Impresiones de la Alpha de Destiny. Halo y Borderlands juntos en un mismo juego

Destiny1

Al principio de toda generación hay muchas nuevas IPs, y una de las más esperadas para este año es sin duda Destiny. Ser el próximo gran proyecto de Bungie después de la saga Halo ya emociona bastante, y aunque hasta ahora solo habíamos podido ver algún que otro vídeo, gracias a la versión Alpha del título, ya le hemos podido echar unas cuantas horas a esta épica espacial. Las primeras impresiones que dejan son realmente positivas, dejando con ganas de más, aunque hay varios detallitos que me han dejado un poco preocupado, que espero se deban a esta versión tan limitada.

Nada más empezar, nos creamos a nuestro personaje. Tenemos entre tres clases para elegir: Titán (casi un tanque humano), Pistolero y Hechizero (usa la magia además de las armas de fuego). En los primeros niveles, apenas se diferencian unas clases de otras, ya que donde se empiezan a distanciar es al desbloquear las diferentes habilidades especiales, pudiendo el Titán crear un gran golpe contra el suelo con un efecto muy amplio y destructivo, el Pistolero carga una pistola para realizar un disparo mortal y el Hechizero lanza una bola de energía también muy dañina.

Character_Creation_Screenshot_2

Personalmente, escogí el Titán, aunque todas las clases son muy efectivas. Ese ataque especial no es el único de cada clase, ya que hay otro, pero que ponía se desbloqueaba en el nivel 15, y esta versión Alpha tenía su límite en el nivel 8. Con nuestro Guardián ya creado, es la hora de adentrarnos en la Tierra.

Sin básicamente ninguna introducción, saltamos al único nivel principal para hacer avanzar de la Alpha. En él, nuestro objetivo es adentrarnos en una antigua base de comunicaciones establecida en Rusia, que está bajo el dominio de los Caídos, los enemigos que están poniendo en jaque a nuestro planeta. Nuestro personaje es mudo, y es la pequeña esfera que nos acompaña en todo momento la que nos va hablando y nos muestra nuestros objetivos.

Parece que el rol de dicha esfera será muy importante en la trama y en este nuevo universo, pero por el momento, no es más que una herramienta. Para llegar a dicha base, toca andar un poco por el escenario, que es más o menos libre, por lo que podemos afrontar los tiroteos con los enemigos como queramos: de frente, atacándoles por la espalda para pillarlos desprevenidos, o una mezcla de ambos. La habilidad de dar grandes saltos y luego impulsarnos en el aire hace que los combates sean muy verticales, lo cual es todo un puntazo.

También hay que destacar el gran ritmo de juego, ya que no paramos ni un solo momento, ni siquiera para explorar, ya que se puede hacer andando y recogiendo unas plantas especiales que nos podemos encontrar por el escenario, o invocar a nuestro vehículo, que aunque no tenga armas, nos hace ir mucho más rápido.

Todo esto es a la hora de explorar, pero cuando llega la hora de disparar, el control es genial. La primera sensación que da es que estamos ante un nuevo Halo, algo fantástico, ya que la jugabilidad siempre ha sido uno de los puntos fuertes de la saga del Jefe Maestro. Pero las similitudes no solo se quedan ahí, ya que también hay enemigos que se hacen invisibles para atacarnos, algunos que son débiles y fáciles de matar, pero que en número ponen las cosas complicadas, o que los enemigos más importantes tienen un escudo además de su barra de vida.

Esto hace ver que quizá el legado del Jefe Maestro todavía perdura en Bungie, pero hay algo que diferencia mucho a ambas sagas: los elementos de RPG. Ya no solo basta con disparar a todo lo que se mueva, sino que además tenemos que tener en cuenta el nivel de nuestra armadura, el daño de nuestra arma, el elemento que usa para atacar, la experiencia para subir de nivel y mejorar nuestras habilidades, etc. Siempre podemos llevar tres armas (principal, especial y pesada), aunque por las limitaciones de nivel, no se puede llegar a equipar el arma pesada.

Destiny-008

Es entonces cuando entra en juego la otra saga de la que claramente se han inspirado: Borderlands. Incluso podemos jugar siempre junto a otros dos amigos, explorando el mundo más o menos abierto (las diferentes zonas se juntan por estructuras que hay que superar a pie), recogiendo botín del escenario o de los enemigos que hemos derrotado y mucho más.

Aunque todavía queda otro tipo de juego que se nota claramente en Destiny: el MMO. Si estamos explorando la Tierra o la Torre, siempre veremos a más gente. Por un lado, en nuestro planeta, si no estamos en una mazmorra, podremos encontrar a más Guardianes haciendo sus misiones, matando enemigos, y en definitiva, yendo a su bola. Si queremos, nos acercamos a él, y podemos formar una patrulla. O si de repente sale un evento aleatorio, veremos cómo llegan bastantes Guardianes para participar en este evento y luego recoger la grandes recompensas que nos dan. Igual que ocurren en MMOs como Final Fantasy XIV con sus “Fates” por ejemplo.

La Torre es como nuestra base. Aquí la perspectiva pasa a la de tercera persona, y podemos hablar con otros Guardianes (hay animaciones muy divertidas asignadas a la cruceta, como ponerse a bailar), comprar nuevo equipamiento con el dinero obtenido o recibir mensajes. Aquí hay bastantes cosillas interesantes, ya que por ejemplo, hay equipamiento que está codificado, por lo que tenemos que ir al descodificador para liberarlo. Cuanto más lo hagamos, más subirá el nivel, y parece que eso dará acceso a mejores armas y armaduras. Esto se aplica con todos los comerciantes, por lo que va a ser bastante adictivo comprar de todos para tener acceso a lo mejor.

Destiny-002

A pesar de esta gran conectividad, las misiones secundarias que nos encontramos en las balizas en la Tierra, dentro del mundo abierto, se pueden completar sin ningún problema por nuestra cuenta, lo cual está muy bien. Las mazmorras son otro cantar. En la Alpha solo hay disponible una, y aquí la cooperación entre los tres Guardianes (de hecho, se hace un matchmaking para poder entrar) es esencial. Los enemigos débiles son los menos numerosos, apareciendo con mucha frecuencia los de mayor poder, y sobre todo, en grandes cantidades. Eso, unido a mini jefes finales, hace que tengamos que cuidarnos entre todos para poder completar esta complicada mazmorra.

En un primer momento, estaba encantado con esta mazmorra, pero hay un aspecto que no me llegó a gustar: los enemigos esponja. Los jefes que salen en momentos puntuales (un gran tanque y un orbe gigante) tienen una barra de vida absurdamente larga, haciendo que tengamos que estar casi 10 minutos para acabar con él. Si fuera alternando sus ataques en función de la vida que le queda no me parecería mal, pero no es así: el combate es igual durante esos minutos, hasta que por fin muera. La dificultad está en el desgaste que proporciona tanto tiroteo contra el mismo enemigo, con la emoción del combate disminuyendo según pasa el tiempo. Sin duda, el bajar la vida de estos enemigos haría maravillas.

Crucible_Screenshot_5

El último modo que nos ofrece la Alpha es el de PvP, que nos lo encontramos en el Crisol. En esta zona parece que los niveles de las armas, los jugadores y demás no importa tanto, al igualarse bastante bien (habrá que ver en el futuro cuando haya mucha más diferencia entre el nivel mínimo y el máximo), teniendo que recurrir a nuestra habilidad. En tres mapas, nos enfrentamos al clásico modo de Dominación, en partidas de 6 contra 6 usuarios.

Aquí las comparaciones con Halo son todavía más claras, y es que parece que nos hemos colado en un anillo controlado por el Covenant debido al ritmo de juego en general. Aun así, a favor de Destiny y un poco más de diferenciación, tenemos los ataques especiales que hayamos desbloqueado, siendo muy efectos los movimientos finales, aunque tarden en recargarse.

Comparaciones aparte, el competitivo es realmente divertido, pudiendo invocar los vehículos igual que en el modo cooperativo, hay mapas con vehículos y torretas para que las usemos, y el diseño de mapas está muy bien. Todo con un ritmo trepidante en el que no paramos ni un momento, recibiendo además recompensas en forma de dinero y puntos de Crisol para comprar nuevo equipamiento en la Torre. Incluso a veces se consiguen armas o armaduras tras algunas partidas, por lo que nuestro personaje sigue evolucionando constantemente, lo cual me gusta mucho.

Hasta ahora he hablado mucho del botín, ya que es algo que siempre engancha de este tipo de juegos, pero es donde hay otro aspecto negativo: la poca variedad en las armas. Sí, hay rifles de asalto automáticos, por ráfagas, rifles de francotirador, escopetas, y demás elenco típicos de cualquier armería de videojuego. Sin embargo, no hay diferencias entre las del mismo tipo ya sean superiores o inferiores. Lo único que cambia es la estadística, ya que el skin es el mismo, y no resulta llamativo. ¿Por qué tengo que cambiar de arma si esa otra es igual por fuera? En las armaduras hay bastante más variedad, pero el tema de las armas me preocupa. Uno de los atractivos de Borderlands es encontrar nuevos juguetitos, ya que aunque hay un uso más o menos generalizado para todas, sus cambios visuales o añadidos especiales hacen que siempre estemos emocionados por nuevo botín. Aquí, tras una horita, ya no me importaba lo más mínimo.

Salvo este detallito, los enemigos esponja y el puntero para elegir las opciones por los menús (¿tanto les cuesta ir de opción en opción en vez de esa especie de ratón digital?), Destiny deja una impresión muy positiva con esta Alpha. Gráficamente luce genial, la jugabilidad mezcla de dos grandes sagas funciona a las mil maravillas, y sobre todo, es rematadamente divertido. Espero con ansias la Beta el mes que viene (el 17 de julio en Playstation) para probar más contenido, más modos de juego y seguir mejorando a mi Guardián, ya que Bungie tiene entre manos un juego que si bien no es tan innovador como en un principio nos lo vendía, sigue siendo espectacular y muy adictivo.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *