Impresiones: demo de Fable: The Journey

Desde ayer mismo está disponible la demo de Fable: The Journey en Xbox Live, y para los que tenemos Kinect, eso son muy buenas noticias, ya que las impresiones que deja esta demostración no podían ser mejores. Lo primero que destaca es que es el primer juego de Kinect que nos pide que juguemos sentados frente al televisor, lo cual es un punto a favor al ser (en teoría) una aventura larga, y se fortalece al mismo tiempo de que estamos ante un juego hardcore del dispositivo.

Al empezar a jugar, vemos que podemos seleccionar si somos diestros o zurdos, algo que será fundamental en la jugabilidad. Una vez dentro de la aventura, y tras un pequeño resumen para contarnos la base argumental del juego (un joven se separa de su grupo y en su periplo se encuentra con Theressa, que nos indicará su gran destino para salvar Albión del mal que se acerca), entramos de lleno en el tutorial y la calibración de Kinect.

Al levantar la mano derecha, cargaremos un rayo de energía, que lanzaremos al llevar el brazo hacia delante, lanzándolo en la dirección indicada con nuestro movimiento. Estos momentos iniciales sirven para calibrar el sensor, y aunque se puede hacer pesado disparar únicamente a unas estatuas de piedra, es una delicia ver cómo los controles responden muy bien y esto se mantiene para toda la demo.

Tras aprender a disparar nos enseñan que también podemos curvar los rayos una vez estén en el aire moviendo el brazo hacia donde queramos. Esto ya de por sí es una pasada, y de nuevo comprobar lo bien que funciona (en serio, increíblemente preciso) es una maravilla. El otro poder básico se acciona con el brazo izquierdo, y sirve para empujar a los enemigos hacia el lado que queramos.

El último concepto básico que tendremos que aprender se trata del de movernos por las zonas disponibles donde el juego nos lo permita, para así esquivar obstáculos como piedras gigantes o alejarnos momentáneamente del enemigo. Para ello, tan solo tendremos que inclinar nuestro cuerpo hacia la derecha o la izquierda, siendo la respuesta, de nuevo, muy buena.

Tras estos tutoriales en unas catacumbas, empieza un poco la acción en esta zona, para comprobar que al estar todo en movimiento, los controles siguen respondiendo a la perfección. Es más, incluso así aprendemos la posibilidad de devolver ataques (o defendernos) al poner el brazo izquierdo como si nos protegiéramos en la vida real cuando aparezca el indicador.

El juego es básicamente un shooter on-rails, pero que se convierte en algo mágico al usar los poderes moviendo nuestro cuerpo, consiguiendo una experiencia mucho mejor de lo esperado. La segunda parte de la demo es de una parte más avanzada de la historia, teniendo más vida, y hasta la posibilidad de convertir el rayo en una bola de fuego si saludamos al tener el rayo cargado. Aquí vemos más tipos de enemigos, siendo imprescindible con algunos usar el empujón para arrebatarles sus escudos, por ejemplo.

Por lo demás, seguimos avanzando matando enemigos antes de que nos impacten, pero ahora siendo todo más divertido que antes. También podemos ver el sistema de mejora del juego, ya que con los puntos de experiencia podremos subir de nivel varias características desde el menú de pausa (al que se accede poniendo el brazo izquierdo hacia este lado en horizontal en lugar de a 45º como en todos los juegos de Kinect). El plato fuerte de la demo está al final, cuando conseguimos el poder de usar una lanza con el brazo del rayo, simplemente llevando la mano hacia atrás como si fuéramos a lanzar este arma en la vida real. Con ella y una habilidad mejorada tras estos enfrentamientos toca acabar con un gran jefe final, que la verdad, únicamente peca de fácil, como el resto de la demo.

Así que las impresiones que podía dejar esta demo no podían ser mejores. Los controles funcionan muy bien y son muy intuitivos, los niveles son divertidos y te meten de lleno en la acción, y los apartados técnicos (con doblaje al castellano incluido) son de bastante nivel. Así que quitando lo fácil que resulta lo visto en la demo y todo lo que falta por ver (el sistema de moralidad, los caballos para explorar las diferentes partes de Albión y la historia), la verdad es que el título promete.

Ya iba siendo hora de un juego para Kinect que al menos sea diferente a lo que hemos visto, y a juzgar por la demo, que encime funcione a las mil maravillas. Así que si antes tenía ganas de que llegara el 11 de octubre para probar la versión final de Fable: The Journey, ahora estas ganas no han hecho más que aumentar.

 

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *