The Last of Us trae su bello apocalipsis a Madrid en su presentación oficial

The Last of Us

Durante la tarde de ayer, Sony presentó por todo lo alto uno de los juegos más esperados del año, y que sin duda será una de los últimas joyas de Playstation 3: The Last of Us. Para ello no escatimaron en gastos, y es que no sólo ambientaron realmente bien el céntrico Teatro Lara de Madrid, sino que además vinieron dos miembros de Naughty Dog a contarnos los entresijos del título: Ricky Cambier (“Lead Game Designer”) y Arne Meyer (“Community Strategist”). Pero ellos no fueron los únicos invitados, ya que para meternos un poco el miedo en el cuerpo, nada mejor de explicar cómo el mundo post-apocalíptico del juego no está basado únicamente en la fantasía, sino que tiene un componente de mucha veracidad.

En la aventura, la trama se ambienta 20 años más tarde del brote vírico producido por el hongo “cordyceps”, que de alguna forma mutó y pasó a infectar a los humanos. De esta forma, la sociedad se ha visto obligada a vivir en zonas de cuarentena donde están seguras, lo que ha producido que la sociedad tal y como la conocemos haya terminado.

Pues bien, este hongo existe en la vida real, y aunque no es probable que nada de lo narrado en el juego vaya a pasar (sólo afecta a pequeños insectos), es una de las muestras de que Naughty Dog quiere presentarnos un mundo “real”, que si bien tiene elementos inventados, mucho se basa en la realidad, lo que aumenta la cercanía a los personajes, y al mismo tiempo la tensión que vamos a pasar a la hora de jugar.

Además de mostrarnos un vídeo explicando más detalles sobre este hongo, invitaron al evento a la psicóloga Lourdes Fernández Márquez, para explicar cómo ante un situación similar a la del fin del mundo, uno puede reaccionar de muchas maneras. Algunos tomarán el rol de líder porque pueden controlar el pánico que les invade, mientras que otros dejarían que el pánico les controlara y no durarían ni dos telediarios. Así que la fuerza mental, inteligencia emocional y ser un manitas se convierten en esenciales (junto a la suerte) para poder sobrevivir en una situación catastrófica.

Después de tanta realidad, ya salieron al escenario Ricky y Arne para hablarnos de lo que realmente nos importaba: el juego. Básicamente no dijeron nada que no se supiera ya (los protagonistas son Ellie y Joel, cuya relación será tan importante como el juego), aunque no paraban de decir que habían creado un género nuevo: el “survival action”. De esta forma, ya no sólo nos tenemos que preocupar por encontrar los recursos necesarios para construir objetos y así sobrevivir, sino que además hay que recurrir a la acción o el sigilo (depende de nuestro estilo de juego) para poder avanzar en la aventura. Del multijugador no mencionaron nada, con que parece que va a ser una incógnita hasta el mismo día de lanzamiento.

Tras la presentación por fin pudimos jugar a una versión demo, que parece será a la que podrán acceder el próximo 30 de mayo los usuarios de God of War: Ascension. Esta demo ya estaba en español, aunque por desgracia, el sonido estaba desactivo y no pudimos disfrutar de su doblaje en nuestro idioma.

Pero eso es realmente lo de menos teniendo en cuenta lo espectacular que era el juego de por sí. En la demo se podían disfrutar de dos fases: una en la que nos enfrentamos a enemigos humanos (es la que se sitúa en la emboscada de una de las primeras cinemáticas que se mostraron del juego) y otra en la que los enemigos son los infectados.

Es muy importante recalcar ambos tipos de enemigos, ya que los enfrentamientos son completamente diferentes entre los humanos y los infectados. Por un lado, a los humanos los podemos hacer frente con nuestros propios puños, ya que son más débiles que los infectados, y aunque puedan devolver algún que otro golpe, Joel es ya un experimentado superviviente y los puede dar una paliza brutal. Aunque claro, si llevamos un arma cuerpo a cuerpo (que ojo, se van desgastando) las cosas se simplifican mucho a nuestro favor.

Esta táctica de buscar el cuerpo a cuerpo puede ser efectiva cuando sólo hay un enemigo en pantalla, pero si hay más y encima alguno lleva armas de fuego, la cosa cambia drásticamente, y el sigilo se convierte en nuestro mejor aliado. Usando botellas o ladrillos podemos distraerlos o noquearlos ligeramente, para así pasar de largo o acabar con él de una forma más rápida, y con suerte, silenciosa. Para mejorar estas muertes sigilosas, lo mejor es crear una navaja con los recursos obtenidos, pero hay que tener en cuenta que estos mismos recursos nos pueden servir para hacer nuestro arma cuerpo a cuerpo más poderosa. Lo mismo pasa con los cócteles molotov y los botiquines, por lo que hay que pensar muy bien qué tiene una mayor prioridad, ya que el juego no perdona ni una.

Joel no aguanta muchos disparos y golpes, por lo que hay que andar con mucho cuidado y planificar los ataques con mucho cuidado, ya que ir en plan “Rambo” nos puede servir para acabar con uno o dos enemigos, pero casi con toda seguridad, el tercero acabará con nosotros. Eso por no mencionar que si vamos al cuerpo a cuerpo, nos pueden dejar como un colador desde lejos, por lo que es muy fácil morir en este juego. Y si optamos por ir disparando, las balas son muy escasas, por lo que o apuntamos con mucho cuidado a la cabeza o nos quedaremos sin munición enseguida.

Con los infectados cambian por completo las reglas del juego, ya que además hay que tener en cuenta qué tipo de infectado tenemos delante. Están los que parecen más humanos, que “sólo” nos irán dando puñetazos al acercarse. Pero por otra parte, los que tienen una especie de infección en la cabeza nos morderán el cuello al acercarse a nosotros, aunque cuentan con la desventaja de que sólo pueden guiarse por el sonido y no por la vista, por lo que podemos acercarnos a ellos sin que nos detecten y acabar con ellos antes de que tengan una ligera oportunidad de mordernos y matarnos instantáneamente. Y creedme, por no ir con cuidado, estos primeros infectados me mataron tres veces seguidas nada más empezar a jugar, con que su presencia no es ninguna tontería.

Este nivel es en parte más “tranquilo” que el otro, ya que durante una buena parte se trata de ir avanzando recogiendo todos los objetos que podamos del escenario y siempre con la tensión en el cuerpo porque detrás de cada puerta o esquina nos puede esperar uno de estos mortales infectados.

Toda esta tensión estalla hacia el final, cuando Joel cae en una trampa y queda colgando boca abajo. Ellie va entonces a liberarnos, pero un montón de infectados se acercan a la zona, y nos toca acabar con ellos antes de que lleguen a nosotros en un principio, y luego a Ellie cuando ya estamos demasiado lejos del suelo y no pueden llegar a Joel. En este punto, las balas parecen ser infinitas, pero tampoco hay que disparar a lo tonto, porque tras este intenso momento, luego vemos que sí nos han quitado balas del inventario, y a la hora de correr como locos por nuestra vida, un par de disparos bien puestos pueden suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

En ambos niveles, Ellie no es nunca ningún estorbo, sino más bien todo lo contrario. Al enfrentarnos con los humanos, es lo suficientemente lista como para mantenerse oculta y buscar ladrillos o botellas para ayudarnos cuando no es muy peligroso, lo que nos viene de perlas. Y con los infectados, siempre se queda a una distancia prudencial como para no estar en peligro, habiendo que protegerla únicamente en esa escena en la que estamos colgados y todos los infectados van hacia ella.

Aparte de la fantástica jugabilidad, es imposible no mencionar los impresionantes gráficos de los que hace gala el título. Los escenarios están diseñados con todo lujo de detalle, hay montones de elementos con los que interactuar, los efectos de iluminación son buenísimos y las peleas son brutales, lo que las hace más intensas al poder ganar cualquiera de los dos que se estén peleando.

En conclusión, las impresiones que me ha dejado The Last of Us no podían ser mejores. Es difícil, tiene variedad de enemigos, no es para nada como Uncharted y técnicamente es brillante. Sin duda, todo apunta a que Naughty Dog va a despedirse de Playstation 3 con otro señor juegazo.

Pero toca armarse de paciencia hasta el 14 de junio, y mientras tanto, no podemos más que dar la enhorabuena a SonyNaughty Dog por el genial evento que montaron.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *