Impresiones de Sonic & All-Stars Racing: Transformed. Los karts de SEGA buscan la primera plaza

    La primera entrega sorprendió bastante por su alta calidad, y tras probar Sonic & All-Stars Racing: Transformed, todo apunta a que la secuela va a ofrecernos más velocidad arcade de la buena, pero esta vez por tierra, mar y aire. Cuando jugamos con el coche, todo es exactamente igual que en cualquier juego del estilo Mario Kart: hay armas que recoger para hacer la vida imposible a los rivales, los derrapes son esenciales para tomar bien las curvas y es necesario tomar las flechas de turbo para ganar las carreras.

    Sin embargo, no será raro ver cómo la pista se modifica según vamos avanzando en la carrera, pasando a zonas en las que el vehículo se transformará en un barco si vamos al agua, o en un avión si nos trasladamos por aire. En un principio pensaba que en ambos casos el juego funcionaría exactamente igual, pero nada más lejos de la realidad.

    El control varía radicalmente entre cada uno de los tres terrenos disponibles, siendo más complicado girar al ir en barco, o teniendo completa libertad para variar la altura en el avión. Todo mantiene su estilo de juego arcade, pero estos cambios tan pronunciados y que el circuito no se mantenga siempre igual hace que las carreras ganen un dinamismo (y espectacularidad) tremendo.

    En esta versión de prueba pudimos disfrutar de los primeros campeonatos del modo principal, donde iremos desbloqueando circuitos y personajes para luego jugar de forma individual o a pantalla partida (hasta cuatro jugadores en todas las consolas, y cinco en Wii U gracias al mando-tableta). El primer aspecto positivo de este modo carrera es la variedad de pruebas, y es que tan pronto podemos estar compitiendo en las típicas carreras, como pasar a enfrentamientos de uno contra uno en los que hay que superar a varios corredores en estos duelos, pruebas de derrape en las que el cronómetro no funciona a no ser que derrapemos en una zona concreta, o ataque de tráfico para evitar los coches y avanzar por los puntos de control en el tiempo establecido.

    Todo esto con tres niveles de dificultad, siendo el “Normal” en el que ya hay un reto ni muy complicado ni muy sencillo, por lo que todo apunta a que va a haber un buen reto para los más hábiles al volante.

    Las armas que podemos recoger durante las pruebas han cambiado respecto a la primera entrega, y todas nos serán de enorme utilidad para alzarnos con la victoria. Tendremos turbos adicionales, un motor que nos da mayor velocidad pero que debemos detonar antes de que se sobrecargue, un pez globo que funciona a modo de mina, fuegos artificiales (los cohetes clásicos), coches teledirigidos que persiguen a sus objetivos y, mi favorito: el enjambre de abejas que se coloca delante del que va en cabeza y es casi una garantía para acercarse un poco más al líder. El All-Star regresa, y sigue haciéndonos muy poderosos para hacernos remontar posiciones.

    Dependiendo de si superamos el objetivo de la prueba, el uso de las armas y nuestra habilidad conduciendo obtendremos puntos de experiencia para subir de nivel. Al hacerlo, se desbloqueará nuevos estilos adicionales para nuestro vehículo, pero no de forma visual, sino mecánica. Así, uno de los niveles es “Equilibrado”, por lo que las estadísticas de velocidad, aceleración y demás se quedan más igualadas. Así se consigue que cualquier personaje pueda tener las mismas posibilidades que los demás, o al menos eso parece de momento.

    Entre los personajes seleccionables, habrá 20 en total, entre los que se encuentran Sonic, Tails, Eggman (vamos, muchos de los personajes del universo Sonic), Beat de Jet Set Radio (se convirtió en mi personaje favorito), BD Joe de Crazy Taxi, Amigo de Samba de Amigo y muchos más.

    Con los circuitos también nos encontraremos montones de escenarios sacados de los juegos de SEGA, como After Burner (espectacular este nivel), Panzer Dragoon, Super Monkey BallSkis of Arcadia. Al menos, cada personaje tendrá un circuito basado en su juego, por lo que habrá también unos 20 circuitos.

    Técnicamente, el juego está a un nivel bastante alto. La sensación de velocidad que se logra es muy alta, y los escenarios son increíbles, todos con montones de detalles y efectos visuales que mantienen la carrera totalmente viva. La música logra exactamente lo mismo en los niveles probados, siempre acorde con el circuito en cuestión, y siendo extremadamente pegadiza.

    Así que todo apunta que Sonic & All-Stars Racing: Transformed va a ser un excelente juego de karting con el que pasarlo en grande jugando solos, con los amigos (sobre todo) u online, ya que mantiene todo lo que hizo divertida a la primera parte, pero con importantes novedades que lo hacen todavía más espectacular. No tenía muchas esperanzas en todo el tema de cambiar la forma del vehículo, pero tras esta toma de contacto, ya estoy deseando que sea el 16 de noviembre (o el 30 para los futuros usuarios de Wii U) para seguir corriendo por cualquier tipo de terreno.

    Entradas relacionadas:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *