Polybius, ¿Juego maldito?

    Hoy os hablaré de una historia que llegó a mis manos hará unos días, no tenía idea de que existiera algo como esto en el mundo de los videojuegos lo que no hace más que demostrar lo mucho que aún me queda por estudiar. Polybius es un juego que vio la luz en 1981 en formato arcade de mano de una empresa muy poco conocida, Sinneslöschen. La primera tirada de la máquina fue de 7 recreativas que se difundieron por los suburbios de la ciudad de Portland.

    La leyenda dice que el éxito de la maquina fue brutal y que al día siguiente ya había largas colas en las recreativas para jugarlo. ¿Cómo era dicha máquina? La caja del arcade era completamente de color negro con su nombre en azul, en el centro tan solo un joystick y un solo botón.

    ¿Qué tiene eso de maldito pensaréis? Las historias que hay sobre dicho juego son demoledoras y la gente que lo probó acabó odiando los videojuegos. El juego consistía en una combinación de luces y gráficos vectoriales estroboscópicos y contaba con mensajes subliminales incluidos similar al juego de Atari Tempest. El juego consistía en manejar a una nave espacial, propiamente no la controlamos a ella sino al escenario que es lo que movemos usando el joystick. Si a eso sumamos el hecho de que gráficamente era muy superior a otras maquinas y que su sonido sintetizado superaba a ningún otro hasta la fecha hizo que fuera un éxito. ¿Aún nada misterioso, verdad?


    No todo era de color rosa y los efectos del arcade eran destructivos para el subconsciente humano: mareos, pérdidas de memoria, brotes epilépticos, nauseas, alucinaciones… Se habla de que hubo gente que intentó suicidarse por culpa de los mensajes subliminales del juego. Algunos jugadores aseguraron ver caras de aspecto demoníaco al mirar indirectamente la pantalla del juego, caras que desaparecían al fijar la mirada. Otros dijeron incluso que oían voces ininteligibles, gritos de terror, dolor o pánico e incluso voces femeninas que entre sollozos decían frases terroríficas como “¿Por qué me haces esto?” o algunas más subversivas como “Honra la apatía” o un perturbador “Mátate”. A pesar de todo esto la maquina fue terriblemente adictiva y la gente no podía dejar de jugar a la misma sin embargo iba creando en la gente un odio visceral hacia la máquina a medida que se enganchaban más a él.

    La leyenda dice que el juego fue programado por Ed Rottberg un empleado de Atari que diseñó Battlezone sin embargo algunos dicen que dicho juego nunca llegó a existir y que la leyenda se basa en un juego que se comenzó a desarrollar en sudamérica que pretendía ser mucho mejor gráficamente a los demás, sin embargo el juego causó problemas de epilepsia y se canceló, despidiendo a la empresa subcontratada Sinneslöschen.

    Aquí no acaba la leyenda sino que hay todavía más. Algunos dueños de recreativos aseguran haber visto a “Hombres de Negro” que vigilaban el funcionamiento de las máquinas y que  tomaban notas de como reaccionaban los jugadores. Por supuesto la gente relaciona esto con la posibilidad de que la máquina perteneciera al gobierno de los Estados Unidos. Además en la misma época se creía que ATARI tenía contratos con el gobierno y que Sinneslöschen no sería más que una tapadera de la propia ATARI, teniendo en cuenta que meses después sacaron un juego similar no es una idea tan descabellada.

    Se dice que un mes después todo desapareció rápidamente. El gran detonante fue la supuesta muerte de un joven mientras jugaba, la causa del fallecimiento fue un ataque epiléptico. 24h después un destacamento de trabajadores, vestidos de riguroso negro, desmantelaron todas las máquinas.

    Supuestamente nadie mantiene una copia de la ROM del juego por lo que no nos es posible saber cómo era el juego. Sin embargo circulan por Internet diversas recreaciones de cómo era el juego en su forma original y si uno investiga un poco es capaz de llegar a este video:

    Ciertamente es un poco perturbador, ¿no creen?

    Os lanzo la pregunta, ¿creéis que es cierto o no es más que una leyenda urbana?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *