Impresiones de Yaiba Ninja Gaiden Z. Zombis y mucho humor en este prometedor spin-off

yaiba-ninja-gaiden-z

La saga Ninja Gaiden no está pasando por su mejor momento por culpa de una tercera entrega que decepcionó a mucha gente hasta que salió su versión mejorada, y por el anuncio del spin-off Yaiba Ninja Gaiden Z. Si a esto le sumamos que los desarrolladores principales iban a ser los chicos de Spark (cuyo mejor trabajo es Lost Planet 3), como que las esperanzas no estaban demasiado altas. Pero según se ha ido desvelando más sobre este proyecto, más ha ido gustando, ya que abraza al máximo el termino spin-off para alejarse todo lo posible de la saga, pero presentando una historia que se ambienta en el mismo universo.

En un reciente evento pude probar los dos primeros niveles del juego, que me dejaron un muy buen sabor de boca. Aunque antes de ponernos a los mandos, Keiji Inafune (fundador de Compcept, y archiconocido por su trabajo en MegamanDead Rising), y Yosuke Hayashi (productor ejecutivo del Team Ninja) nos desvelaron un modo de juego muy especial: Ninja Gaiden Z. Esta modalidad estará destinada a los fans más clásicos de la franquicia, ofreciendo una historia muy sencilla y con mucho sentido del humor, pero una jugabilidad de scroll lateral y con una dificultad mucho mayor que la de la campaña, que todo sea dicho, no va a ser especialmente alta.

Yaiba NGZ evento Inafune y hayashi san 1

Tras esto, ya pudimos iniciar el juego. Para los que no estéis al día sobre esta entrega, básicamente nos cuenta cómo el ninja Yaiba masacra a todo su clan para hacerse así el líder. Entre los miembros del clan está Ryu Hayabusha, el protagonista de la franquicia, y tras un duelo entre ambos guerreros, Yaiba acaba siendo eliminado. Sin embargo, así es cómo comienza la historia, ya que de repente, Yaiba se despierta en plena Rusia con implantes electrónicos que suplen las partes que acabaron separadas de su cuerpo.

La compañía que le ha resucitado tiene planes para él, pero todo se tuerce al aparecer un virus que convierte a la gente en zombis. Así que nos tocará seguir las órdenes de esta compañía a duras penas, al mismo tiempo que Yaiba busca venganza sobre Ryu, que está por la zona intentando salvar el mundo, como de costumbre.

En estos dos primeros niveles, la historia no es que sea gran cosa, pero destaca por un aspecto muy importante: el sentido del humor. Desde que se mostraron los primeros vídeos, Yaiba me ha recordado mucho a Deadpool, el Mercenario Bocazas de la Marvel, y esta comparación es muy ajustada. Sumándole el estilo visual de estilo cómic, los constantes comentarios que va soltando, y cómo intenta hacerse el chulito ante Monday (la informática que nos mantiene informados de todo), pensaba que Deadpool se había colado en otro juego. Esto ya es algo que me encantó, porque masacrar zombis, reírte y disfrutar de un estilo visual que parece sacado de un cómic es una combinación perfecta.

Yaibaimage_310381_full

La jugabilidad acompañaba bastante bien durante estos capítulos, ya que como todo lo demás de la aventura, se aleja radicalmente de lo visto cuando controlábamos a Ryu. Ahora, la acción irá de habitación en habitación, con pequeñas secuencias que las interconectan, como algún vídeo o sección plataformera, que más bien son como QTE.

Esto, a la larga, puede crear una sensación de repetitividad, ya que no hay rastro de exploración más allá de romper una pequeña pared para encontrar un coleccionable. Pero esto es realmente lo único que me llegó a preocupar, ya que todo lo demás era bastante divertido. Además, sirve para crear puntos de control bastante frecuentes, algo que no gustará mucho a los fans más acérrimos de la saga, pero que para los que sólo buscan diversión, vendrá de perlas.

Yaiba cuenta con un ataque rápido (su espada), otro fuerte, pero más lento (su brazo mecánico) y uno poco dañino, pero con gran zona de daño (sus cadenas). Combinando todos, se consiguen peleas bastante vistosas, aunque eso sí, muy machacabotones. Durante gran parte de estos dos niveles, los enemigos más numerosos son zombis comunes, que no suponen ningún riesgo, y sirven básicamente para aumentar nuestro medidor de combos hasta 200 golpes fácilmente.

YaibagroupF_028

De vez en cuando hay enemigos que explotan al acercarse, o incluso helicópteros a los que devolver los misiles con una esquiva a tiempo. Pero vamos, hasta bien entrado el segundo nivel, no empiezan a aparecer los zombis que más interesantes ponen las cosas, como los de fuego, los payasos, las novias de boda y sus ataques eléctricos y otros ejemplos igual de extravagantes, y que ayudan a meternos más en ese sentido del humor.

Es aquí cuando el uso de esquivas y bloqueos se vuelve más importante. Si matamos a estos enemigos con una ejecución (la única forma de obtener salud en mitad de los combates), obtendremos mejoras temporales para las cadenas, pudiendo quemar, electrocutar o hacer más daño a los enemigos mientras dure el arma. De hecho, podremos coger a muchos enemigos débiles para usarlos como arma, lo que nos da más juego dentro de nuestro repertorio de combos.

Aunque estos enemigos supongan un reto mayor, nunca esperéis una dificultad igual que en los Ninja Gaiden tradicional, ya que en la dificultad Normal, apenas morí un par de veces a lo largo de todo el nivel, lográndolo sin problemas al siguiente intento. Pero de nuevo, esto no es algo malo como tal, ya que por una buena razón estamos ante un spin-off.

YaibagroupF_020

Tras matar a cientos de zombis, y obtener varias mejoras para Yaiba (cuanto mayores sean los combos, antes se consiguen las mejoras), llegué al final del segundo nivel, donde esperaba un gran jefe final: un perro guardián gigante robótico. Como el resto de combates de estos niveles, no es que fuera muy complicado, pero el usar la rabia de Yaiba (habilidad especial típica en muchos hack and slash) reducía drásticamente la duración del combate, por lo que no me duró mucho.

Yaiba Ninja Gaiden Z va a ser muy diferente de las entregas principales, y aunque no va a ser ni por asomo un juego rompedor debido a su baja dificultad y su jugabilidad de machacar botones, tiene todas las papeletas para convertirse en un hack and slash divertido de principio a fin. El sentido del humor, la variedad de enemigos, su carácter directo y su brillante apartado visual me engancharon sin remedio durante estas dos fases. Así que la combinación de ninjas y zombis va a resultar ganadora el próximo mes de febrero, cuando el juego salga a la venta en PS3 y Xbox 360.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *