Impresiones de Assassin’s Creed IV: Black Flag. Exploramos la isla pirata de Nassau en PS4

assassins_creed_4_black_flag_2-HD

Vamos contando los cada vez menos días que quedan hasta el estreno de la nueva generación; poco a poco vamos tomando contacto con las versiones para PlayStation 4 y Xbox One de los títulos que llegarán en los próximos meses y el último al que hemos echado el guante es Assassin’s Creed IV: Black Flag, tras acudir a las oficinas de Ubisoft en Madrid en una reunión de la hermandad de los Asesinos para conocer más detalles de la gran apuesta de la compañía gala para este invierno junto a Watch Dogs.

Allí pudimos asistir a una primera presentación sobre las nuevas características que os detallamos a modo de resumen a continuación. En esta cuarta entrega numerada (sexta en total en consolas de sobremesa) controlaremos a Edward Kenway, el que vendría a ser el abuelo de Connor de Assassin’s Creed III y esta entrega se centra en el marco de la piratería. Desde Ubisoft querían crear un buen juego de piratas ya que consideraban que era una ambientación dejada por la industria a excepción de los juegos de la licencia de Piratas del Caribe o algunos otros de estrategia sobre todo para PC. Por tanto, aprovechando este vacío, se han puesto ante sí la tarea de crear el mejor juego de piratas que ha habido, todo ello sin dejar de lado las conexiones con la Hermandad de los Assassins y sus vínculos con el presente y los Templarios.

Assassins-Creed-IV-Black-Flag-Edward-kenway-900x506

La acción tendrá lugar en los mares del Caribe, con tres ubicaciones principales: La Habana, Nassau y Kingston. Estas tres islas serán bastante similares en estilo. Planas, de bastante superficie, pero en la que las alturas no serán la tónica general del mapeado. Además, pasaremos la mayor parte de la aventura en nuestro barco, visitando además otras islas secundarias como la Isla Tortuga o las Islas Caimán.

Hablando de barco, Assassin’s Creed IV recoge el testigo de las batallas navales que tanto impresionaron y gustaron en Assassin’s Creed III para mejorarlas y potenciar este estilo de combate tan particular. Comenzaremos con una pequeña fragata que iremos mejorando paulatinamente hasta convertirla en toda una temible goleta con la que abordar el máximo número de barcos enemigos posibles, en su mayoría ingleses y españoles, las potencias de Alta Mar en la época. Con respecto a los enemigos, nos comentaron que portarán las banderas actuales y no las de la época para hacer más reconocible y debido al parecido de las banderas que teníamos en aquellos años.

Si importante es la superficie marina, no lo será menos las profundidades. Desde Ubisoft bromearon con la imposibilidad que tenía Altaïr en su momento en el primer Assassin’s Creed para incluso poder nadar. Al caer al agua se desincronizaba el Animus y había que volver a comenzar. Poco a poco, con Ezio fueron añadiendo la posibilidad de nadar, pero es que en esta ocasión podremos incluso bucear, siendo esta actividad una posibilidad para rescatar tesoros de antiguos naufragios.

Assassins-Creed-IV-Black-Flag-06

No faltarán a la cita personajes históricos reales que entremezclarán sus historias con las de nuestros héroes de ficción.  Hablamos de piratas que existieron de verdad como Barbanegra, Calico Jack, Benjamin Hornigold o Charles Vane. Sin duda, el que más importancia tendrá será Edward Thatch, el conocido como Barbanegra, quien será el mentor de Kenway en su faceta pirata, que será anterior incluso a que llegue a la orden de los Asesinos casi por pura coincidencia. Falta por ver cómo se da una razón coherente para la unión de esta historia con la del presente, y más tras el final de Assassin’s Creed III.

Tras conocer estos detalles y hacer un repaso sobre las características de la nueva entrega de la franquicia pudimos presenciar una demostración en vivo de la demo de la Gamescom, cuyas impresiones podéis consultar aquí, y tras ello el momento más esperado: ponernos a los mandos del DualShock 4 y disfrutar en primera persona con las andanzas de Mr. Kenway. La acción no estaba para nada guiada, teníamos el mundo abierto de la ciudad de Nassau en los comienzos de la aventura. Una de las misiones principales era la liberación de un número determinado de personajes para que se unieran a nuestra causa y así ir formando nuestra tripulación.

Para rescatar a algunos de estos personajes había que entrar en conflicto abierto, donde observamos cómo han sido recicladas muchas de las animaciones de combate de Connor en la tercera entrega, pero añadiendo otras nuevas, pues Kenway puede hacer uso simultáneo de sus dos espadas o sus 4 armas de fuego. Como se puede observar, no desperdiciará ni en acero ni en pólvora. Al ser una fase bastante temprana del juego, las posibilidades no eran excesivamente altas, pero sí pudimos disfrutar de una de las misiones secundarias que más calado tienen: hablamos de los contratos de asesinato, en los que ganaremos una buena suma de dinero.

Assassins-Creed-IV-Black-Flag-españoles

A medida que avanza la aventura se irán sumando distintas opciones que no harán sino aumentar las posibilidades de este mundo abierto a nuestra disposición. Todo ello sin mencionar la otra “isla” del juego: nuestro barco, con el que siempre podremos salir a dar una vuelta y hundir algunos barcos con los que conseguir experiencia o abordarlos para aumentar nuestra cuenta corriente, pues nunca hay suficiente ron para un pirata. Los controles adaptados a los nuevos gatillos del mando de PS4, usándose ahora R2 para entrar en las acciones del perfil alto (ese botón que se mantiene pulsado el 90% de una partida en cualquier Assassin’s) junto a la posibilidad de abrir, ampliar y mover el mapa haciendo uso del panel táctil del mando, dan otro enfoque a una franquicia que no innova en exceso más allá de la ambientación de sus entregas, pero que van creando un producto cada vez más sólido cuantos más años pasan.

Por último hay que destacar el apartado técnico al probar la versión de nueva generación. El trabajo que se realizó con el motor Anvil Next en Assassin’s Creed III supuso la base para que disfrutemos hoy en día con unos gráficos bastante más realistas que las entregas anteriores. Assassin’s Creed IV en PS4 destaca sobre todo por la calidad y nitidez de sus texturas, además de poder observar cómo en entornos selváticos se crea una buena capa espesa de vegetación, todo ello con una fluidez excelente que le otorgan sus 60fps. Si hay que poner un pero podría ser el del agua. Un medio que usaremos tanto, no consigue llegar a parecer tan real como en otros juegos de la presente generación –véase GTA V-.

Assassins_Creed_IV_Black_Flag_001

Assassin´s Creed IV: Black Flag se pondrá a la venta el próximo 31 de Octubre en PlayStation 3 y Xbox 360 con unas ediciones posteriores en PlayStation 4 y Xbox One que acompañarán el lanzamiento de las consolas. Nosotros, tras el buen sabor de boca que nos dejó esta prueba vamos a ir tachando los días del calendario para que esa fecha llegue lo antes posible.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *