Impresiones de Wolfenstein: The New Order

Wolfenstein

Los nazis ganaron la II Guerra Mundial y todavía siguen gobernando por todo el mundo sin que nadie que se les oponga. Tranquilos, que un poquito de historia me sé, pero eso no quiere decir que sería curioso saber qué hubiera pasado si el Eje hubiera derrotado a los Aliados en la década de los 40. Para contestarlo tenemos Wolfenstein: The New Order, la próxima entrega de la franquicia que se ha mostrado por todo lo alto durante la Gamescom.

La demo que he podido probar mostraba el principio del juego, que es importante recordar, no tendrá ningún tipo de multijugador para centrarse en ofrecer una gran campaña e historia. El protagonista de la saga, el Capitán Blazkowicz, vuelve a llevar la voz cantante en la aventura. El inicio del título nos muestra una parte importante de cómo se lleva a cabo la victoria por parte de los nazis, por qué tiene lugar en Europa y por qué hasta la década de los 60 no iniciamos una ofensiva a la desesperada. Sin desvelar nada del argumento, la verdad es que me ha parecido muy curioso cómo a veces el tono parece sacado de una película de serie B con un villano bastante estrambótico o frases demasiado de película para la situación, para pasar en un momento a unos momentos personajes de Blazkowicz o de otros personajes que están muy bien llevados a cabo. Cosas tan dispares no suelen quedar bien, pero aquí se mezclan genial para recordarnos que la saga no busca para nada el realismo y que todo sea oscuro, sino hacernos pasar un rato la mar de divertido matando nazis en escenarios muy peculiares.

Wolfenstein-New-Order-Gets-First-Impressive-Screenshots

Y en este aspecto, el juego es realmente fantástico, ya que tampoco busca tiroteos realistas, sino mantener el estilo de la vieja escuela, y la verdad, se echan de menos más FPS así en plan más arcade. Buen ejemplo de esto es el poder usar dos rifles de asalto al mismo tiempo sin ningún problema, o el ingente número de enemigos que salen por los escenarios.

A pesar de ello,  algunos elementos modernos como el uso de la mira, lo que aumenta la precisión pero sin cortar en ningún momento el frenético ritmo de los tiroteos. Igualmente, se ha incluido un sistema de coberturas, pero que no es nada necesario si no lo queremos. Es más, sólo le he empleado para probarlo en una sala vacía, porque el cuerpo (y el juego) me pedía ir a saco con las armas para no dejar títere con cabeza, y no he tenido ningún problema.

Pero eso no significa que el juego sea fácil, ya que a pesar de haber cinco niveces de dificultad (la demo la completé en el tercero, descrito como un buen desafío a jugadores hardcore), hay que tener buenos reflejos y disparar a toda mecha, porque Blazkowicz no aguanta muchos disparos antes de ser abatido, y manteniendo el estilo de la vieja escuela, la vida no se regenera… o al menos, no del todo. Como mucho, subirá automática unos pocos puntos, o si estamos muy dañados, hasta el 40%. Luego, si queremos recuperar salud, nos tocará encontrar botiquines. Una forma de hacer que aparezcan es matar cuerpo a cuerpo a los enemigos, ya que además de disfrutar de unas animaciones de muertes bastante espectaculares, dejan más elementos como munición, blindaje o los mencionados botiquines.

wolfenstein-the-new-order-delayed

Los ataques cuerpo a cuerpo también los podemos para avanzar por el nivel con sigilo, aunque es algo opcional y que todavía no está muy bien equilibrado, porque a pesar de matar en silencio a un enemigo, otro que estaba bien lejos de repente me había detectado, a pesar de no haber visto nada. Pero bueno, en un juego como Wolfenstein, ¿realmente apetece ir en plan espías?

A pesar de que la demo era bastante lineal, hay alguna zona que se puede explorar, donde encontrar más munición, desbloquear bocetos y cosas por el estilo, lo que es de agradecer. También en una zona había un minijuego de abrir una cerradura, que si bien me costó más de la cuenta (fue lo que me costó mi única muerte), al menos es un respiro entre tanto disparo.

Al estar ante un shooter arcade, los enemigos no serán sólo humanos, sino también otros soldados especiales, como uno con el que han experimentado los nazis para hacerle mucho más fuerte de lo normal. Más adelante en principio habrá hasta perros robots y muchos tipos de máquinas y experimentos que liquidar, por lo que estaremos bien servidos de enemigos que nos pongan las cosas complicadas.

Lo malo de estos villanos es que, al menos en la demo, tenían una IA bastante pobre, sin emplear ninguna estrategia y actuando más como dianas con buena puntería. Dado el tono arcade, no es que lo haya echado de menos, pero es algo que claramente se puede mejorar.

wolfenstein-the-new-order-gameplay

Los gráficos tampoco es que sean para tirar cohetes, ya que a pesar de algún detalle bueno como el diseño de niveles y sus (pequeños) elementos destructibles, no es que sea demasiado impresionante para tratarse de la versión de PC. Pero claro, también puede ser que me he acostumbrado demasiado a Battlefield 4 y similares bestialidades gráficas, y lo demás se me queda pequeño.

A pesar de estas pequeñísimas pegas, me lo he pasado en grande con esta primera parte del juego, ya que no sólo me ha divertido mucho el tono de su historia, sino que la jugabilidad de la vieja escuela para ir a toda pastilla matando todo lo que se mueva desde el primer momento nunca pasará de moda. Teniendo en cuenta que la versión probada era la Alpha, y que hasta 2014 no sale el título, las cosas pueden mejorar incluso más, por lo que estamos ante un FPS que no hay que perder de vista.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *