Impresiones de Contrast. Luces y sombras en una aventura realmente mágica

Contrast-Package-Art

Junto a Resogun, los usuarios de Playstation Plus recibiremos por la patilla Contrast, que estaba disponible para ser toqueteado en la pasada Madrid Games Week, y aunque está mal decirlo, casi me alegro de que DriveClub se retrasara si así vamos a poder recibir todos esta gran aventura.

Como ya sabréis, en el juego nos encontraremos con una ambientación muy llamativa, el París de los años 40-50 más o menos, y con un poder muy peculiar: usar las sombras como plataformas cuando nos pegamos a las paredes. Esto será la base de todo el título, y como estamos en la Ciudad de las Luces, no nos van a faltar sombras por las que saltar.

Contrast_GapJump_1080

En la demo que estaba disponible, vivíamos lo que parecían los primeros compases de la aventura. En el papel de la protagonista, teníamos que seguir a una niña por París, y tras aprender a dominar un poco cómo nos podemos convertir en una sombra en las paredes, llegamos a un club de música.

La ambientación en todo momento es increíble, con un auténtico puntazo dentro del club al tener que “crear” a los miembros de una banda de jazz enfocando al escenario con unos focos, que había que activar con unas pequeñas esferas de energía. Entonces, aparecen sus sombras, que tienen vida propia, y la música empieza a sonar. El objetivo en esta zona es crear a la banda entera, lo que abre la siguiente zona, donde salta una cinemática donde vemos a las sombras de unos padres discutir. Esto estará relacionado con la jovenzuela, pero como el argumento es mejor que se quede como un misterio hasta que juguemos la aventura al máximo, salté todas las cinemáticas.

Una vez fuera del club, llegamos a un carrusel con unos caballitos, de nuevo, teniendo que ponerlos en marcha para que la niña se pueda divertir. Esta es la tarea fácil, ya que luego tocaba subir a lo alto de la atracción para conseguir una nueva esfera de energía.

Contrast47

Para ello, toca usar las sombras de los caballos, teniendo cuidado porque la niña a veces nos puede jugar alguna mala pasada si está en el caballo donde vamos a montar. En estos momentos, estamos ante básicamente un plataformas, teniendo que tener en cuenta las sombras y los posibles obstáculos, ya que si hay una sombra de una farola por medio, será como un muro. Por suerte, tenemos una habilidad para deslizarnos unos pocos metros por las sombras y atravesar estos pequeños obstáculos. En otras ocasiones, hay que saltar en la forma humana hacia una pared, y en el aire, volver a pasar a nuestra forma de sombra. Es una dinámica interesante, y que promete muchas formas imaginativas de hacernos interactuar con el entorno.

Al llegar a lo alto del carrusel, la demo llegaba a su conclusión, dejando un muy buen sabor de boca y con ganas de jugar más. El único pero que se le podía poner era un control algo tosco en los saltos, y es que no tener la habilidad de agarrarse a los salientes hacía que tocara empezar a escalar de nuevo. Pero eso no era muy perjudicial, y como lo recibiremos gratis con el Plus, vamos a tener seguro muchas horas de luces y sombras en un París de ensueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *