Impresiones de Wonderbook: El Libro de los Hechizos. La magia y la literatura al servicio de los niños

La semana pasada os trajo mi compañero Eric sus impresiones de Wonderbook: El Libro de los Hechizos, y tras probarlo hoy en Madrid, aquí os traigo las mías de este curioso periférico enfocado a los más peques de la casa. El libro de realidad aumentada Wonderbook será un libro normal y corriente, pero que al entrar en contacto con Playstation Eye, cobrará vida. Para movernos por él, usaremos Move, por lo que se consigue unir en cierto sentido la literatura infantil con la interactividad propia de los videojuegos.

El juego que acompañará al dispositivo será El Libro de los Hechizos, que nos contará pequeñas historias escritas por J.K. Rowling  sobre el origen de los hechizos del universo de Harry Potter, además de cómo no, ponerlos en práctica.

Tomaremos el rol de un nuevo estudiante de Hogwarts, con todo lo que ello conlleva: magia, pertenecer a una de las cuatro casas posibles e intentar ganar puntos para ser la mejor casa de las cuatro. Todo el juego está lleno de detalles pertenecientes al mundo de Harry Potter, como que los perfiles de cada partida sean como los cromos, que se mueven ligeramente con una pequeña grabación hecha por nosotros, o la posibilidad de enlazar nuestra partida con nuestra cuenta de Pottermore, la red social del universo del joven mago.

El desarrollo es bien simple. En cada página nos contarán el origen de cada uno de los hechizos (algunos de ellos bien populares como el Wingardium Leviosa para hacer levitar objetos), para luego aprender el movimiento necesario para activarlo. Todo lo haremos con solo tres botones: T para sacar las letras que tengamos al final de la varita mágica (el mando de Move), el botón Move mientras hacemos el gesto del hechizo en cuestión y el botón Círculo para terminar la actividad en la que estemos. ¿Y cómo pasamos de página? Haciendo exactamente eso en el Wonderbook.

El juego tiene mucho sentido del humor, y las pruebas en las que usamos los hechizos son muy sencillitas. La cosa se complica un poco al final de cada capítulo, cuando nos enfrentamos a un examen en el que tendremos que saber qué hechizo usar en cada situación. Aun así, todo sigue siendo muy fácil y accesible, ideal para los más peques de la casa. Es importante enfatizar esto, porque algo tan sencillo y simple a los más mayores nos puede aburrir al muy poco tiempo, pero tengo que reconocerlo: si hubiera tenido un libro así cuando era un crío, habría alucinado en colores con cada nueva página, y ése es precisamente el objetivo del título.

La inmersión va más allá de usar Move como si fuera una varita mágica, ya que habrá momentos en los que tendremos que interactuar con el libro directamente. Por ejemplo, en un momento, el libro estaba en llamas, y podíamos apagarlo con las manos u usando un hechizo de agua. Otro ejemplo es el tener que girar el libro para que se vea algo desde una perspectiva concreta.

Algo muy bueno es que, tras la calibración inicial, todo funciona a las mil maravillas, ya sea el movimiento de Move en la pantalla o la representación de todo lo que hay en teoría en el Wonderbook. Técnicamente también está muy bien derrochando simpatía por todos lados, lo que también se aplica a su doblaje al castellano.

Aunque no esperaba gran cosa, la verdad es que Wonderbook parece que va a ser un periférico perfecto para los más pequeños , y que así se adentren en el mundo de la lectura de un modo muy dinámico y divertido. Si se consiguen “libros” con propuestas tan interesantes como estas, Sony habrá dado en el clavo con este libro maravilloso. Así que parece que se convertirá en el regalo ideal a partir de la semana que viene para todos los niños en general, a los que les encantará adentrarse en el mágico mundo de Harry Potter de esta forma.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *