Impresiones del multijugador de Call of Duty: Ghosts

big_s2cnu_GzP54

La saga Call of Duty lleva ya unos añitos viviendo del éxito que cosecharon con Modern Warfare, y si bien sigue siendo una saga divertidísima, ya se le nota cierto desgaste y tiene que renovarse. Según Infinity Ward, con Call of Duty: Ghosts es precisamente lo que quieren hacer, para así llevar la franquicia al siguiente nivel, justo a tiempo de estrenarse en la nueva generación. Sobre el papel todo esto suena muy bien, pero en esta Gamescom el juego me ha dado una de cal y otra de arena.

Vamos a empezar con lo bueno: todos los cambios que va a haber en el modo multijugador. Para desarrollar esta entrega, se han centrado en tres aspectos básicos. El primero es el soldado, nuestro avatar con el que sembrar el caos por la red. Por primera vez en la saga, podremos personalizar su aspecto físico, ya sea su casco, rostro, uniforme, sexo o incluso fondos y logos para diferenciarlo. Dicen que habrá veinte mil posibilidades a la hora de crear nuestro soldado ideal, lo cual está muy bien. Luego, se han incluido muchas armas nuevas, además de un nuevo tipo: los rifles Marksman. Estas armas están a medio camino entre los rifles de asalto y los de francotirador, por lo que pueden ser mortales a cualquier distancia a todo buen tirador que se precie. A esto se unen nuevas granadas tanto letales (como una granada de gas que se puede tirar de la anilla antes de tiempo para que estalle al tocar el suelo) como tácticas.

COD Ghosts_Maniac Blindside

También habrá todo un nuevo repertorio de perks, entre las que se incluyen el recargar al correr, no dejar ver a nuestras víctimas cuál es nuestra posición al matarlos, hacer más poderosas las balas cuanto más matemos o marcar en el radar enemigos cercanos a nuestra víctima. Con las rachas tres cuartos de lo mismo, con alguna siendo el dejar caer una armadura de Juggernaut para hacernos muy poderosos, pero dejando como punto débil la cabeza; o llamar al perro Rilley para que nos ayude en la batalla. Las rachas están distribuidas de diferente manera en esta ocasión, habiendo de asalto, apoyo y un largo etcétera. A lo largo de la partida podremos ir consiguiendo puntos en diferentes de estos aspectos, e ir consiguiendo las rachas de ese camino.

El segundo pilar es el mundo de Call of Duty. Han añadido más interactividad al escenario, de forma que habrá elementos interactivos que podremos activar a placer para hacernos la vida más sencilla. Esto se puede llevar a gran escala con algunas rachas especiales, que alterarán por completo el mapa, de forma que a veces obtendremos dos mapas por el precio de uno. Esta interactividad no sólo consiste en destruir cosas (que reconozcámoslo, siempre es atractivo en los juegos), sino también de cómo interactúa el personaje con ellos. Por ejemplo, ahora al acercarnos a una pared nos asomaremos ligeramente de forma automática, o gracias al poder deslizarnos por el suelo, el llegar a las coberturas es más sencillo.

Otro aspecto genial es el de los Escuadrones. Podremos crear nuestro propio equipo de bots personalizando al máximo su equipamiento y apariencia física. Con este escuadrón, podremos participar en una gran variedad de modos en los que seguiremos ganando experiencia igual que en las partidas tradicionales. Uno de estos modos nos permite enfrentarnos con nuestro equipo al escuadrón de otro jugador, mientras que otro nos sitúa a nosotros y nuestros bots aliados contra oleadas cada vez más duras de enemigos. También resulta interesante el cooperativo para hasta 6 personas donde nos enfrentamos a un escuadrón. La IA de los escuadrones será del mismo nivel que de los mejores jugadores, por lo que por una vez, los bots sí tendrán cerebro.

COD Ghosts_Chili and Donuts

Dentro de los modos tradicionales también habrá novedades bastante interesantes. Por un lado, Search and Rescue es una variación del clásico destruir la base, pero con un giro: al morir, podemos reaparecer si nuestros compañeros recogen la chapa que soltamos. De lo contrario, seguiremos muertos hasta el final de la ronda. En Blitz predominará el trabajo en equipo, la estrategia y el sigilo, ya que el objetivo de un equipo es llegar a un portal de teletransporte, mientras que el otro lo tiene que defender. Si pasa un número determinado de jugadores, pierden. El vídeo que nos mostraron pintaba realmente genial. La última incorporación también tiene un nombre, pero no me dio tiempo a apuntarlo, y se enfrentarán a muerte dos equipos, con la opción de matar a alguien desde el suelo si somos abatidos. Si no lo hacemos, explotaremos en mil pedacitos.

Finalmente llegamos al último pilar: el apartado social. En esta entrega tendremos un “Call of Duty ID”, que podremos descargar en absolutamente cualquier plataforma en la que esté disponible el juego. Así, si vamos a casa de un amigo que tenga PS3 pero nosotros tenemos Xbox 360, igualmente podemos jugar en su consola con nuestro perfil, escuadrón y modificaciones propias. Los avances que hagamos aquí se pasarán a nuestra cuenta en nuestra consola, por lo que podremos usar nuestro mismo perfil en cualquier consola. Además, habrá una aplicación para tablets y smartphones con el que seguir nuestro progreso o usarlo como segunda pantalla si queremos.

Para los que os gusta jugar en clans, existirá la opción de entrar en la War Clans, donde se irá disputando el territorio de un mapa entre los diferentes clanes. Tras dos semanas, el que tenga más territorios, gana muchos bonus y recompensas. Cada partida de cada usuario cuenta para lograr estas conquistas, y el juego nos enfrentará a otro clan por territorios concretos. Sin embargo, si dominamos todos, habrá que defenderse de todos los clanes, lo que hará difícil mantener el tipo.

COD Ghosts_Arctic Lumber

Todas estas ideas suenen genial sobre el papel, y me habían hecho emocionarme a lo grande por el multijugador. Sin embargo, ha sido echar una partida en el modo Dominación en la versión de Xbox One, y se me ha caído el alma a los pies. Nada más empezar, la primera en la frente con los gráficos. Vale que estamos en un momento en el que no habrá una diferencia bestial entre la actual y la presente generación, pero es que me parecía que era la versión de 360 más que la de One. Viendo lo que hacen otros FPS también para el lanzamiento de PS4 y Xbox One, el apartado tecnológico lo lleva muy en su contra.

Al menos, todos los aspectos de personalización sí que están muy bien en todos los aspectos, ya sean armas, personaje o rachas. Esto hace que se note mucho al jugar, ya que realmente puedes jugar exactamente con lo que quieras. Otro aspecto positivo es que, a lo largo de la partida, te van saliendo objetivos secundarios, como lograr una muerte cuerpo a cuerpo o lograr dos bajas con un arma cogida del suelo. Si somos abatidos, esta misión se pierde y se queda flotando sobre nuestro cadáver en forma de maletín. Si lo volvemos a coger, lo volvemos a recibir, pero si nos lo quitan, habrá que rezar por encontrarlo, ya que da bastante experiencia extra. Esto hace que cambiemos la forma de jugar constantemente, y me picaba siempre que podía a lograr estos retos al mismo tiempo que iba capturando banderas. Los ataques cuerpo a cuerpo también son más espectaculares ahora, con animaciones a la hora de matar y no un acuchillamiento totalmente random como hasta la fecha.

Sin embargo, estas novedades son bastante simples cuando, a la hora de la verdad, todo sigue resultando más de lo mismo, incluso a pesar de la opción de poder tumbarte. La interactividad con el escenario sigue siendo bastante reducida salvo en momentos muy puntuales y que luego no alteran para nada la partida. Luego las rachas nuevas sí, son interesantes, y mola bastante lo efectivo que resulta Rilley, pero tampoco es que alteren demasiado la experiencia ni que te quedes sorprendido la primera vez que lo ves.

COD Ghosts_Chasm Ambush

Resumiendo, Call of Duty: Ghosts sin duda va a ser igual de divertido que todos los anteriores, pero de momento, toda la innovación y salto cualitativo no se ve por ningún lado. Espero realmente que al ir probando próximamente más modos y se desvela más de la campaña cambien las cosas, porque de momento, me he llevado un buen cubo de agua fría de dura realidad frente a las esperanzas que me estaba formando en torno al título.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *