Probamos Bayonetta 2, el retorno de nuestra bruja favorita

salon_manga_6

Bayonetta 2 es la continuación del grandioso Bayonetta, aparecido a principios de 2010 (finales de 2009 si os hicisteis con una copia japonesa del juego) para Xbox 360 y PlayStation 3. Todo ello gracias al buen hacer de Platinum Games y la distribución de Sega. Lo curioso del asunto es que en este caso, el lanzamiento se producirá a lo largo de 2014 en exclusiva para Wii U, sucesora de una consola que no recibió el original. ¿Y por qué? Pues porque, en este caso, lo produce Nintendo ya que la propia Sega se desentendió del proyecto hace un tiempo ya. ¿Y qué nos importa esto? Pues, a decir verdad, poco, porque tras haberlo estado jugando un rato durante esta edición del Salón del Manga de Barcelona no puedo estar más encantado.

Ojo, que no digo que la mano de Nintendo fuese a ser negativa (ni mucho menos, la verdad), pero teniendo en cuenta que el original era bastante “picantón” había motivos para llegar a dudar. Porque claro, Nintendo hace grandes juegos… para niños de todas las edades. O lo que es lo mismo, con una violencia muy descafeinada, un humor muy blanco y el mínimo erotismo posible, algo que choca radicalmente con la propuesta del Bayonetta original.

Bayonetta 2

Por tanto, imaginad mi cara al ver que no sólo se mantiene igual de sólido jugando (a continuación os explicaré un poco más esto, no os preocupéis), sino que además la protagonista se “desnuda” incluso más que en el primero (o esa sensación me ha dado. Cuando acabe de escribir mis impresiones sobre este y los otros juegos que he probado en este evento lo comprobaré pegándome un vicio al original…).

Pero bueno, pasemos a hablar propiamente de la demo que pude probar: tras un tutorial (que me salté porque soy un machote… y luego lamenté), se nos planteaba el reto de acabar con una horda de centauros (que iban apareciendo poco a poco, que esto no es un musou) y después debíamos masacrar a un jefe final.

La primera parte se desarrollaba sobre un caza volando a toda velocidad, y la protagonista contaba con todo su repertorio de golpes para acabar con los enemigos: gran cantidad de combos, las pistolas, la katana, un especial con el que hacer más daño con cada golpe, la posibilidad de ralentizar el tiempo al realizar una esquiva en el momento preciso y las brutales y míticas ejecuciones / torturas. Tras acabar con los diferentes enemigos, se nos otorgaba una puntuación (imagino que deben de ser las ya típicas de los juegos de Platinum Games: bronce, plata, oro y platino. Y por si os lo preguntáis, aunque lo dudo, os diré que yo conseguí un oro) y, después, venía una cinemática en la que a base de unos QTEs sencillos y lentos (vaya, que teníamos tiempo a pensarnos qué botón había que pulsar. Siendo, además, el mismo en las 3 ocasiones) llegábamos hasta el techo de un tren en movimiento donde se desarrollaba la segunda parte de la demo.

Bayonetta2_WiiU

En esta parte es donde debíamos poner en práctica todo lo aprendido hasta el momento para derrotar a un enorme monstruo que nos perseguía y que, incluso, llegaba a engancharse al tren para atacarnos. Por desgracia, cuando iba avanzando la pelea, el monstruo se colocó en paralelo al tren y quedó en evidencia mi capacidad de reacción puesto que el timing para las esquivas requiere una precisión que yo no tengo (vaya, como de costumbre en las obras de este equipo), y la presión añadida de tener un público hooligan detrás mío no hizo más que acrecentar la humillación de la derrota. Porque sí, reconozco que soy un paquete. Pero eso no quita que disfrutase como un enano con el juego.

Vaya, que pese a todo, las sensaciones que me transmitió el juego son increíblemente positivas y hacen que esté muy contento con la reciente adquisición de una Wii U porque hay grandes títulos en camino. Lástima que la espera para este Bayonetta 2 vaya a hacerse (y ser) tan larga, porque no recibiremos el juego hasta la primavera de 2014. Así, sin concretar más. Esto no se hace, Nintendo, la espera será muy dura…

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *