Impresiones de la beta multijugador de God of War: Ascension

god-of-war-ascension

A pesar de que la saga God of War siempre ha sido sobre las épicas aventuras de Kratos en historias de un solo jugador, eso va a cambiar con God of War: Ascension. Cuando se anunció el juego, lo que más sorprendió de la futura precuela fue que incluirá un modo multijugador competitivo por primera vez en la saga. Y es que la moda de añadir el multijugador alcanza incluso a los “hack and slash”.

Lo curioso es que lo que más se ha mostrado del título es precisamente esta modalidad, y gracias a la beta multijugador, que estará abierta a todos los usuarios de Playstation Plus el próximo 8 de enero, ya nos podemos hacer una buena idea de qué nos encontraremos cuando el juego salga a la venta el año que viene.

Para empezar, Kratos no aparece por ningún lado en el multijugador. En su lugar, seremos un nuevo guerrero que servirá culto a uno de los cuatro dioses disponibles (o lo que es lo mismo, la facción que representa): Zeus y Ares son los únicos disponibles en la beta, pero faltan Poseidón y Hades. Pertenecer a un grupo o a otro nos dará acceso a armaduras, magia y armas diferentes, basándose cada uno en las peculiaridades de cada dios (Zeus con el rayo y Ares con el fuego, en este caso).

Tras el importante tutorial para aprender los controles (muy parecidos a los clásicos de la franquicia, pero con alguna novedad con los agarres en el R1, los contraataques o las patadas con el “Círculo”), ya podemos saltar a la acción en los dos modos disponibles. Por un lado tenemos “Favor de los Dioses” para cuatro jugadores, que es en esencia un “Todos contra Todos” disputado en el mapa del Foro de Hércules, que seguramente os sonará si habéis jugado a God of War III.

La otra modalidad es “Favor de los Dioses por Equipos” en el mapa que se anunció junto al juego, donde dos equipos de cuatro usuarios se enfrentan por conseguir la puntuación objetivo antes de que se acabe el tiempo. Para lograrlo podemos matar a los oponentes, o lo principal, capturar los tres puntos de control del mapa. Llegado un momento, caerá un arma del cielo, que podemos usar para matar al enorme titán que se encuentra en el nivel, y así conseguir muchos puntos de una forma muy espectacular.

Si bien los objetivos y las modalidades están muy bien estructuradas, el combate es tremendamente caótico y bastante desequilibrado al principio. Sí, la habilidad a la hora de esquivar los ataques o contraatacar es fundamental si queremos ganar y no es suficiente con hacer el mismo combo una y otra vez, pero enfrentarse a alguien que tiene mejor equipamiento que el nuestro es un suicidio.

Esto hace que las partidas iniciales sean muy decepcionantes. Sin embargo, a medida que vamos subiendo de nivel y desbloqueamos mejor equipamiento, el multijugador va ganando bastantes enteros, ya que te das cuenta de tácticas que funcionan y los combates pasan a estar más equilibrados.

Aun así, cuando hay más de dos jugadores en una pelea, todo se vuelve un caos en el que es difícil saber a quién estamos golpeando o incluso a veces, distinguir a nuestro personaje. Ésta es la principal pega del multijugador, ya que ni pertenecer a diferentes facciones logra hacer que se distinga claramente a un personaje de otro.

Algo bueno es que, sabiendo que el combate no puede gustar a todo el mundo, en “Favor de los Dioses por Equipos” las peleas se pueden evitar más o menos, y aun así ayudar a tu equipo capturando los puntos de control o usando las diferentes trampas del escenario para acabar con los enemigos fácilmente. Además, los power-ups que van saliendo de vez en cuando ayudan a mantener interesante la acción, ya sean orbes mágicos, las zapatillas de velocidad o un martillo poderoso.

La enorme calidad visual del juego también ayuda bastante a dar más sensación de espectacularidad. Y es que la brutalidad característica de la franquicia se mantiene a la perfección en el multijugador. Esto se comprueba fácilmente en las ejecuciones cuando hemos noqueado a un oponente y le agarramos, cuando pasaremos a sacarle las tripas, cortarle un brazo y partirle  casi en dos partes (como podéis ver en la imagen de arriba) o reventarle la cabeza a base de patadas.

Junto a esto, los escenarios tienen un acabado increíble. El nivel del desierto con el titán de fondo es sublime, pero el “Foro de Hércules” tampoco se queda atrás pese a su reducido tamaño.

El sonido también sigue muy en la línea de la saga, con melodías muy épicas de vez en cuando, además de un buen doblaje en castellano para introducir el mapa en el que vamos a jugar.

Al final, tras una primera toma de contacto que resulta bastante molesta por lo desequilibrado del juego, al seguir jugando, te das cuenta de lo divertido que resulta el multijugador. Las muertes brutales, enfrentarte a un titán o ir desbloqueando nuevo equipamiento engancha bastante.

Y aunque el multijugador tiene sus problemas (los mencionados desequilibrios o el enorme caos de los combates multitudinarios), la verdad es que sobrepasa las bajas expectativas que tenía depositadas en él. Puede que el multijugador no llegue al alto nivel de las historias individuales de Kratos, pero todo apunta a que al menos será una muy buena diversión una vez acabemos la nueva venganza de Kratos.

Entradas relacionadas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *