Impresiones FIFA 13. David Rutter nos muestra las novedades de este año

Tras lo bueno que fue FIFA 12, ¿qué novedades puede traer FIFA 13 para que sea otro paso adelante para la franquicia? Eso es lo que nos preguntamos todo, y por suerte, David Rutter (el productor de la saga) se pasó la semana pasada por Madrid para contarnos en qué han estado trabajando estos meses, y dejarnos bien sorprendidos tras unos cuantos partidos.

Pero mejor no nos adelantemos. Después de que el año pasado se centraran en mejorar al máximo la tecnología del título, en esta ocasión se han centrado mucho más en la jugabilidad, para hacerla lo más realista y fluida posible. Para ello, se han puesto el objetivo de trasladar el drama y la impredecibilidad del deporte rey a nuestras consolas centrándose en dos aspectos clave: el ataque, con una mayor libertad y creatividad ofensiva, y la posesión del balón.

En el ataque, se han esforzado mucho en mejorar la IA de los jugadores, viendo algunos de los fallos que ocurrían en anteriores entregas respecto a lo que podemos ver en cualquier partido cada semana. Por ejemplo, nuestros compañeros no estarán avanzando y retrocediendo en la línea de juego que formen los defensas, sino que ahora se mantendrán en la línea de forma realista y no tan cómica casi.

Otras jugadas en las que notaremos estas mejoras son al abrir los huecos, moviéndose los compañeros de forma mucho más natural e intentando anticiparse a nuestras jugadas para apoyarlas. Lo mismo pasa con el dejar pasar el balón si se ven rodeados para buscar una zona algo más abierta, o simplemente rodear a un jugador cuando se interponga en su trayectoria en lugar de cambiar de dirección y mandando al traste nuestra estrategia. En definitiva, buscan que todo el juego sea mucho más orgánico que en entregas anteriores.

Otra gran mejora en las ofensivas son el nuevo sistema de dribbling, al sumar movimiento lateral al control de 360 grados. Así, nuestras posibilidades a la hora de regatear o incluso de defender el balón posicionándonos entre el esférico y el contrario. Para asegurarse que tenemos el mayor control posible para estas acciones, han partido desde el sistema de regates de FIFA Street.

El sistema de faltas también ha sufrido muchas mejoras. Como se puede ver en todos los partidos, la defensa puede avanzar pasito a pasito mientras el árbitro no se percate (ojito, que puede sacar tarjeta amarilla si nos pasamos), y por fin se ha superado la ilógica limitación de saltar una única vez. Pero eso es en la defensa, ya que en el lanzamiento, podemos poner varios lanzadores para despistar a los defensas, por lo que habrá que estar más atentos que nunca.

Luego llegamos al otro gran pilar en el que se han centrado para las mejoras: la posesión. Algo que restaba realismo a los anteriores FIFA era que todos los jugadores, fueran del nivel que fueran, controlaban siempre el balón al primer toque, cuando en la vida real eso es algo que consiguen muy pocos deportistas. Por eso, esta vez lo han regulado muchísimo más, yéndose si es un pase muy complicado, o si no estamos colocados de la mejor manera posible. Esto es algo que también tendremos que tener en cuenta como defensas, por lo que afectará tanto a los momentos ofensivos como a los defensivos.

Pero se acabó de tanta charla técnica, y llegó la hora de ponerse bajo los mandos para comprobar por nosotros mismos estas mejoras en unos cuantos partidos. La verdad, soy un negado con cualquier juego de fútbol, por lo que vaya si noté el cambio del control al primer toque. Más pérdidas de balón y más dificultad es lo que parece que será permanente, pero también mucho más gratificante cuando logramos marcar un gol.

El sistema de regates, sinceramente, no lo he notado mucho porque de nuevo, soy manco en este tipo de juegos, y es intentar un regate y perder el balón automáticamente. Sin embargo, sí que pude experimentar en mis carnes varios de estos regates, por lo que parecen funcionar bastante bien.

Las mejoras en la IA también se notan bastante, tanto las de nuestros compañeros como las de los oponentes, al jugar más en equipo que nunca. Por ejemplo, al intentar irme por las bandas para luego centrar al área, vi cómo me rodearon un par de defensas de forma que era casi imposible salir de la situación de tal forma que no te das cuenta hasta el final. Sin duda, los partidos se sienten más naturales y realistas que nunca, eso que no todas las mejoras que nos contaron estaban implementadas al máximo.

Aunque a la versión que jugamos todavía le faltaban bastantes meses de desarrollo para estar a pleno rendimiento (y ciertamente, se notaba con algún que otro bug con faltas que se disparan solas sin que se muevan los jugadores o unos árbitros que sacan demasiadas tarjetas) y todavía faltan muchas novedades que desvelar, ya mostraba un muy buen camino para volver a sorprender con una entrega mejor todavía que la del año pasado. Así que amantes de los juegos de fútbol, id preparando vuestros pulgares, que se avecina otra gran temporada del deporte rey en nuestras consolas.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *