Impresiones de The Elder Scrolls Online. Aventuras en Tamriel con tus amigos

The-Elder-Scrolls-Online-Races-Wallpaper

Poco a poco, los MMOs se van haciendo más populares fuera del ámbito del PC, con algunos de los títulos más esperados de la nueva generación perteneciendo a este género como es el caso de The Elder Scrolls Online. Porque tras la de hora que han pasado muchos deambulando por Tamriel ellos solitos en Skyrim, Oblivion y similares, ¿os imagináis el tiempo que pasaremos si estamos yendo de aventuras con nuestros amigos? Gracias a este título no tendremos que preguntárnoslo, ya que lo podremos experimentar, y a tenor de lo probado en esta Gamescom en la versión de PC, el vicio va a ser más que considerable.

Como siempre, empezamos creando a nuestro personaje. En la versión final podremos elegir entre diferentes razas y clases, pero como os podréis imaginar al estar todavía en desarrollo, las opciones estaban bastante limitadas. Tras crearme a un guerrero humano (me va más el cuerpo a cuerpo que la magia) todos vamos de camino a la primera misión: avisar a los aldeanos del pueblo en el que estamos de que vuelvan, ya que se avecina un peligro y hay que evacuar la zona. En total se trata de 15 aldeanos, y todos ellos nos piden algo para que puedan volver, por lo que simplemente esta misión desemboca en otras más, y en la media hora que pude probar el juego, sólo me dio tiempo a avisar a dos pueblerinos.

Elder_Scrolls_Online_3

Uno de ellos era un cazador, y me pedía acabar con la bestia a por la que iba, que era muy poderosa y le había dejado herido. Al menos no recibió un flechazo a la rodilla y podrá continuar sus aventuras en el futuro, pero en este caso, es nuestro turno el ayudarle. Como bien nos había advertido, la bestia era bastante fuerte, pero al usar unas cuantas habilidades especiales y ataques normales, sucumbe ante nuestro acero. También ayuda bastante que más de una persona estuviera haciendo la misma misión, por lo que entre todos nos podemos ayudar atacando al enemigo, lo que simplifica mucho las cosas en estos enfrentamientos más complicados.

El segundo aldeano nos encomienda una misión bastante más larga, ya que hay que buscar unas piedras mágicas para situarlas en un altar, y así abrir la puerta a una cripta desde donde un necromago está haciendo cosas bastante oscuras, y hay que detenerle antes de que la líe a lo grande. De camino a las diferentes rocas, nos atacaban varios esqueletos, y si bien no suponían mucho problema, el ir con más gente de nuevo volvía servir de gran ayuda. Y eso que nadie se conocía entre sí de los asistentes que estábamos jugando ni tampoco formamos un grupo o nada por el estilo. Simplemente, como todos íbamos a por el mismo objetivo, y los enemigos nos atacan a todos por igual, es algo natural el ayudarse mutuamente. Además, que así todos recibimos experiencia para subir de nivel y desbloquear más ataques especiales u obtener mejor equipamiento.

Elder_Scrolls_Online_2

Dentro de la cripta nos espera el necromago, que es mucho más duro que el resto de enemigos a los que nos hemos enfrentado, por lo que aquí sí que se nota a lo grande el trabajo en equipo, porque uno sólo lo habría pasado realmente mal intentando derrotar a este feroz enemigo sin perder la vida.

Algo que me encantó de todo el tiempo jugando es que, a pesar de ser un MMO que a priori siempre resultan complejos y poco amigables a los no o poco iniciados, no tuve problemas para meterme de lleno en la acción, porque The Elder Scrolls Online recuerda más a una entrega tradicional de la saga que sencillamente podemos jugar con nuestros amigos. La vista en primera persona se mantiene (y personalmente, es la más útil), y el sistema de control sigue siendo el mismo. Estamos ante un RPG de acción, pero donde no hay que estar clickando al enemigo, sino que movemos al personaje y somos nosotros los que decidimos cuándo atacar, aunque sea al aire o para cazar pequeños animales para así obtener algo de comida.

elder-scrolls-online-ps4

El sistema de evolución es el clásico de todos los RPGs: matas enemigos o cumples misiones, y consigues puntos de experiencia. Consigue un número determinado y sube de nivel. Así podemos acceder a nuevas habilidades y mejoras en nuestras estadísticas. En mi caso, pude usar una cadena de fuego con la que atraer a los enemigos hasta mí al mismo tiempo que ya les he hecho bastante daño, y un golpe fuerte hacia el suelo que deja frito a los enemigos.

Otro aspecto muy bueno es que, a pesar de ser un MMO, hay diálogos y voces para los personajes, al igual que ocurría en Star Wars: The Old Republic, por lo que la sensación de que estamos ante una entrega “normal” de la saga con la peculiaridad de que se juega online se mantiene. Y lo mismo se puede decir de los gráficos, ya que a pesar de que todavía faltan bastantes meses para que salga a la venta el juego, ya tenía un aspecto sensacional, mostrando muchos personajes en pantalla sin ralentizaciones y un horizonte muy lejano, para poder disfrutar al máximo de sus bellos escenarios.

Elder_Scrolls_Online

En definitiva, he salido encantado de mi primera partida a The Elder Scrolls Online, ya que nunca me ha recordado a un MMO al uso, sino a otra entrega más de la saga en la que podemos ir solos y de repente encontrarnos con más gente, o juntarnos con nuestros amigos. Su único problema va a ser seguramente la suscripción mensual de unos 15 euros que habrá que pagar para poder jugar, pero en lo que se refiere al título únicamente, esta visita a Tamriel no podía lucir más apetecible de cara al año que viene.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *