Impresiones de Project Guard y Project Giant Robot. ¿Qué usos se les puede dar a estos experimentos?

Project Giant Robot

Miyamoto mostró juegos nuevos en el E3. Esto ya es de por sí algo muy bueno, pero lo malo es que no eran juegos como tal, sino experimentos de lo que se puede hacer con el GamePad de Wii U para, en un futuro, usarlos en juegos como tal. Tras probarlos, dejan sensaciones agridulces por diferentes motivos. El primero del que quiero hablar es Project Giant Robot, donde controlamos a un robot gigante que podremos personalizar antes de entrar a combatir contra otros seres de gran tamaño. Aquí las opciones son muy divertidas, pudiendo hacer un robot que sea solo muchas cabezas juntas, o alterando su tamaño, anchura o profundidad, lo que luego afecta a la jugabilidad.

Una vez ya en el escenario, vemos que cada stick controla un brazo del robot, mientras que el movimiento del GamePad sirve para dirigir el tronco del robot. Además, en la pantalla del GamePad vemos la mirilla del robot, pudiendo disparar a nuestro objetivo. Nuestra meta es simple: tumbar a los robots enemigos, como si de un combate de sumo se tratase. La gracia es que estos robots se generan de forma aleatoria, nunca sabiendo qué va a haber en cualquiera de las varias rondas que dura el minijuego. Al principio, la verdad es que hace gracia ver lo que se puede hacer con el robot (como ponerle una cabeza gigante con la que derribar a los enemigos, o unos pies enormes que nos dan estabilidad, pero increíblemente lentos), pero no tiene nada más. Además, el control es durillo, por lo que me cuesta ver esto aplicado a un videojuego. O incluso como minijuego mínimamente disfrutable, lo que es peor todavía.

Project Guard

Project Guard me dejó mucho sabor de boca, ya que consiste en defender un núcleo de una base de los robots enemigos, usando para ello 12 cámaras, las cuales podemos colocar donde queramos, lo que nos viene de perlas al tener además una pistola láser con la que freír a los asaltantes. La gracia aquí está en que tenemos que estar atentos a las 12 cámaras, apareciendo todas en el televisor, y una vista esquemática en el GamePad, donde además nos muestran a algunos enemigos representados por puntos, para que sepamos a qué cámara pasar para disparar.

Pero ojo, que hay algunos enemigos que no aparecen en el mapa, y otros directamente nos quitan las cámaras, haciendo que nuestra labor sea más complicada. Por tanto, lo ideal es jugar con más gente, gritando “¡Están en la 11! No, ¡ahora en la 6!”, siendo entonces cuando más se disfruta este experimento, en especial en la mayor dificultad. Aquí sí que puedo decir que veo bastante futuro a este proyecto, ya no solo como minijuego, sino aplicado a los “Defense Tower”, lo cual podría dar un giro de tuerca muy atractivo para el género.

En definitiva, por un lado Project Guard me ha gustado bastante, mientras que Project Giant Robot no tanto. Habrá que ver cómo se aplican en un futuro y evolucionan todas estas ideas, aunque la verdad, si esto es lo mejor que se le puede ocurrir a Miyamoto hoy en día, igual ya se le está pasando la chispa creativa por la que tanto le adoramos.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *