La importancia de una buena historia y ambientación

    Cuando hablamos de un videojuego, muchos son los factores a tener en cuenta: gráficos, jugabilidad, duración, etc. Sin embargo, parece que muchas veces se dejan de lado dos aspectos fundamentales que no se descubren hasta que empiezas realmente a jugar: la historia y la ambientación. Está claro que si tienes todos los apartados bien hechos, el juego va a ser toda una maravilla, como puede ocurrir con Uncharted 2Half-Life. En el otro extremo, tenemos títulos que no nos cuentan ninguna historia, pero como su jugabilidad es tan buena, no podemos soltar el mando, como Rayman Origins, que también destaca por sus increíbles gráficos.

    Sin embargo, hay otros casos excepcionales, que demuestran la importancia que pueden tener una buena historia o una ambientación soberbia en el mundo de los videojuegos, ya que suelen tener alguno de los ostros aspectos por los suelos, pero descubrir más del personaje al que controlamos o el universo en el que nos involucramos nos motiva a seguir jugando.

    Un ejemplo clarísimo de este es Metro 2033. Su jugabilidad me ha parecido horrible, con una IA nula, un control que a veces es muy impreciso o un sistema de detección de impactos que falla más que una escopeta de feria. Y a pesar no disfrutar demasiado al jugar, no quería soltar el mando para descubrir más de este mundo apocalíptico.

    En este caso, lo que fallaba “únicamente” era la jugabilidad, pero hay casos en los que los gráficos también caen. Aquí podríamos encontrarnos con Spiderman: Edge of Time, un título con unos gráficos muy justitos y una jugabilidad repetitiva hasta la saciedad. Aun así, disfruté muchísimo de esta aventura gracias a su fantástica historia que te motiva a seguir hasta el final de esta paradoja temporal en la que el trepamuros se veía involucrado.

    El reciente El Testamento de Sherlock Holmes es otro gran ejemplo, ya que a pesar de contar con puzzles brillantes, su penoso sistema de control podría hacer tirar la toalla a más de uno. Pero de nuevo tenemos una gran historia y ambientación victoriana que te engancha a las primeras de cambio.

    Como ejemplo positivo tenemos algunas de las obras maestras del mundo de los videojuegos, que son lo que son no solo por sus geniales gráficos o divertida jugabilidad, sino por su universo e historia. No hay más que mirar a Mass Effect, Metal Gear Solid Bioshock, dos juegazos (o sagas) que nos brindaron diversión a la hora de jugar y un impresionante mundo para perdernos. Y es que si les quitamos estos dos importantes aspectos, serían muy genéricos y no habrían llegado a ser el fenómeno que son hoy en día.

    Puede que a muchos no les importe demasiado si un juego tiene una buena historia o una gran ambientación, pero para mí ya es algo fundamental que no debería de tratarse a la ligera en ningún videojuego, ya que ambos factores pueden conseguir que el juego sobresalga de los demás, o simplemente te haga disfrutar del juego a pesar de sus muchísimos fallos.

    ¿Y vosotros Desconsolados? ¿Qué importancia le dais a la historia y a la ambientación de los videojuegos?

    Comentarios

    1. Para mi es la jugabilidad y historia asegura un 80% del exito del juego, por ejemplo me encantan el max payne y el mass effect que en el 1 no tenian tanta grafica,ademas ni bien jugue alrededor de 30 min al mass effect dije ¡No que me compre! y cuando le di la oportunidad dos horas seguidas dije,que tonto fui,este es mi juego favorito,es increible.Por ejemplo el fear 3 es mil veces superior en graficos a estos dos y lo desinstale por lo aburrido que me parecio.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *