SOS Gamers trajo los mejores juegos japoneses a la Madrid Games Week

IMG_0903

No todo iban a ser juegos occidentales en la Madrid Games Week, ya que nuestros compañeros de SOS Gamers montaron su propio stand para acercar a los jugones madrileños varios de los lanzamientos que se han quedado en Japón, y que difícilmente llegarán a Europa más allá de por la importación. Cada día iban cambiando los juegos, pero aquí os comentaré mis impresiones de los cuatro que pude probar.

Taiko no Tatsujin

Este título era el mayor atractivo del stand, ya que se trataba de una de las entregas de esta popular franquicia en Japón, donde debemos seguir el ritmo de las canciones tocando unos bongos. Tan sencillo y tan complicado como eso, ya que aunque parezca fácil el golpear el bongo con las mazas que vienen, hay mucha más miga de la que parece.

Para empezar, dependiendo de si la nota es roja o azul, hay que dar en el centro o en los laterales. Eso por no mencionar que si son notas grandes, hay que golpear con ambas mazas a la vez. Sumando a esto el ritmo endiablado de muchas canciones (entre las que hay temas de música clásica, de j-pop o incluso de juegos como la conocida melodía de Super Mario) y los momentos en los que hay que tocar a toda pastilla, y se convierte en un título que engancha a la primera de cambio. Una verdadera lástima que el juego no salga de Japón, ya que adaptando la música, podría pegar bastante fuerte en las consolas de Nintendo de todo el mundo.

Senran Kagura Shinoui Versus Shojotachi no Shomei

Siguiendo con nombres cortos para los juegos, en esta ocasión tocaba un beat’em up para PS Vita que es muy japonés. Básicamente, unas chicas de colegio pelean entre sí usando varios poderes, teniendo que acabar con enemigos más pequeños y otras chicas con habilidades igual de formidables, usando mochilas o hasta peluches como armas.

El control era bastante bueno, y el juego se movía bastante bien, haciendo que los combates fueran la mar de divertidos. Además de los golpes normales, había varios modos especiales. El más pequeño rasgaba ligeramente el uniforme de la protagonista, mientras que el especial la dejaba en ropa interior (tras pinchar en la pantalla táctil para despelotarla), haciendo que sus ataques sean mucho más poderosos. Estos últimos aspectos entran en la categoría japonesa y por lo que el título sería muy polémico en Occidente, pero si nos centramos únicamente en su apartado jugable, la verdad es que no estaba nada mal.

Gal Gun

Para juegos japoneses este shooter on-rails de PS3, donde en lugar de tener que matar o destruir, hay que desprender amor. O mejor dicho, feromonas para las chicas del colegio se vuelvan locas por los huesos del protagonista, ya sean alumnas o hasta profesoras. Ni que decir tiene que este estilo de juegos sí que no funcionaría bien en Europa, pero la verdad es que resultaba bastante divertido. Y como se suele decir, no a la guerra y sí al amor, ¿no?

Además de disparar de forma normal, cuando se rellena un corazón, puedes entrar en un modo especial, donde tienes que mirar a una chica en las zonas que le gustan, ya sea la cara, el pecho o el trasero. Si se logra rellenar el medidor sin que nos pille mirándola (sí, suena bastante de acosador), todas las chicas de la zona quedarán enamoradas automáticamente.

E.X. Troopers

El último juego que probé fue el que también más me gustó, y no es otro que esta versión al estilo manga de Lost Planet. Pero no sólo varía el estilo visual, sino que además cambia la jugabilidad, desechando el apuntado manual y apostando por uno automático, teniendo que preocuparse más por el movimiento y la distancia a los enemigos que otra cosa.

En un principio, me resultaba raro que en un Lost Planet no pudiera apuntar tranquilamente, pero tras el primer combate, era una delicia ponerse a esquivar ataques, disparar variando entre las dos armas que se pueden llevar, o incluso dando patadas cuando los enemigos estaban cerca. Hablando de los enemigos, había mucha variedad en la demo que llevaron, ya que iban desde los Akrid a los piratas de las nieves, concluyendo con un jefe final yendo en uno de los mechas de combate que tanto se echaron de menos en Lost Planet 3. Al jugar, no paraba de preguntarme cómo es que Capcom nos ha castigado a los europeos sin poder jugar a este título, ya que esta demo era más divertida de jugar que cualquiera de todas las entregas anteriores de la franquicia.

Desde aquí, felicitar a los compañeros de SOS Gamers por el stand y por traernos un rinconcito del catálogo japonés que difícilmente veremos en Europa, ya que está lleno de varias joyas que ya nos gustaría poder disfrutar localizados a nuestro idioma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *