Impresiones de Kromaia. Los shooters de naves arcade tienen un nuevo contendiente

kromaia_shot_32

Los shooters arcade me encantan. De hecho, creo que muchos nos iniciamos en los videojuegos por el clásico “mata-marcianos”, por lo que encontrarse con Kromaia en la Madrid Games Week, que retoma este estilo pero en un entorno tridimensional, me pareció increíble. De hecho, no conocía en absoluto la obra de Kraken Studios, y me dejó bien enamoradito del juego.

El concepto es básico: controlamos una nave, y tenemos que obtener los diferentes anillos repartidos por el nivel, tras lo cual, aparecerá un gran jefe final al que tocará derrotar. Decirlo es más fácil que hacerlo, ya que hay montones de trampas y naves enemigas dispuestos a acabar con nosotros como nos descuidemos. Por suerte, a nuestra disposición tenemos varias naves con sus armas, armadura y turbo específicos, por lo que no estaremos precisamente desarmados en este combate.

kromaia_shot_34

Como podéis ver por las imágenes, todo es bastante monocromático, con un estilo muy arcade, pero completamente en tres dimensiones. Esto significa que nos podemos mover en vertical, horizontal o ambos, algo que hay que dominar para superar la complicada demo del stand, ya que hay naves que nos persiguen hasta fijar su objetivo, otras tramas son aspas giratorias en la zona de columnas que debemos de atravesar, o directamente decenas de naves que vienen hasta nosotros.

Mi experiencia jugando con el PC es muy básica (tirando a nula o demasiado olvidada), por lo que en un principio me costó hacerme con el control, ya que estoy más acostumbrado a apuntar usando un joystick que el ratón. Pero tras un par de vidas perdidas, empecé a lograr aniquilar a los enemigos y esquivar sus ataques con soltura, mientras disfrutaba del genial entorno y la increíble BSO, de tono muy épica, que te metía de lleno en la frenética acción.

Pero esto no es nada comparado con el jefe final que sale al final, ya que hay que esquivar su peligroso rayo láser al mismo tiempo que apuntamos a sus puntos débiles (los que brillaban), a veces cubiertos por una especie de cepos con vida, que no dudarían en aplastarnos si nos acercábamos demasiado.

Tal era la dificultad, que me dijeron el segundo de la feria en sus últimas horas, que era el primero que lograba llegar hasta este jefe final, y además sobrevivir a este encuentro. El otro modo de la demo era el “Score Attack”, donde básicamente había que matar enemigos para conseguir la mayor puntuación posible antes de que ellos nos mataran a nosotros.

Es una lástima que un juego arcade tan bueno como este sea un completo desconocido para la mayoría, ya que una vez lo pruebas, es difícil soltarlo. Así que os animo a apoyarles en Steam Greenlight, en su campaña de Indiegogo, y casi de forma obligada, a bajaros su demo para que probéis por vosotros mismos el pedazo de trabajo que están haciendo los chicos de Kraken Empire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *