Impresiones de Borderlands: The Pre-Sequel. Millones de armas ahora disponibles en la luna

Borderlands: The Pre-Sequel

Ahora que estamos con la nueva generación entre nosotros, todos esperábamos que Gearbox anunciara un nuevo Borderlands para disfrutarlo al máximo aprovechándose de las nuevas tecnologías para ofrecer más armas, más locura y más acción. Por eso sorprendió el anuncio de Borderlands: The Pre-Sequel, que no está desarrollado por Gearbox directamente, sino por 2K Australia. Todo apunta a que estamos ante una entrega de transición para dar tiempo al estudio principal de estrenarse por la puerta grande en las nuevas plataformas (como ocurrió con Batman: Arkham Origins), pero por lo probado en la demo del E3, simplemente más de lo mismo pero con un par de añadidos puede seguir resultando igual de divertido.

En esta demo podemos escoger entre jugar con Wilthem o con Athena, en una misión que dura unos 15 minutos. Ambos personajes tienen un nivel muy alto, además de contar con armas realmente poderosas, por lo que la dificultad no era ningún problema en esta demo.

Borderlands The Pre-Sequel

Como el propio nombre del juego indica, estamos ante una precuela de la secuela, por lo que viviremos cómo Jack El Guapo asciende hasta hacerse con todo el cotarro, siendo nosotros sus lacayos para sus propósitos. De esta forma, esta vez estamos del lado de los malos, lo que puede dar pie a situaciones de lo más interesantes. Al menos, una cosa es segura, y es que el gran sentido del humor de la saga se va a mantener, ya que los diálogos que hay entre Jack, el jefazo actual de Hyperion y un niño de 10 años que nos ayuda son divertidísimos.

Pero volviendo al juego en sí mismo, la primera partida la jugué con Wilthem, que tiene como principal habilidad el invocar a un par de drones, que nos van curando al mismo tiempo que ataca a los enemigos. Al principio, parece que es todo igual que en la segunda parte salvo por la nueva localización (los menús son idénticos, por ejemplo), pero nada más salir a una zona sin oxígeno, se ve lo espectacular que va a ser pelear en la luna de Pandora.

Borderlands The Pre Sequel

Para empezar, la gravedad es mucho menor que en Pandora, por lo que podemos dar grandes saltos, lo que hace que los combates sean más verticales que nunca. Tampoco hay oxígeno, por lo que se convierte en un recurso muy valioso, al tener que usarlo para respirar, o si lo queremos, para estar más tiempo en el aire o dar un culetazo al suelo, lo que daña a los enemigos cercanos y, admitámoslo, es muy divertido de usar.

Esta gravedad afecta a absolutamente todo: el diseño del mapeado nos obliga a dar grandes saltos para continuar avanzando, o incluso a subir por grandes estructuras a base de brincar, además de algo tan peligroso como perder nuestro botín al salir volando cuando abrimos algún cofre. Todo teniendo en cuenta que nos podemos quedar sin aire, por lo que hay que moverse deprisita, sin que llegue a ser algo apremiante ni molesto, sino que le da un plus de emoción.

También hace que el conjunto gráfico, a pesar de ser muy similar a lo visto en la segunda parte, sea más vistoso. Sobre todo por los enemigos que son de hielo, que al matarlos se hacen añicos, por lo que vemos cómo los trozos se van flotando por el espacio.

Borderlands The Pre Sequel

Hablando del hielo, es precisamente un estado en el que podemos dejar a los enemigos con las armas criogénicas, que son una novedad junto a las pistolas de rayos, que son muy potentes, pero también inestables. Por lo que si ya antes costaba decidirse entre los miles ejemplos de armas que había, ahora tocará un poco más, y nosotros tan contentos, ya que son incorporaciones muy divertidas.

Sé que estoy repitiendo mucho esta palabra, pero es que es justo lo que parece que va a ofrecer esta tercera entrega: diversión. Simple y llana diversión, lo cual nunca es malo.

Siguiendo con el desarrollo de la demo, el objetivo es cruzar un lago de lava para llegar hasta unas piezas para reparar cierto equipamiento. Para ello, hay que ir a una base enemiga, redirigir el sistema de líquidos y verter el agua o el líquido que sea sobre la lava para solidificarla. Para lograrlo, toca acabar con montones de enemigos, ya sean esa especie de lobos de hielo (ojo, que los de gran tamaño se dividen en otros dos más pequeños al morir), los ya clásicos psicópatas y alguna que otra nave espacial. Los tiroteos eran fáciles por ir bastante “chetados” con tanto nivel y armas poderosas, pero seguía siendo espectacular ir matándolos con las diferentes armas a nuestra disposición.

Borderlands The Pre Sequel

En el combate también entra en juego el uso del oxígeno, ya que en las zonas sin atmósfera artificial, tanto nosotros como los enemigos vamos con una especie de burbuja de oxígeno, que se convierte en un claro objetivo para acabar rápidamente con los enemigos. De esta forma, los frenaremos al estar los “pobres” sin nada que respirar, e irán perdiendo vida poco a poco. No sé si esta jugarreta también te la pueden hacer a ti, ya que nunca me llegó a pasar, pero espero que sí, ya que haría que los tiroteos fueran mucho más emocionantes.

Tras tanta muerte se llega por fin al objetivo, y tras solidificar el lago de lava, nos ponemos a cruzarlo, momento en el que sale un bicho enorme de la lava dispuestos a convertirnos en su cena. Parece que va a haber un enfrentamiento épico, pero justamente marca el final de la demo.

Con la jugabilidad de Wiltham comprobada, toca volver a completar la demo de la mano de Athena, personaje que seguro os sonará si sois fans de la saga. Este personaje tiene como habilidad usar su escudo, que empuña con una mano, y con el que absorbemos el daño, que luego se puede devolver al lanzar el escudo como si fuéramos el Capitán América. Es una habilidad que me pareció más divertida que la de invocar “solo” a un dron, pero que se nota, requiere más esfuerzo a la hora de usarlo, ya que si lanzamos el escudo y fallamos el disparo, contará como haber usado la habilidad, teniendo que esperar para que se recargue.

Borderlands The Pre Sequel

Es una pena que la demo fuera tan cortita, ya que deja con ganas de mucho más, como probar los vehículos que usaremos en la superficie lunar, o descubrir a más alocados personajes. Por no mencionar el controlar a Claptrap, que me parece, se va a convertir en el personaje más usado de esta entrega.

Aun así, esta primera toma de contacto es bastante positiva, ya que si bien todo parece más de lo mismo con un par de cambios aquí y allá, la experiencia sigue siendo brutal, por lo que los fans de la saga nos lo vamos a pasar en grande el próximo 17 de octubre con Borderlands: The Pre-Sequel.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *