Impresiones de Sniper Elite III. Rebellion prepara su tiro más certero hasta la fecha

SE3_screenshot_04

Los camperos no es que sean demasiado populares en los shooters multijugador, pero en los modos individuales, siempre han sido lo más. Por eso, Rebellion Games ha estado ofreciendo su versión de los francotiradores en plena guerra mundial, ofreciendo siempre una experiencia increíble. Tras dos entregas muy divertidas, Sniper Elite III está muy cerca, y gracias a los chicos de 505 Games ya hemos podido probar esta entrega, que será la primera en llegar a la nueva generación, algo que se aprecia muchísimo debido al cambio de escenario: África. Este no es el único cambio, ya que se nota que los desarrolladores han escuchado mucho a los fans, y las mejoras son muy numerosas y sencillamente geniales.

Lo primero que salta a la vista es el diseño de niveles. La fase que probé era la de Halfaya, que presenta un mapeado enorme y bastante abierto. De hecho, nos aseguraron que este mapa era tan grande como el primer Sniper Elite. Esto se debe a que los jugadores no querían pasillos en los que infiltrarse y disparar desde lejos, sino niveles abiertos para ofrecer una gran libertad de acción.

SE3_screenshot_03

Esto hace las nuevas habilidades y objetos sean más útiles que nunca. Por ejemplo, tenemos la trampa que va por cable, para que si un enemigo pasa por donde hemos puesto la trampa vuele por los aires, por lo que podemos usar una piedra para que vaya a investigar una zona y disfrutar de los fuegos artificiales. Otro gran objeto nuevo es el pedernal, con el que iniciar pequeñas fogatas o prender dinamita, para así llamar la atención de los enemigos de una forma más llamativa, o preparar unas cuantas sorpresas explosivas.

Todo lo que tenemos puede ser usado de una forma u otra, y el nivel era tan amplio, que todo valía. Nuestro objetivo era destruir tres torretas de 88 mm que estaban desperdigadas por el mapa. Podíamos destruirlas en cualquier orden, que solo importaría si nos descubrían, y por tanto, los soldados estarían en más alerta que de lo normal.

El primer “problema” que hay es llegar hasta los objetivos, y una vez en posición, decidir cómo actuar. La torreta más cercana al punto de inicio era la que más posibilidades ofrecía, ya que debajo se encontraba su depósito de munición, pudiendo infiltrarse y reventar todo con una bomba. No supe de ese espacio hasta más tarde, por lo que, al ver cómo había dos enemigos disparando y otro patrullando, lancé una granada en el momento justo para acabar con todos, y de paso destruir el objetivo. Las otras dos torretas estaban en localizaciones inaccesibles, por lo que había que sacar a relucir nuestras capacidades como francotirador para acabar con ellas desde lejos.

Sniper Elite III

Estos disparos con nuestro fiel rifle hacen mucho ruido, y normalmente, delatarían nuestra posición en un momento. Por eso, hay que ser algo inteligentes y no disparar a lo loco, sino planificar antes lo que vamos a hacer. Una opción es acabar con los enemigos de la zona usando el sigilo, ya sea la pistola silenciada o derribos cuerpo a cuerpo (cuyas animaciones son muy espectaculares), ocultando los cuerpos (lástima que no se pueda matar y recoger el cuerpo de forma seguida) y evitando todo tipo de alarmas. Así que, sin nadie que escuche los disparos, estamos a salvo.

Otra opción es buscar fuentes de ruido que enmascaren el disparo. En este nivel, había varios generadores que podíamos sabotear para hacer un ruido infernal. Esto provoca que los enemigos cercanos vayan a investigar, pero también nos permite disparar sin que nos escuchen. Otra opción es aprovechar los ruidos del entorno, como un coche intentando ser arrancado o los propios disparos de la torreta que queremos destruir. Si logramos disparar cuando nos indiquen que el ruido se enmascara, no nos descubrirán, y la sensación de ser un francotirador fantasma es una delicia.

Sniper Elite III

Esto puede parecer algo innecesario si también podemos usar ametralladoras, pero gracias a que la salud no se regenera del todo, sino solo el segmento en el que estamos (que no son demasiado grandes), planificar y ejecutar de forma silenciosa es la mejor opción posible.

Para movernos con sigilo tenemos muchas opciones. Además de las distracciones mencionadas, podemos marcar a los enemigos (hasta un total de ocho) para saber su posición en todo momento, muy al estilo de los últimos Splinter Cell. Otro elemento que han tomado prestado de las aventuras de Sam Fisher es el mostrarnos la última localización en la que nos ha visto el enemigo, lo que nos ayuda a esquivarlos o incluso tenderles pequeñas emboscadas. Para que las alertas desaparezcan, nos toca alejarnos de la zona donde nos han descubierto, ya que habrán perdido nuestra pista y “simplemente” estarán más atentos.

Con el objetivo de mantenernos ocultos, se ha vuelto a incluir un indicador que nos muestra si los enemigos nos pueden ver o no. Esto está representado con un ojo, que dependiendo de si está más abierto o cerrado, los soldados enemigos nos podrán ver desde más cerca o lejos. Aunque también dependerá de qué arma y equipamiento tenga dicho enemigo, ya que un francotirador desde una torre siempre nos va a ver desde mucho más lejos que un soldado raso haciendo una patrulla en un tejado cercano.

SE3_screenshot_05

A la hora de ya ponernos a disparar con el rifle de francotirador, la “Bullet Cam” vuelve con mucha fuerza, ya que al impactar a los enemigos, tendremos dos cámaras posibles. Por un lado, la “Kill Cam” ya no sólo nos mostrará los huesos rotos, sino también cómo desgarra los músculos. Por desgracia, esta capa no estaba aun implementada en esta versión, pero tengo muchas ganas de verla en movimiento. Y luego, que tampoco estaba implementada, hay una “Vehicule Cam”, para ver cómo una bala puede hacer estragos a los engranajes y motores de camiones y otros vehículos a los que disparemos.

Como en las entregas anteriores, dependiendo del nivel de dificultad, se tendrá en cuenta el efecto de caída de la bala o del viento. Por suerte, “siempre” podemos usar la Concentración para ver hacia dónde irá a parar nuestro disparo. Eso en dificultades normales, ya que habrá una dificultad realista en la que no habrá HUD, posibilidad de marcar enemigos ni nada.

Yo de momento no soy el campero mejor del mundo, por lo que en la demo solo estaba activada la caída de la bala con la posibilidad de usar la Concentración. Esto me permitió hacer unos disparos increíbles, como desde un nido de francotirador, ver un barril explosivo cerca de una de las torretas que había que destruir, pero el cual apenas era accesible, con que ver cómo la bala llegó a su objetivo con la “Bullet Cam” y reventar la  88 mm fue muy espectacular. Lo mismo para completar el objetivo secundario con el que me crucé (se activan si exploramos el escenario y nos encontramos algo interesante), que era acabar con un parque móvil de vehículos blindados. Como había al lado un depósito de combustible, una bala bien colocada en el grifo del depósito y todo destruido.

Sniper Elite III

Así que, entre la infiltración intensa planificando cada movimiento y luego estos momentos de francotirador, me lo pasé genial acabando con las tres torretas. Pero el nivel no había acabado ahí, ya que al ir hacia el punto de extracción, un tanque apareció, y ahora el objetivo era destruirlo. De nuevo, la planificación era clave, además de ver cuáles son sus puntos débiles. Está claro que con un rifle no le vamos a hacer mucho daño, pero si disparamos a sus puntos débiles un par de veces, se le puede hacer mucho daño. Como seguía una ruta predefinida, gracias a las marcas que dejó en el camino, vi por dónde iba a volver a pasar, con que planté una mina antivehículos.

Al final, todo acabó en balde, ya que la mina no acabó con el tanque, sino que lo inmovilizó, pero no acabó con su cañón, por lo que me despisté y acabó conmigo de un disparo. Esto fastidia después de 15 minutos moviéndose por el escenario y estudiando sus movimientos, pero con lo intenso que fue el enfrentamiento, acabé de jugar realmente encantado.

Algo que no he comentado hasta ahora es que por cada muerte que logremos nos darán puntos de experiencia, para así ir subiendo de rango y desbloquear más equipamiento tanto para el modo individual como para el multijugador competitivo y el cooperativo.

Al ser una versión en desarrollo y no estar varias cosas implementadas, también había algún que otro bug, como enemigos que se quedaban fijos mirando una pared o cuya IA a veces ni detectaba una explosión a unos pocos metros suyos. Lo mismo ocurría con los gráficos, con algo de popping y físicas extrañas en los cuerpos. Aun así, el resultado estaba bastante bien a falta de pulir esos detalles, y elementos como la iluminación estaban genial. El sonido sí que era muy cercano al que tendremos en la versión final, ya que las voces y textos ya estaban en español, con un buen doblaje para el protagonista, y manteniendo las voces originales para los enemigos en pos de mantener el realismo de la localización.

No tocaba la saga desde la primera entrega en PS2, pero esta toma de contacto con Sniper Elite III me ha encantado gracias al genial uso del sigilo, de las habilidades de francotirador, la libertad de acción y su ajustada dificultad. Y eso que todavía falta mucho por ver y probar, por lo que todo apunta a que Rebellion va a dar en el clavo cuando el juego salga a la venta el próximo 27 de junio.

 

Entradas relacionadas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *