Impresiones de Titanfall

TitanfallWallpaper

Con lo que se mostró en el E3, no me entraba en la cabeza cómo Titanfall se llevó tantos premios, ya que me parecía genérico y simple a más no poder. Sin embargo, con el vídeo que mostraron durante la conferencia de Electronic Arts mi idea sobre el juego empezó a cambiar, y tras probarlo en esta Gamescom, no puedo más que rendirme ante el enorme trabajo de Respawn Entertainment.

Con este título, el objetivo de los desarrolladores es mezclar elementos que normalmente encontraríamos en una campaña para un jugador, incluyendo historias y personajes, dentro de un multijugador. Por lo que la acción no es sólo contra algunos enemigos con IA, sino también con los otros jugadores. La historia de fondo es básicamente que hay dos facciones, y ahora los pilotos son los súper-soldados, por lo que pueden dar dobles saltos, usar jet-packs y conducir los Titanes, una especie de mechas con la que podemos hacer papilla a nuestros oponentes. Esta idea hace que tenga sentido el encontrarnos con soldados controlados por la IA, ya que nos da la idea de que es un conflicto muy grande en el que nos estamos metiendo, y nosotros “solo” somos los soldados más capacitados de los cientos que hay.

Titanfall1

Antes de entrar a jugar, podemos elegir la clase tanto de piloto como de Titán que queremos, ya que cada una tiene diferentes armas, ya sea para el combate lejano, más potente o en el cuerpo a cuerpo casi. Combinar el mejor estilo de piloto y Titán será fundamental, habiendo muchas combinaciones que probar hasta que sintamos que estamos con la correcta.

Hecho esto, nos toca entrar en el campo de batalla, de una forma similar a una campaña, desde un avión desde el que nos dan luz verde para saltar, mientras nos cuentan cómo el objetivo es limpiar la zona de enemigos. Esto quiere decir que estamos ante un duelo a muerte por equipos, pero al menos, le han dado un pequeño contexto.

Nada más empezar hay un Titán libre para pilotar, pero en lugar de cogerlo, preferí explorar a pie el nivel, ya que es muy vertical y con muchos recobecos o ventanas para entrar o salir de edificios de forma inesperada, por lo que las sorpresas pueden estar acechando a la vuelta de la esquina. Algo que me ha encantado es lo sencillo e intuitivo que resulta el movimiento del jet pack y el de correr por las paredes, siendo una delicia el poder desplazarse de una forma tan vistosa y rápida por los escenarios. Según los desarrolladores, los niveles están pensados para que sea posible superarlos de un extremo a otro corriendo sólo por la pared, por lo que la verticalidad es algo fundamental en Titanfall.

titanfall_screen_1

Es bastante frecuente encontrarse de vez en cuando a algún escuadrón enemigo, que no suponen ninguna dificultad, sino más bien una ligera molestia. Pensad en ellos como moscas revoloteando alrededor. Esto está muy bien, ya que nos puede beneficiar al poder confundir a un piloto enemigo, aunque también nos pueden hacer la misma jugarreta a nosotros.

Lo bueno es que no dan muchos puntos por matarlos, ya que es tan fácil, que no tiene mérito alguno. Los pilotos aguantan más disparos, y aunque te mueres en pocos disparos, realmente te sientes poderoso frente a estos pequeños soldados.

Todos los tiroteos son frenéticos, sin dejar un momento de respiro entre una muerte y otra, ya que tan pronto estamos matando a un enemigo que está frente a nosotros, como de repente nos ponemos a saltar hasta una ventana para tener una ventaja táctica contra un Titán, al mismo tiempo que nos enfrentamos a otro que está proporcionando cobertura por ese mismo motivo. Para que os hagáis una idea, una partida de Call of Duty es muy lenta en comparación.

Titanfall2

Cuando hay un Titán en el mapa, la cosa se vuelve más divertida todavía, ya que si estamos pilotando uno, es una pasada ir matando con tanta facilidad a los enemigos que antes nos podían dar quebraderos de cabeza al estar la cosa igualada, ya sea con las armas de fuego, aplastándolos de un pisotón o con un buen manotazo. Sin embargo, esta fuerza y superioridad no significa que seamos indestructibles, ya que un piloto con un rifle de asalto puede destruir un Titán al saltar a su espalda y disparar a su núcleo. Cuando haces esto en mitad de una matanza que está sufriendo tu equipo y los salvas es realmente épico, y casi parece algo sacado de una campaña tradicional.

Ese movimiento de saltar a un Titán también nos puede servir para subirnos a la chepa de un compañero, para así apoyar y eliminar blancos pequeños que se le pueden subir a la espalda, ya que el Titán que tiene un enemigo a su espalda sólo puede salvarse si un piloto aliado le salva. Como los niveles son tan verticales, cualquiera puede saltar a un Titán, por lo que la cosa no está nada desigualada entre pilotos y Titanes, lo que hace todo tan divertido, dinámico y espectacular al poder pasar cualquier cosa.

Algo también alucinante es la lucha entre titanes, ya que entre la habilidad de poder devolver algunas balas, las posibles armas que pueda llevar o el espectacular movimiento final para aplastar al piloto enemigo, se consigue un nivel de emoción extremadamente alto.

Otro puntazo es que cuando hay un equipo ganador, no se acaba la partida, sino que se pasa al epílogo. El equipo perdedor tiene que huir a la nave de evacuación, mientras que el vencedor lo tiene que evitar. Aquí se pueden lograr cantidades ingentes de puntos si cumplimos nuestros objetivos, además de cerrar cada partida de una forma muy cinematográfica.

Tras dos partidas realmente impresionantes, no puedo esperar a tener otra oportunidad de probar Titanfall, ya que el ritmo tan frenético de las partidas, lo dinámicas que resultan y lo intuitivo de todas las acciones que tenemos a nuestra disposición aseguran que vamos a estar ante uno de los imprescindibles del año que viene para todo buen amante de los FPS.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *