Impresiones de la beta de Defiance

Defiance

Aunque en abril no habrá tantos lanzamientos como en el actual mes de marzo, nada más empezar el mes podremos disfrutar de Defiance, un MMO que también llegará a Xbox 360 y PS3 además de, cómo no, a PC, y que es tremendamente ambicioso. Primero, por querer funcionar en consolas, algo que no es muy habitual en el género. Y segundo, por venir junto a una serie de televisión, con la que irá funcionando en támdem para ir avanzando partes del universo en el que jugamos.

Si bien toda esta conexión todavía no se puede juzgar, gracias a la reciente beta (en la que finalmente, también pudieron participar las consolas) ya hemos podido comprobar cómo el juego, como tal, va a ser un auténtico vicio lleno de tiros, conducción, explosiones y exploración.

Al empezar la beta, toca crearse un personaje, eligiendo entre cuatro posibles orígenes bastante genéricos: superviviente de la guerra, soldado o ingeniero. Esto importará bien poco, ya que sólo define el traje que llevamos inicialmente y el arma, pudiendo más adelante coger la que queramos. En cuanto a las opciones de personalización, tampoco es que sean muy amplias. Podemos elegir peinado, si somos humanos o alienígenas, pero poco más. Lo justo y necesario para crear a nuestro Ark Hunter ideal, o lo que es lo mismo, los cazarrecompensas en el universo de Defiance.

La historia no es demasiado compleja al principio: nos ha contratado un científico importante para protegerle y hacer sus encargos en la zona de San Francisco (la serie tiene lugar en Luisiana), pero el transporte en el que vamos (donde podemos ver brevemente a dos de los protagonistas de la serie) es derribado, por lo que nuestra misión inicial es encontrar a nuestro jefe en todo el caos que se ha formado.

En las misiones principales de la beta, el argumento no llega a ser lo más espectacular del mundo, pero sí que se va animando según vamos avanzando, al mismo tiempo que descubrimos más sobre este futuro no muy lejano. Sin duda, ha hecho que tenga más ganas de ver la serie por ver cómo desarrollan más todo este universo.

Jugablemente, estamos ante un shooter en tercera persona genérico a más no poder con un pequeño toque de RPG. Podemos esprintar, apuntar, dar volteretas y atacar cuerpo a cuerpo, pero no hay ningún tipo de sistema de cobertura. Gracias al EGO, tenemos acceso a cuatro poderes (aumentar el daño del arma durante un tiempo, hacernos invisibles, aumentar nuestra habilidad y daño cuerpo a cuerpo, y lanzar un señuelo holográfico), los cuales podremos ir mejorando según vamos consiguiendo experiencia. De hecho, todo se mejora con el uso, ya sean armas (las cuales podemos personalizar), tipos de armas o incluso vehículos. Esto ya de por sí es algo que nos motiva a encariñarnos de un objeto y mejorarlo al máximo.

Las misiones (principales y secundarias) suelen tener una estructura muy simple: ir al punto A, matar a todos los enemigos de la zona, activar un mecanismo o proteger a X personaje durante un tiempo. Pensaba que se haría pesado al poco tiempo, pero por alguna razón, no era así. Me lo seguía pasando bomba disparando a las decenas de enemigos que nos atacan en cada misión, y encima muchas veces sobrevivir suponía un reto, por lo que las misiones lograban ser emocionantes. Suerte que disponemos de una opción para revivirnos automáticamente, pero claro, esto sólo lo podemos usar una vez, así hay que tener cuidado y buscar el escudo con la protección y la rapidez de recarga que mejor se adecue a nuestro estilo.

Algo bueno es que al afrontar cualquier misión, cualquier otro usuario puede estar en la misma zona, por lo que nos puede ayudar de forma indirecta, aunque no estemos formando un grupo o algo por el estilo. Esto se amplifica en los montones de eventos que hay en cada una de las localizaciones del enorme mapeado que tenemos para explorar, ya que a veces aparecerán zonas llenas de bichos a los que eliminar, y al hacerlo recibiremos recompensas especiales, o puede que nos encontremos con unos soldados abatidos por los mutantes a los que rescatar.

Así que aunque juguemos solos, nunca estaremos solos, y ése es uno de los atractivos de la beta. Pero claro, si queremos jugar en equipo de forma directa hay varias formas. La más típica está la de formar un grupo, para así afrontar las duras misiones con alguien más.

Luego está el modo cooperativo, donde nos enfrentaremos a niveles más lineales mucho más complicados de lo normal con una pequeña historia propia, por lo que es esencial que el trabajo en equipo con los otros tres compañeros que nos acompañarán. Finalmente está el PvP, donde en mapas cerrados asistiremos a partidas competitivas típicas del género, pero que funcionan muy bien con las mecánicas del título.

A estas dos últimas modalidades se accede por matchmaking, y algo bueno es que podemos dejar seleccionada una opción mientras que seguimos jugando en el mundo principal hasta que los parámetros mínimos necesarios para acceder a la partida se han cumplido.

Técnicamente, lo más impresionante de la beta (al menos en PS3) es que la conexión era estable en todo momento. Nada de tirones, lag o cosas por el estilo. En cuanto a los gráficos, pues el juego no impresiona a nadie. El popping es bastante fuerte cuando vamos en algún vehículo, y algunas animaciones son forzadas a más no poder. Pero aun así, la acción es fluida, que es lo principal. El sonido destaca algo más con alguna que otra melodía, aunque es donde más fallos había, con algunas pequeñas escenas en las que el sonido desaparecía por completo, o durante algunas misiones, varias líneas de diálogo se activaban mucho más tarde de cuando tenían que hacerlo. Esto es comprensible al ser una beta, con que espero que se solucione de cara a la versión final.

En definitiva, puede que todo lo que pudiéramos hacer en la beta de Defiance fuera muy genérico tanto en la jugabilidad, la conducción, la exploración y el planteamiento de misiones, pero es que me enganchó de una forma increíble, queriendo siempre explorar más de este universo, cumplir más misiones principales y mejorar más a mi Ark Hunter. No sé si a largo plazo estos sentimientos se mantendrán, pero por ahora lo tengo muy claro: tengo muchísimas ganas de que llegue el 2 de abril para crear a mi Ark Hunter definitivo y ver todo lo que ofrecerá este ambicioso y tremendamente divertido MMO.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *