Impresiones de Watch_Dogs. Los hackeos por Chicago empiezan con buen pie

Watch Dogs

En apenas unos días por fin podremos jugar a la versión final de Watch_Dogs, una de las nuevas IPs que más se ha esperado desde que fue anunciada en el E3 de 2012 con un vídeo espectacular, pero que ni de lejos ofrecía gameplay real. Aunque aún hay que esperar para ver si tanto hype generado desde entonces va a acabar engullendo el título o no, gracias a un evento organizado en El Corte Inglés de Callao hemos podido probar una pequeña demo del juego en la versión de PS4, y aunque me he llevado varias decepciones importantes con Watch_Dogs últimamente, me ha dejado muy buenas sensaciones, aunque con algunos matices.

Esta demo no nos dejaba explorar la ciudad, sino que estábamos confinados a una parte muy pequeña del mapa, o de lo contrario, sería misión fallida y la misión empezaría de nuevo. Aun así, he estado trasteando un poco con varios vehículos por la zona, como una moto de cross (hace caballitos por la noche y bajo la lluvia es una pasada) o algún que otro deportivo. El control en la conducción es bastante bueno, y lo de ir cambiando las luces de los semáforos se hace de una forma muy sencilla, lo que sin duda ayudará durante las persecuciones.

Watch Dogs

El objetivo de la misión es bastante simple: hackear los servidores del ctOS de la zona para desbloquear las misiones y demás. Vamos, que es como las atalayas en Assassin’s Creed o las torres de radio de Far Cry 3. Para hacerlo, primero tenemos que obtener el código de seguridad de un guardia, para luego introducirnos en el sistema y superar un pequeño minijuego.

Cómo logremos superar esta misión depende enteramente de nosotros. Una opción muy espectacular es no hacer nada como Aiden, sino que sean nuestras habilidades tecnológicas las que hagan todo el trabajo sucio. Para ello, podemos ir saltando de cámara en cámara de seguridad, detectar al guarda con los códigos y obtenerlos hackeando, para luego atraer a un guarda con cámara a la puerta de acceso al sistema y acceder. Todo sin matar a nadie ni que se enteren de que hemos estado ahí. Pensaba que lo del hackeo al final no sería para tanto, pero realmente me ha gustado mucho superar la misión de esta forma.

Watch Dogs

Otra forma es ir a lo bestia, lo cual es también bastante divertido al poder usar el escenario a nuestro favor. Gracias al hackeo, podemos subir carretillas elevadoras, abrir puertas o hacer explotar algunos elementos, lo que hace que el tiroteo sea muy dinámico. Y si nos gusta ir de forma sencilla con un rifle de asalto o una pistola con silenciador, también podemos. El control para tanto la opción sigilosa usando los hackeos como para los tiroteos es muy bueno, y el tiempo bala queda bastante bien.

Algo que me ha gustado es que parece ser que podremos fabricar explosivos, ya que se daba esa opción al seleccionar las bombas, granadas y demás juguetitos. Luego, al usarlas, es bueno comprobar cómo las coberturas son más bien temporales, y que una buena explosión puede causar una bonita destrucción.

Jugablemente está muy bien, y ahí me ha gustado mucho. En los gráficos, la cosa cambia, y es que el bajón respecto a lo anunciado originalmente es muy claro. Es más, cuando estamos de día, el juego no luce demasiado bien, al menos en esta pequeña demo, algo que puede cambiar en otras zonas de la ciudad. Donde el juego sí que brilla es con la lluvia de noche. Me he quedado muy sorprendido, ya que si bien sigue sin verse tan bien como en el E3 de 2012, se veía de maravilla. Eso sí, el comentario que dijo el product manager de Ubisoft de que es el mejor juego gráficamente de la nueva generación para él, como que no lo comparto de momento ni por asomo.

Watch Dogs

Esta primera (y breve) toma de contacto con Watch_Dogs me ha quitado de encima una buena parte de la decepción que he tenido con el juego estos últimos meses, ya que si bien gráficamente no es tan alucinante como nos prometieron en un principio, pero parece que la jugabilidad va a estar a la altura, lo cual es lo fundamental en cualquier título. Así que, todavía queda mucho por ver para comprobar si estamos ante un gran inicio de una franquicia o no, pero al menos, la cosa no pinta mal.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *