El E3 de las secuelas, de Ubisoft y la desinformación de Wii U

    Ya ha pasado una semanita desde que se terminó la feria de las ferias de videojuegos, el E3, y la verdad es que su edición de 2012 ha dado mucho para hablar, aunque no en el mejor sentido.

    Por un lado, este año hemos podido ver más que nunca cómo las grandes compañías nada más que van a lanzar la enésima secuela de las franquicias que saben que van a vender, contándose con los dedos de una mano las nuevas IPs que aseguran títulos Triple A: The Last of Us, Beyond: Two Souls y varios juegos de Ubisoft, sobre la que me centraré más adelante. Vale que estamos en un momento económico en el que sólo se financian grandes proyectos a títulos que se sabe van a vender (y más tras ciertos batacazos recientes, como la bancarrota de los desarrolladores de Kingdoms of Amalur: Reckoning al no vender los dos millones de copias necesarias, o hace algo más de tiempo, Mirror’s Edge por poner un par de ejemplos), pero no estaría de más ver algo más de originalidad en las superproducciones más allá de los juegos descargables, donde al menos sí que hay ideas frescas y muy interesantes como The Unfinished Swan o Quantum Conundrum.

    Con esto no quiero decir que las secuelas se deberían de dejar de hacer, ya que la calidad de las continuaciones mostradas, como Call of Duty: Black Ops II (realmente me sorprendió el juego cuando no esperaba nada de él), Tomb Raider, Need for Speed: Most Wanted, Halo 4 o Dead Space 3, está fuera de toda duda. Tan “sólo” se trata de pedir algún juego que nos sorprenda, que sea algo nuevo, y que sea de calidad, como pasó al inicio de la generación con Gears of War, Mass Effect o Bioshock.

    Otro tema muy importante de este E3 ha sido Wii U, y el rarísimo trato que le ha dado Nintendo. Primero, el vídeo Pre-E3 explicando varias de las características de la consola, como la mayor conectividad online, el Miiverse, el nuevo mando similar al de Xbox 360 o los cambios hechos a la tableta, eran un buen indicador de que en la conferencia de verdad nos iban a mostrar todo el catálogo de juegos con el que mostrar su consola como el siguiente paso del entretenimiento, y para nada fue así.

    De anuncios sonados, tenemos Pikmin 3 y LEGO City: Undercover, porque lo demás fueron ports y demasiados minijuegos, cantes y fitness. ¿Así es cómo Nintendo quería recuperar al usuario hardcore? Pero lo peor de todo no fue esto, sino que si planeas lanzar una nueva consola de sobremesa en unos meses, lo lógico sería dar todas las especificaciones técnicas, precio, fecha de lanzamiento y catálogo inicial, ¿no? Pues la “Gran N” no piensa así, ya que la desinformación sobre la consola es monumental, con fechas rumoreadas por despistes de los desarrolladores, juegos de desarrolladores importantes como Platinum Games con P-100 que se anuncian justo después de la conferencia, nada de decir un precio exacto, etc. Sin duda, Nintendo se ha cubierto de gloria este E3, tanto por su pésima conferencia como por cómo ha tratado a Wii U y Nintendo 3DS (algo que también se puede aplicar a Sony con el poco protagonismo que dio a PS Vita cuando más lo necesita), haciendo otra conferencia exclusiva para la portátil pero sin mostrar mucho más.

    Por suerte, ahí estaba Ubisoft para paliar tanto el problema de la originalidad como de Wii U. En el primero, el broche final para la mejor conferencia del E3 sin ninguna duda (con secuelas y demostraciones impresionantes como Assassin’s Creed III y Far Cry 3), fue el anuncio de Watch Dogs, una franquicia completamente nueva en la que encarnamos a un hacker en un mundo abierto, que usa la acción y sus habilidades de pirateo para lograr sus objetivos. Si ya de por sí el anunciar una nueva IP es algo digno de mención, la impresionante demo con la que se presentó el juego nos dejó a todos sin sentido. Si a esto le añadimos la falta de información para aumentar la expectación sobre el juego, el juego se convirtió en toda una sensación de la feria, internet y del mundo. Por suerte, ya sabemos que lo disfrutaremos en PC, PS3 y Xbox 360 el año que viene, por lo que al menos, las nuevas sagas y sorpresas pueden mantenerse un poco más.

    Con respecto a Wii U, la verdad es que la compañía francesa es la que más ha hecho para que la consola sea atractiva gracias a su gran apoyo. Para empezar, con la alucinante demo de Rayman Legends, que si bien no será exclusivo, sí que tendrá aspectos únicos en Wii U, y que solo mostraran esta versión es una gran muestra de apoyo, además de ofrecer una nueva forma de jugar gracias a la tableta-mando. El otro gran juego (junto a los típicos de deportes, fitness y baile que están preparando) fue ZombiU, esta vez exclusivo al 100% (al menos por el momento), y que lleva un paso más allá el género zombi gracias a las nuevas posibilidades que trae la consola, y con un concepto jugable muy interesante en el que si mueres, cambias de personaje y empiezas de cero, muy a lo Dark Souls.

    Estos han sido los aspectos que más destacables me han parecido de este algo ligero E3. Y a vosotros Desconsolados, ¿qué es lo que más y menos os ha gustado de la feria de Los Ángeles?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *