El espionaje mediante Kinect podría no ser una idea tan descabellada

    kinect spy

    Cuando supimos que la nueva Xbox One estaría online todo el tiempo y que Kinect es capaz de observarnos y escucharnos incluso estando la consola “apagada”, más de uno lanzó el grito al cielo sobre la posibilidad de ser espiados mientras hacemos vida familiar en nuestras casas. Al fin y al cabo, cualquiera de nosotros es un potencial terrorista, ¿verdad?. A uno le vuelven a entrar dudas, especialmente después de leer hoy en The Guardian sobre la revelación de que las agencias de espionaje americana y británica han realizado espionaje usando juegos multijugador online.

    Un documento del 2008 redactado por la NSA, la agencia de espionaje norte americana, habla sobre el riesgo de dejar a las comunidades de jugadores con poco monitorizados, describiendo ciertos juegos como una “red de comunicaciones rica” donde potenciales objetivos de inteligencia “se esconden en plena luz del día“. Además, la posibilidad que las consolas y ordenadores incluyen headsets de voz, videocamáras y demás, las convierte en algo interesante en cuanto a la captura de datos biométricos de sus usuarios.

    No está claro que información podría haberse recogido y compañías como Blizzard Entertainment, Microsoft o Second Life de momento niegan o no responden ante la posibilidad de que se hubieran podido cometer estos abusos. La dificultad de los agentes -explica el documento, radica en el hecho que no es fácil probar que terroristas estén usando redes como Xbox Live o World of Warcraft para comunicarse, todo esto sin que los demás compañeros piensen que es una excusa para jugar a videojuegos en horario de trabajo.

    En todo caso, la tecnología cada vez nos expone más y Kinect es capaz de captar detalles y conversaciones, incluso cuando pensamos que no está ahí. Si no hubiera salido todo esto a la luz, probablemente podría ser usado con fines más allá de para los que fue creado con relativa facilidad. Por ahora nunca se ha probado nada con Kinect y se ha desmentido continuamente, pero la idea no es tan descabellada, ¿verdad?.

    Hay que decir que Microsoft, entre otros como Google y Apple, están intentando cambiar las leyes de espionaje en Estados Unidos para lavar un poco la cara a internet, frente a todas las alegaciones de espionaje.

    En todo caso, no falta mucho para que alguien, igual un tanto sensacionalista como yo, pase a afirmar que “Los videojuegos son una fuente de terroristas” o, por extensión, “Todos los jugadores son terroristas”. Da que pensar.

    Entradas relacionadas:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *