Impresiones de Knack. Diversión y acción por los cuatro costados

Knack411832

Knack ha sido el título de PS4 peor recibido por la crítica, pero eso no impedía que la pasada semana, en la Madrid Games Week, todos los asistentes nos lo pudiéramos pasar en grande con una nueva demo del juego, para comprobar que, si bien no es un juego que le guste a todo el mundo, como te conquiste, es difícil no disfrutar con él.

Al igual que la demo de la Gamescom, vamos saltando por diferentes capítulos del juego, para pasar de controlar a un Knack pequeño a uno más grande, o al revés. Los escenarios en esta ocasión son la ciudad asediada por los goblins, una cueva helada y uno de los laboratorios humanos. En todos ellos, tenemos que avanzar por el escenario (completamente lineal) y masacrando a los enemigos que nos salgan al paso.

Knack-13

Como todos pudieron comprobar, el look infantil se queda ahí, ya que es un juego bastante difícil, habiendo varios enemigos que matan a Knack de un golpe, por lo que los esquives y los saltos son fundamentales para poder ir avanzando sin morir en el intento. Si nos vemos en aprietos, y tenemos un ataque especial disponible, nada mejor que ponerse en forma de tornado o dar un súper manotazo para acabar con todos los enemigos de la zona.

La única parte de la demo en que variaba ligeramente esta fórmula era en la que había que traspasar varios láseres. Para ello, había que adoptar una forma como de cristal, despojándonos de todas las reliquias, aunque haciéndonos tan débiles, que un solo golpe del enemigo más flojo acabaría con nosotros. De esta forma, cada vez que hubiera una red de láseres o un conducto de ventilación, había que cambiar de forma para poder cruzar y despejar el camino.

Knack1510

En la caverna helada, si íbamos por el hielo en lugar de por la nieve, entonces Knack pasaba a deslizarse. Esto podía venir muy bien para acercarnos rápidamente a un arquero si antes habíamos cogido carrerilla, pero si no era así, podía jugar en nuestra pasada. Sumad a esto un goblin con un súper martillo que acababa con nosotros de un golpe, y tienes una dinámica algo diferente y que obliga a ir con más cuidado.

Al ser gigantes en la última parte de la demo pasa todo lo contrario, ya que los coches se convierten en armas, y los tanques, si bien pueden hacer algo de daño, no son rival de unos cuantos puñetazos o ataques en bola.

Sé que Knack es algo repetitivo o soso para muchos, pero personalmente, sigue siendo uno de los juegos que más espero para el próximo 29 de noviembre, y es que la simpatía que derrochan los gráficos y el estilo entre God of War y Crash Bandicoot de la aventura me tienen conquistado desde la primera vez que lo probé, y en esta ocasión, este pensamiento se mantiene.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *