Kinect 2.0: el arma de doble filo de Xbox One

Kinect Xbox One

 

A pesar de que Kinect en Xbox 360 no llegó a cumplir todo lo que se prometió cuando se anunció el dispositivo y todavía se llamaba Project Natal, ha resultado ser todo un éxito para Microsoft, por lo que no es de extrañar que sea una parte esencial de la próxima Xbox One. Sin embargo, siempre he defendido el dispositivo, y de hecho, fue, junto a la saga Dance Central, uno de los grandes motivos por los que me compré una Xbox 360. Así que, de nuevo, Kinect 2.0 es uno de los aspectos que más me llama la atención de Xbox One, aunque debido a varias de sus novedades, se convierte en un arma de doble filo para la nueva generación de Microsoft.

Empezando por lo bueno, el que Kinect sea ahora obligatorio y venga con todas las consolas, abre el mercado de sus juegos a todos los usuarios que se compren una Xbox One, algo que no puede pasar en Xbox 360 al ser opcional. De esta forma, es más probable que saquen más juegos de Kinect, lo que a la larga, ayudará al dispositivo a dar el paso que no pudo dar en 360, y acercarse a lo que nos prometieron en un primer momento. Pero ojo, que los 100 euros extra que cuesta la consola frente a su rival se deben claramente a Kinect, y 100 euros no son moco de pavo actualmente, por lo que a los que no les llama la atención es algo muy en contra de Xbox One de cara a su lanzamiento.

Fantasia Music Evolved

Para ayudar en este objetivo también está la mejorada tecnología de este nuevo Kinect, que será más preciso que nunca para que no se equivoque en la recepción de nuestros movimientos. Por desgracia, todo esto no son más que especulaciones por el momento, ya que apenas hay juegos exclusivos para Kinect. Por un lado, Kinect Sports Rivals no creo que vaya a destacar demasiado, mientras que Just Dance 2014 nunca se ha preocupado por la precisión, sino por ofrecernos bailes divertidos y para toda la familia. El que sí promete es Fantasia: Music Evolved, que está siendo desarrollado por los genios de Harmonix para ofrecernos la magia de Disney mezclada con la mejor música para que demos rienda suelta a nuestra imaginación y el ritmo del cuerpo. Pero claro, hasta 2014 no saldrá el juego, quedándonos sólo con los dos primeros títulos mencionados para mostrar lo que Kinect podrá hacer. ¿Acaso no podría salir un Dance Central nuevo para demostrar todo este poderío de precisión y diversión? Aunque todo esto podría cambiar en los próximos meses cuando se confirmen todos los juegos de lanzamiento para la consola, que sería claramente lo ideal.

Por otra parte, los juegos más tradicionales en los que se usa el mando también se verán reforzados al poder incluir funciones con Kinect, ya que todos los usuarios podrán acceder a ellas. Eso sí, el tema de usar la voz y cosas por el estilo debería ser siempre opcional, porque no es nada raro que de vez en cuando uno eche unas partidas por la noche y no es plan ponerse a gritar. Además, el tema del reconocimiento de voz es muy peliguado, porque o Kinect funciona a las mil maravillas, o podemos tener una enorme cantidad de problemas, siendo este un problema a tener en cuenta. Un ejemplo de esto me pasó con Halo Anniversary, donde había varios comandos de voz opcionales para lanzar granadas, recargar y otras acciones que también podíamos hacer con el mando. Pues bien, no era raro que, sin decir una sola palabra, viera cómo el Jefe Maestro recargaba su arma o lanzaba una granada, obligándome a desactivar esta función para poder jugar sin problemas.

Kinect-Sports-Rivals

Otra de las funciones más promocionadas del nuevo Kinect es para moverse por los menús de una forma más cómoda y sin mandos, o incluso apagar y encender la consola. Esto suena genial, además de que siempre mola eso de fliparnos un poco y creer que estamos en una peli de ciencia ficción, pero al mismo tiempo, trae una serie de inconvenientes.

De nuevo, si el reconocimiento de nuestra voz no es todo lo preciso que debería, buscar cosas o movernos de un lado a otro puede dar errores. Pero peor, cualquiera podría apagarnos la consola por hacer la gracia con sólo decir “Xbox, apágate”, o incluso por algo que se escuchara, como ya pasó a muchos usuarios ingleses al ver la presentación de Xbox One desde su Xbox 360 y que Kinect se volviera loco frente a los comandos que dijeron en la presentación.

Todo esto por no mencionar el mal rollito que provoca que Kinect siempre esté escuchando incluso cuando la consola está apagada, esperando a que digamos el comando necesario para que Xbox One se encienda. ¿Realmente sólo escucha eso o algo más? Sé que puede ser algo paranoico, pero la privacidad es siempre algo muy importante.

Harmonix, anuncia Dance Central 4 para Xbox One y ya me tenéis ganado.

Harmonix, anuncia Dance Central 4 para Xbox One y ya me tenéis ganado.

Así que, Kinect 2.0 (por llamarlo de alguna forma) tiene cosas muy buenas a su favor, y que realmente me llaman mucho la atención, pero al mismo tiempo, tiene varios aspectos en su contra. Ya veremos cómo le van las cosas una vez salga Xbox One en noviembre, porque será entonces donde comprobaremos si estas preocupaciones son infundadas o son una pega a tener en cuenta para disfrutar al máximo con Kinect y la nueva generación.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *