy mal para conquistar una única cuadrícula. Por eso, al final terminaba usando las defensas de la ciudad contra los bichos y hasta el gusano de tierra gigante que merodeaba por la zona.

Civilization Beyond Earth

Es una pena que más o menos a los 30 minutos la demo terminada, ya que era cuando la ciudad estaba creciendo, ya tenía unos cuantos edificios importantes y había más en camino. Eso por no mencionar que un pequeño conflicto con otro pueblo estaba en camino, al haber mandado a varios exploradores para investigar nuestra ciudad.

Aun así, este Civilization: Beyond Earth tiene muy buena pinta, ya que lo alienígena siempre te obliga a enfrentarte a lo desconocido, y con tantísimas opciones para hacer evolucionar nuestra ciudad, seguro que los fans de la saga ya están deseando que llegue el 24 de octubre para dar comienzo a esta nueva civilización más allá de las estrellas.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *