Impresiones de Valiant Hearts: The Great War. Una historia muy humana en la Primera Guerra Mundial

Valiant Hearts

Los juegos basados en alguna guerra son de acción, tiros, explosiones y, en definitiva, suelen dejar los conflictos más humanos en un segundo plano (eso si los hay). Valiant Hearts: The Great War se aleja por completo de esto, y por esa razón me ha gustado tanto a lo largo de los 7 niveles que he podido probar. Además, se trata del primer juego basado en la Primera Guerra Mundial, por lo que desde el primer momento, se anima a hacer cosas diferentes a la norma. Eso ya hace que llame la atención, pero desde el primer momento, se nota que aquí la guerra no es más que un escenario, y lo que importa es la historia de los personajes a los que iremos controlando, pero no con el objetivo de matar a todos los alemanes que podamos, sino en completar sus metas de amor o encontrar a los familiares perdidos por la guerra.

Todo comienza cuando Karl es llamado por los alemanes para la guerra, teniendo que dejar a su mujer, Marie, en Francia, con la incertidumbre de qué le pasará a su amado, al mismo tiempo que los alemanes se acercan a este país. Para empeorar la situación, su padre Emile es también llamado al frente, por lo que Marie se queda sola para cuidar a su hijo, en una situación de lo más precaria.

Valiant Hearts The Great War

Así empieza esta aventura en la que el destino de varios personajes se entrecruzan, al mismo tiempo que vamos descubriendo sus geniales historias. Todo bajo una jugabilidad básica pero efectiva: nos movemos lateralmente por los niveles preciosamente diseñados en 2D (el motor UbiArt usado en Rayman LegendsChild of Light es una maravilla) resolviendo puzzles y con algún que otro momento de acción.

Los rompecabezas son de lo más clásicos, y consistirán en llevar X objeto a Y lugar para poder avanzar. Por ejemplo, al principio, cuando Emile conoce a Freddy, un norteamericano que se une a la batalla, le ayudamos porque los franceses se están metiendo con él en la estación de tren antes de partir al frente. Para ello, no empezamos a pelear, sino que les echamos un chorro de vapor del tren que está al lado. Aunque primero tenemos que ir logrando avanzar por el tren hasta llegar a las palancas que activan dicho vapor. Un ejemplo es tener que “tomar prestada” la bebida de un soldado porque le gusta al capitán que nos bloquea el paso, y luego, organizar una banda de música para poder avanzar. Son puzzles básicos, y que se basan en la observación por encima de todo, ya que el propio entorno nos da todos los datos necesarios para avanzar, ya sea con códigos que introducir, o secuencias que repetir.

Valiant Hearts The Great War

A veces, para avanzar por el escenario, toca lanzar un objeto (como una granada), o dar órdenes al perro que nos acompaña en varios niveles. Cuando hay algo de acción, esta consiste en correr esquivando bombas para no morir, o realizar una acción en el momento adecuado para seguir avanzando y que no nos dejen como un colador. Y si nos encontramos de frente con un enemigo, hay que distraerlo lanzando un objeto para poder pasar de largo.

Así que, todo está muy enfocado a la resolución de puzzles, y éstos están muy bien diseñados. Ya no por complejos, sino porque tienen sentido y son divertidos. En estos niveles, eran todos bastante diferentes, por lo que siempre tenía ganas de saber qué habría en la siguiente habitación.

Otro personaje principal es Anna, una enfermera belga que tiene una mecánica diferente a los demás, ya que tendrá que ir curando a los heridos que nos vayamos encontrando. Esto se logra por un pequeño QTE en el que ir pulsando el botón adecuado cuando llegue al indicador en la venda que aparecerá en la parte superior de la pantalla. Al principio tiene su gracia, pero tras varias veces, sí que se hacía algo pesado, por lo que espero que esta acción no sea muy frecuente.

Valiant Hearts The Great War

Otro aspecto que me ha encantado del juego es cómo nos cuenta la historia. Los personajes no hablan como tal, sino que se usan bocadillos cuando se dicen algo entre ellos, o si no, es el narrador (doblado perfectamente al español) el que nos va contando cómo avanza el argumento. Lo único que les escucharemos decir será “Yes sir!”, algo en francés o los nombres, pero de una forma muy “cartoon”. Es una elección interesante y que en estos niveles funciona a la perfección, ya que toca la fibra sensible de una forma increíble para que les tengas cariño a los personajes, y no quieras que les pase nada malo.

La música y los colores apagados dentro de este increíble estilo 2D también ayudan a crear ese tono melancólico, y es que la guerra no es ninguna diversión. Por suerte, de vez en cuando hay momentos en los que te sale una sonrisa de oreja a oreja, como cuando Emile le hace caricias al perro, o has curado a una mujer y ésta va corriendo a su hija, que antes estaba llorando.

También es genial el grado de detalle de la representación de la guerra, ya que cada nivel cuenta con varias fotografías y textos para explicar el contexto de una batalla, un pelotón o un objeto característico, como la batalla de Ybre, que fue la primera en la que se usaron armas químicas en la guerra. Ocurre lo mismo con los objetos ocultos en el escenario, que nos dan todavía más detalles de cómo se vivía en esa época, y para los que nos gusta la historia, es algo muy de agradecer.

Valiant Hearts The Great War

Valiant Hearts: The Great War me ha encantado. Sabía que en lo técnico me iba a encantar, pero es que es genial este enfoque tan personal a la primera de las grandes guerras de nuestra historia. Además, que sea un juego de puzzles y aventuras en lugar de uno de acción le da un toque bastante diferenciador dentro de los juegos basados en guerras. Viendo cómo emociona en estos niveles, no me puedo ni imaginar cuando avance más la historia y llegue a su clímax. Lo único que me preocupa es que las secciones de curar a los heridos con Anna se hagan pesadas y que la aventura sea corta.

Aun así, son dos preocupaciones menores y que no hacen que desee que sea ya el 25 de junio para ver si Karl vuelve con su amada Marie, y si sobreviven estos entrañables personajes.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *