Impresiones: Far Cry 3. Bienvenidos a una isla de locura y diversión

farcry3

Aunque ya hemos vuelto muchos a la rutina de estudiar o trabajar, si nos ofrecieran irnos a una isla paradisiaca no nos lo pensaríamos dos veces. Pero claro, si una vez allí descubrimos que están todos como una cabra, nuestros amigos han sido secuestrados y casi todos los habitantes de la isla nos intentan matar, nos meteríamos de lleno en lo que nos ofrecerá Far Cry 3 a finales del mes de noviembre.

Tras ver bastantes vídeos que mostraban lo bien que pinta esta nueva entrega de la franquicia, por fin hemos podido probar la demo del pasado E3, y las impresiones no podían ser más positivas. Después de la escena introductoria a esta demo con la hermana del archienemigo de Jason, empieza la acción. El objetivo es bien simple: llegar hasta el campamento enemigo y eliminar a Vaas para así poner punto y final a esta traumática experiencia para nuestro protagonista.

Para llegar hasta las cercanías del campamento toca bucear un poco, viendo cómo no habrá demasiados indicadores en pantalla para saber el oxígeno que tenemos, ya que en su lugar la pantalla se irá nublando cada vez más, hasta que Jason se ahogue por completo.

Como eso no es lo que queremos en absoluto, continuamos por esta zona acuática hasta llegar al pequeño puerto donde un enemigo está tirando al agua unos cuantos cadáveres. Como os podéis esperar, él se convierte en uno de estos cuerpos sin vida tras una brutal muerte cuerpo a cuerpo iniciado desde el agua.

Esta aproximación sigilosa es lo mejor para llegar sin muchos problemas al campamento. Para ello, lo mejor es matar con el cuchillo o el arco. Con el primero tenemos una ocasión ideal de matar con dos asesinatos en cadena a dos enemigos desprevenidos, de nuevo, con espectaculares resultados. La parte del arco es un pelín más complicada para hacer que no nos descubran, pero como tenemos también un potente rifle de asalto, podemos optar por la acción más explosiva si así lo deseamos.

Algo interesante es que el juego se aleja de la salud regenerativa de casi todos los FPS, para dividir la salud en cuatro segmentos que sí se regeneran. Si perdemos uno de ellos, la única forma de recuperarlo será con un botiquín que podemos llevar encima, por lo que será fundamental pensar bien nuestros movimientos y emplear el sistema de coberturas a lo Killzone para no morir antes de tiempo.

Al llegar al campamento vemos como todo era una trampa de Vaas, por lo que toca avanzar matando a todo lo que se nos ponga por delante. Aquí podemos apreciar lo rápido que es el sistema de control, para que estemos haciendo en todo momento exactamente lo que queramos. Disparar a lo loco, hacer volar los coches disparando a los botes de propano cercanos o incluso liberar a los tigres para que se ocupen de nuestros enemigos por nosotros (pero luego hay que rematarlos o también se darán un buen festín con el bueno de Jason). Hay bastantes opciones para superar a los soldados, y eso se agradece, igual que los escenarios destructibles para que no estemos seguros siempre en la misma cobertura.

Tras acabar con el enemigo pesado y su lanzallamas (podéis esperar un efecto de fuego tan bueno como en Far Cry 2), nos adentramos en la zona objetivo, donde empieza una alucinación con Vaas que da por concluida la demo.

Gráficamente el juego pinta realmente bien, ya que si bien se pueden apreciar todavía muchos dientes de sierra al ser una versión de hace bastante tiempo, la fluidez de la acción lo compensa con creces. Lo mismo se puede decir de las animaciones, efectos de explosiones y demás. Pero claro, es el control más rápido el que hace que todo se disfrute mucho más, alejándose del excesivo realismo de la anterior entrega.

Según Ubisoft, el modo historia (que le da mucha importancia al argumento) durará unas 22 horas entre las misiones principales y las secundarias que nos ofrecerá este mundo abierto. Eso sí, no tendremos completa libertad para explorarlo desde el principio, sino que iremos desbloqueando zonas según avancemos para ofrecer una experiencia más centrada. Por otra parte, el cooperativo con su propia campaña nos dará otras 6 horas de juego, y el multijugador competitivo unas 30. Adicionalmente, ya están planeando cinco conjuntos de DLC para ampliar la experiencia otras 15 horas. Vamos, que si estas cifras se cumplen más o menos, tendremos juego para rato.

Y esto es en lo que se resume esta primera toma de contacto con Far Cry 3: diversión, gráficos impresionantes y la promesa de un juego inmenso. Realmente es una lástima que no estemos disfrutando ya del juego en nuestras casas, pero al menos, parece que la espera hasta el 28 de noviembre merecerá la pena.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *