Avance de Mad Max, el próximo gran sandbox de Avalanche Studios

2014_mad_max_game-wide

Uno de los anuncios más interesantes del pasado E3 fue el de Mad Max, y no porque se mostrara mucho del juego (más bien todo lo contrario), sino porque sería el próximo sandbox de Avalanche Studios, que ya nos han traído verdaderas joyas de la diversión como Just Cause 2. Aunque por desgracia en esta Gamescom todavía no se podía probar el juego, los desarrolladores nos hicieron una demo en directo de media hora en su versión de Playstation 4, demostrando que no van a apostar por lo seguro con esta licencia, pero que están haciendo algo realmente impresionante.

Como sabréis, el juego está ambientado en un mundo post-apocalíptico, y el protagonista es Max, a quien un señor de la guerra de los “Wastelands” le ha dado por muerto tras robarle su preciado coche. Max no está nada contento con esta situación, y quiere hacérselas pagar. Esta es la base argumental del título, pero como os podréis imaginar, seguro que todo luego se complica y la venganza va a ser más difícil de conseguir de lo que en principio Max espera.

MadMax___Top_Dog_Defeated

En la misión de la demo, Max ha recibido un chivatazo sobre un coche de un alto valor, así que va a robarlo y llevarlo a la base, donde podrá venderlo por piezas y obtener mucho dinero por el motor V12 que tiene el coche. Junto a nosotros irá el dueño del taller donde lo venderemos, Jeet, que será un personaje que nos acompañará durante una buena parte de la aventura.

Al llegar a la zona donde lo tienen custiodado, toca planificar el ataque, ya que en un mundo post-apocalíptico las balas son escasas, y hay que usar el cerebro además de los músculos. Así vemos que hay dos francotiradores, pudiendo derribar a uno con nuestro rifle. El otro está desde una perspectiva algo complicada, y aunque podríamos dispararle, los desarrolladores nos muestran otra opción bastante más divertida: disparar el gancho a la torre de vigilancia donde está, para luego dar marcha atrás y tirar la torre con nuestro coche. Este gancho se convertirá en una de nuestras herramientas más fundamentales, como ya pasó con el garfio portátil en Just Cause 2.

Con los francotiradores eliminados, Max puede infiltrarse en la base, eliminando por la espalda a un par de guardias desprevenidos. Pero llega un punto en el que toca ir de frente, atacando cuerpo a cuerpo a sus enemigos. El sistema de lucha me recordó al de los Batman: Arkham, y ese es un gran punto de partida. Además de los puños tenemos la icónica escopeta de Max, pero mejor usarla como último recurso, ya que hay un buen número de elementos en el escenario que podemos usar a nuestro favor. El mejor ejemplo es una barra explosiva, con la que atravesar a un enemigo, y luego darle una patada para que la explosión mate a un grupo rival.

MadMax_Brutal Shotgun Tactics_screenshot

Con la zona despejada, ya podemos coger nuestro vehículo objetivo, teniendo ahora que devolverlo a la base con el menor daño posible. Esto es más fácil decirlo que hacerlo, ya que los enemigos vienen a por nosotros con sus coches, que tienen lanzallamas y con los que nos pueden dejar bien tostados. Esta persecución es bastante emocionante, siendo un cambio muy bien llevado a cabo tras la parte cuerpo a cuerpo.

Una vez en la base nos muestran el profundo sistema de personalización de vehículos, con el que conseguir que nuestro coche sea el más peligroso de todo el Wasteland. Para ello podremos incluir nuevas armas, mejor carrocería para aguantar más impactos y mucho más. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con todo lo que ponemos al coche, ya que como nos pasemos, es posible que ni siquiera llegue a moverse, por lo que habrá que tener también en cuenta las mejoras mecánicas tipo suspensión, motor, etc. Habrá varias ayudas que nos indicarán si el coche podrá funcionar o no, teniendo que buscar siempre un punto intermedio en lo que busquemos. Cómo no, también habrá posibles mejoras estéticas, para así dar nuestro toque personal al vehículo.

Que hablando de vehículos, habrá un total de 50 del universo Mad Max, por lo que habrá montones de opciones sobre qué pilotaremos en este mundo tan desértico.

MadMax_Boarders get the jump on Max_screenshot

Con las mejoras ya en el coche, vamos camino a una fortaleza enemiga fuertemente armada, donde se encuentra un arma con el que hacer nuestro coche todavía más poderoso. De camino nos encontramos con un convoy enemigo, que podemos asaltar únicamente si así lo queremos, ya que nos dará recompensas. Este es el ejemplo de misiones aleatorias que nos pusieron, pudiendo encontrarnos montones de situaciones similares en este gran mundo abierto. En este combate con los vehículos, Max usó también su escopeta, ya que es posible disparar a los pilotos en movimiento, para así acabar con ellos rápidamente. También, gracias al potente parachoques (o más bien, “dachoques”) también podemos causar mucho daño al embestir a los vehículos. Es curioso ver cómo esta persecución se hizo de forma totalmente diferente a la anterior, por lo que se ve que habrá siempre varias formas de cumplir las misiones del juego.

Lo que nos lleva a la fortaleza a la que que queríamos llegar. En esta ocasión, Max va de frente, usando su coche para arrasar con todo lo que se encuentra, empleando incluso el garfio para agarrar un coche enemigo en movimiento y hacerle perder el control. Esta persecución final era muy impresionante, y aunque es cierto que había varios momentos scriptados como varios contenedores que se caían, eso no le restaba espectacularidad.

MadMax_Max surveys the Great White landscape_screenshot

Todos estos momentos lucían genial en la next-gen, con unos gráficos realmente impresionantes y una vista al horizonte tremendamente amplia. Además, el efecto en la arena era soberbio, no sólo por las marcas que dejaban los vehículos al pasar, sino porque realmente parecía estar viva. Según me contaron, las únicas diferencias que habrá entre las versiones de la generación actual y la siguiente se encontrará en el aspecto gráfico, y con todo lo que se podía ver en esta demo, vaya si se va a tener que bajar el nivel gráfico para que se mueva el título en PS3 y Xbox 360.

En conclusión, esta demo de media hora de Mad Max me ha encantado, ya que es muy diferente a lo visto en Just Cause 2, pero igualmente se ve muy explosivo, divertido, inmenso y espectacular. Así que los fans de los sandbox y la ambientación post-apocalíptica que no pierdan de vista a Max, que va a venir pisando muy fuerte el próximo año.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *