Paisajes en los videojuegos

    Mi primera entrada como colaborador para Desconsolados es una llamada a la reflexión sobre algo que en muchas ocasiones pasan desapercibidos, los paisajes. Desde hace unos meses me fijo mucho en ellos, no sé si será por deformación profesional, o porque me fijé en ellos una vez y desde entonces no paro de hacerlo. Lo que sí sé es que es algo que siempre está presente cuando jugamos a un juego y que quizás debería ser más tenido en cuenta.

    Skyrim

    Recientemente tuve un buen debate tratando este tema con un grupo de compañeros universitarios con los que estamos investigando sobre videojuegos y hablamos sobre los paisajes y las capacidades de las consolas y PCs para representar la realidad tanto actual como histórica y cómo eso podía ser una herramienta poderosa. Por supuesto salió a coalición el Assassin’s Creed II  (no solo por su calidad arquitectónica y de paisajes) por el hecho de llevar una base de datos históricos interna que nos permitía conocer datos sobre los edificios y personajes que visitamos. Una herramienta útil, poderosa y un punto a favor para el eterno debate sobre si los videojuegos son o no educativos y buenos para el desarrollo de una persona.

    Sin embargo, con esta entrada busco otro planteamiento del tema, más estético, y es que últimamente quedo literalmente con la boca abierta frente al trabajo que se invierte en paisajes en los videojuegos. No puedo hacer otra cosa más que gastar minutos y minutos simplemente  paseando por los escenarios y observar la calidad de los mismos, no paro de imaginar planos cinematográficos y posibilidades en el uso de dichos escenarios. No creo que haga falta pensar demasiado para encontrar más de un título que nos haya transmitido esta sensación, desde Skyrim con sus montañas nevadas hasta Call of Duty: Modern Warfare 3 con sus planos de París derruida.

    Metro 2033: Last Light

    No es de extrañar que en los últimos años los equipos de desarrollo de videojuegos contraten a arquitectos, historiadores o expertos en la construcción y creación de escenarios tanto de fantasía como reales. Y es que están comenzando a dar una importancia mayor a los paisajes, porque no son ya el escenario donde nuestros personajes se mueven sino un elemento de atracción al cliente.

    El último juego que me ha transmitido tamaña belleza de escenarios y que me ha dejado con la boca abierta sin tan siquiera jugarlo es Risen 2: Dark Waters . El juego lleva ya un tiempo en PC pero no será hasta agosto, que llegará a otras plataformas. La ambientación y escenarios son magníficos, juzgad  vosotros mismos.

    Comentad, ¿qué juegos os han dejado sin habla? ¿Qué mundos os han obligado a pasar horas solo vagando por ellos para apreciar los paisajes?

    Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *