Impresiones de Diablo III. La fiebre por el botín llega a las consolas

Diablo III

Aunque nunca he jugado a la saga Diablo, siempre me han encantado los RPGs de acción que se basaban en él, desde los geniales X-Men Legends a los populares en móviles Dungeon Hunter, pasando por alguna saga mejorable como Untold Legends. Todo porque el PC nunca ha sido mi plataforma ideal para jugar, pero a partir del 3 de septiembre, por fin podré iniciarme en la saga gracias a la versión de consolas de Diablo III. Gracias a Blizzard ya he podido jugar a la edición de PS3, y como no tardaron en decir, esta versión no se trata de un simple port de la superventas edición de PC, sino más bien de una adaptación realizada desde cero y empezada cuando salió el juego original a la venta en mayo de 2012.

Que sea una adaptación significa que no sólo nos encontramos con el mismo contenido de la versión de PC con todas las mejoras aparecidas hasta el momento, sino que todo se ha hecho pensando en un mando y no un teclado. Así que se mantiene la adictiva recolección de botines, la misma historia, mismas cinco clases (bárbaro, monje, cazador de demonios, mago y médico brujo) y los mismos niveles. Sin embargo, se han aplicado algunas pequeñas diferencias para que los usuarios de consola la podamos disfrutar mejor.

Mucho botín y trofeos/logros nos esperan en septiembre

Mucho botín y trofeos/logros nos esperan en septiembre

Para empezar, el número de objetos de botín que soltarán los enemigos será menor para que no haya tanto equipamiento inútil, ya que al eliminar la polémica casa de subastas, no tendría mucho sentido. En su lugar, el botín estará más enfocado a la clase que estemos controlando y será de mejor calidad. A pesar de esto, menos botín no significa que sea poco, ya que seguiremos encontrando decenas de objetos tras unos cuantos combates.

Los menús también sufren un importante cambio, ofreciendo ahora todo el inventario en forma de rueda para que, con sólo mover el stick, podamos ver fácilmente qué tenemos equipado y qué tenemos en el inventario. Con el objetivo de hacer las cosas simples, gracias a indicadores de flechas verdes o rojas podremos ver rápidamente si tenemos un arma o armadura mejor, pero pudiendo siempre que queramos entrar a ver sus características con más detalle. Estas flechas serán muy importantes durante la partida, ya que con la cruceta podremos ver los últimos objetos que hayamos recogido, para equiparnos con ellos o tirarlos en función de estos iconos, lo que mantiene con buen ritmo la partida.

Diablo III

A la hora de jugar, se ven otras novedades, que están enfocadas claramente a la hora de jugar con nuestros amigos, que es el mayor atractivo del juego. Hasta cuatro usuarios podrán compartir la partida, ya sea en una misma consola, a través de internet o una combinación de ambas, pudiendo entrar y salir los jugadores a placer. En principio, podremos usar nuestro personaje cuando juguemos en casa de un amigo, aunque todavía no se han desvelado detalles de cómo funcionará este importante aspecto.

Todos los jugadores compartirán la misma pantalla, y si uno de los personajes se queda muy alejado del grupo, reaparecerá a su lado de forma automática. Igualmente, si alguien deja de jugar durante unos minutos, su personaje se irá moviendo solo para seguir al grupo. La única pega es que no peleará también solo, pero con revivirle después se acabaron los problemas.

Estas mejoras se notan mucho cuando empiezas a jugar, ya que se evita que te entorpezcan tus amigos a la hora de avanzar. Además, se comparte el botín entre los usuarios de una misma consola, por lo que no habrá peleas por ver quién coge más objetos. También es importante la opción de ver un marcador sobre nuestro personaje al pulsar R3, ya que en los momentos más caóticos, no es muy extraño perder de vista a nuestro avatar.

Diablo III PS3

La distribución de los botones para las habilidades o el uso de las pociones también es muy bueno, con la “X” para los ataques normales, y el resto para los que consumen magia o rabia. Estos botones se pueden personalizar desde el inventario para asignarlos a las habilidades que queramos, además de dar a cada poder sus runas para modificar sus estadísticas, junto a las tres ventajas pasivas que queramos de las disponibles.

Todo esto hace que sea tremendamente divertido avanzar aunque sea dando vueltas por el escenario mientras matamos enemigos, subimos de nivel (en la demo empezamos en el nivel 34 para tener muchas habilidades ya desbloqueadas) y nos hacemos con el botín que suelten. El control con el mando es muy bueno, y aunque a veces no es tan preciso como el pulsar con el ratón a qué enemigo atacar exactamente, las flechas hacen bien su trabajo para saber quién se está llevando nuestros golpes. El stick derecho sirve para hacer los esquives, lo que nos facilita la vida cuando nos hemos quedado bajo la sustancia verde que sueltan los árboles vivientes, por ejemplo.

Diablo III PS3

En cuanto a los gráficos, se nota que hay un bajón respecto a la versión de PC, pero tampoco es que quede muy mal. Los efectos de las magias y los ataques especiales se ven bastante bien, al igual que los cadáveres calcinados o troceados de nuestros enemigos dependiendo de cómo los matemos. Pero lo más destacable es la fluidez de la acción, que a fin de cuentas, es fundamental en juegos de este tipo. Eso sí, espero que de cara a la versión final solucionen las pequeñas caídas de frames que había de vez en cuando.

La demo disponible para probar no es que fuera muy larga, y básicamente nos ponía en un bosque para encontrar una carroza perdida, para luego dirigirnos a una mansión, momento en el que se acababa la demo. Por el camino, y tras perdernos un poquito el grupo entero, nos encontramos alguna que otra misión secundaria para matar unos tipos de enemigo en concreto. Pero a lo que más atento había que estar era al goblin que llevaba equipamiento legendario, pero que dejaba muy rápidamente el mapa.

En definitiva, Diablo III tiene pintaza en consolas, ya que los cambios realizados quedan de lujo a la hora de usar un mando, mientras que la diversión de hacerse con todo el botín que suelten los enemigos sigue siendo imbatible. Todavía hay pequeños aspectos gráficos que pulir, pero nada que no se pueda arreglar fácilmente de cara al lanzamiento de las versiones de PS3 y Xbox 360 el próximo 3 de septiembre. A Playstation 4 también llegará el juego, pero hasta 2014 nada de matar y conseguir nuevo equipamiento.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *