Impresiones de Dead Rising 3. La locura zombi llega a la nueva generación

dead-rising-3-game-1600x900

Nunca es que haya sido muy fan de la saga Dead Rising, encontrando siempre más divertido ver vídeos que jugar por culpa de una jugabilidad muy ortopédica. Por eso, no es que me ilusionara mucho Dead Rising 3, pero eso era hasta que lo he podido probar, convirtiéndose de un plumazo en uno de los juegos más prometedores del lanzamiento de la nueva generación. En esencia, las claves de la saga se mantienen: un mundo abierto lleno de no-muertos a los que poder matar de formas muy alocadas mientras vamos cumpliendo misiones dentro del margen de unos días, hasta que el protagonista de turno sea rescatado.

La demo que pude probar se centraba únicamente en la parte de masacrar zombis, pero es que era tan divertido, que era complicado no completar la demo más de una vez. Simplemente, con la estampa inicial de tener a más cien zombis delante de ti sin ningún tipo de ralentización o caídas de frames era espectacular, pero cuando empezaba la auténtica matanza, el resultado era prácticamente hipnótico.

dead_rising_3-0002

Como siempre, cualquier objeto del escenario puede ser usado como arma, ya sean conos de tráfico, maletines, mochiles, bolsas, ordenadores y un largo etcétera. Pero la gracia está en los objetos creados, de los cuales ya teníamos varios de serie. Una especie de martillo eléctrico resultaba ser un arma de destrucción masiva, consiguiendo matar a más de cien enemigos en cuestión de segundos. Eso sin mencionar unos guantes que tienen ametralladoras en su parte superior o el siempre fiel lanzallamas. Para añadir más locura todavía a estas muertes indiscriminadas, nada mejor que realizar uno de los ataques especiales, para así conseguir más experiencia y disfrutar de animaciones brutales, como reventar la mitad de un zombi de un martillazo, o hacerle una llave giratoria para librarnos de todos los zombis que nos rodean.

En este sentido, el juego no tiene rival, pero sólo es la punta del iceberg. La zona de la demo era muy grande, por lo que para recorrerla correctamente, era casi esencial usar uno de los vehículos no destruidos que están por el mapa, pudiendo ser coches de policía, taxis, deportivos, apisonadoras o incluso motocicletas de diferente tipo. Esto sirve para arrollar a cientos de zombis literalmente, y comprobar cómo se pueden agarrar a nuestro coche al pasar por encima, pudiendo ser todo un peligro como nos quedemos quietos, ya que nos pueden sacar del vehículo por la fuerza.

Dead-Rising-3

Pero fuerza precisamente no nos falta, ya que es posible modificar los vehículos si tenemos las piezas necesarias. En una de las veces que completé la demo, fui capaz de fortificar un todoterreno, además de incluir una útil torreta en la parte superior, para así ir disparando al mismo tiempo que iba moviéndome por la ciudad. Decir que las bajas se contaban por cientos no es exagerar lo más mínimo.

La creación de armas para usarlas a pie es otro aspecto que me encantó del juego, con auténticas locuras de diseños, como un gato robótico, un oso de peluche armado hasta los dientes, la guadaña de la muerte, un sable láser, helicópteros por radiocontrol explosivos, una máscara de dragón para achicharrar a los enemigos y muchísimos más. Explorando los edificios se podían encontrar más y más planos, y si teníamos los objetos adecuados, bastaba con abrir el inventario y unirlos. También era posible hacer modificaciones simples, como añadirle alambre a un bate de béisbol, pero está claro que armas tan alocadas como estas son las que realmente te hacen querer jugar sin parar hasta conseguirlas.

Dead-Rising-3-2

Aunque los zombis no son muy listos (están muertos al fin y al cabo), me gustó bastante que dependiendo de lo que fueran, tuvieran diferentes ataques. Por ejemplo, los policías todavía tienen sus armas de fuego, y nos pueden disparar (de forma muy lenta, claro), mientras que los de fútbol americano son más resistentes y nos embestirán con sus típicos placajes.

Ver todo esto es un auténtico espectáculo visual, además de que la crudeza de las muertes es increíble. No hay más que coger una motosierra o una katana para ver cómo troceamos literalmente a los zombis. La única pega que le puedo poner a la demo en lo visual es que hay objetos que se ven bastante borrosos, eso sin mencionar el claro popping de varios elementos. Pero esto se pasa por alto cuando ves a cientos de zombis en pantalla al mismo tiempo.

DeadRising31376998657-4

No sabía muy bien qué esperar de Dead Rising 3, y ciertamente me ha conquistado. Todavía faltan muchas cosas por ver, como la implementación de Kinect y SmartGlass, pero por el momento, las cosas pintan muy bien. El principal “pero” que le puedo poner a día de hoy es que, si su desarrollo no varía cada cierto tiempo, veo algo aburrido estar todo el rato matando zombis (no me creo que lo haya acabado de decir). Pero teniendo en cuenta que habrá una historia, jefes finales, cooperativo y misiones secundarias, todo apunta a que estaremos ante uno de los juegos a tener más en cuenta para el lanzamiento de Xbox One, y la nueva generación en general.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Este juego va a estar de lujo, espero que sea algo más anímico, pero que sigan de divertido como el anterior mejorando en general.

    PD: el oso con las 2 ametralladoras, jajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *