Primera toma de contacto con Assassin’s Creed III. Nuevo héroe, nueva localización histórica

Connor se prepara para su gran estreno con esta bonita vista de un Boston nevado

Dentro de las nuevas franquicias de esta generación, una de las que más ha calado entre los jugones ha sido sin ninguna duda Assassin’s Creed. Puede que su primera parte no fuera todo lo que nos gustaría que hubiese sido, pero la premisa argumental, histórica y jugable estaba en su puesto para crear una gran saga, algo que se confirmó con el nacimiento de Ezio Auditore Da Firenze en la segunda entrega. Desde entonces, hemos seguido a este gran Assassin durante tres años seguidos con sus luchas constantes contra los templarios en pleno Renacimiento italiano, y hasta volvimos a las cruzadas para un último adiós a Altaïr.

Sin embargo, ya iba siendo hora de darle vidilla de nuevo al argumento, con un nuevo personaje, una nueva localización histórica, y, en definitiva, muchísimos cambios para llevar la franquicia al siguiente nivel. Sin embargo, con su anuncio todavía muy reciente, está muy claro que la Revolución Americana no es la primera opción que muchos teníamos en mente para Assassin’s Creed III, y no creo ser el único que un cambio tan brusco pudiera tornarse en contra de los Asesinos al alejarse de ciudades, la aparición de armas de fuego y muchísimos otros factores. Afortunadamente, la semana pasada se pasó por Madrid Matthew Turner, el guionista del juego, para explicarnos por qué se había decidido esta nueva época, y lo más importante: mostrarnos el juego en movimiento.

Pero como se suele decir, vayamos por partes. Lo primero que nos enseñaron fue un vídeo que hicieron hace más de dos años, nada más se terminó el desarrollo de Assassin’s Creed II, para mostrar por qué la época de la Revolución Americana sería una buena idea. Con maquetas y soldados de juguete (de una forma similar al famoso tráiler de Halo 3), enseñan la vida en las colonias, las grandes batallas, la vida en el campo, y sobre todo, la manipulación de los templarios en este conflicto moviendo cada una de las fichas a placer.

Assassin's Creed III

Matthew nos explica todo sobre Assassin's Creed III

Esto es una buena señal, pero lo mejor vino después. Para convencer a los mandamases de Ubisoft de que lo que tenían en mente iba a ser algo muy grande, hicieron un vídeo por ordenador que imitaría las ideas que querían plasmar, como si fuera algo gameplay. Para que os hagáis una idea, exactamente igual que el infame tráiler de presentación de Killzone 2. Espectacular es la palabra que mejor describe el vídeo, mostrando a Connor en una zona nevada, siguiendo rastros, cazando algún que otro animal con un rifle, o escalando para evitar la nieve profunda que ralentiza su movimiento. Todo hasta toparse con un grupo británico, al que empieza atacando con una increíble cadena (muy similar a la de Scorpion de Mortal Kombat) para luego acercarse con cuchilla y tomahawk en mano, haciendo unos movimientos sencillamente brutales. La parte más “fantástica” fue que incluso, antes de empezar con el cuerpo a cuerpo, Connor evitaba las balas con un estiloso movimiento a cámara lenta hacia un lado. Todo esto para al final, acabar con el objetivo, y cortarle la cabellera como prueba de que hemos cumplido el encargo.

Sin embargo, esto todavía era un proyecto, y hubo dos elementos que se eliminaron directamente: lo de esquivar las balas y cortar cabelleras. Lo primero porque era demasiado fantástico, y lo segundo porque no es algo muy propio ni de los Assassin, ni de la tribu a la que pertenece Connor. Junto a esto, la cadena se ha convertido en un dardo con un hilo, ya que este arma sí que existió, al contrario que la cadena.

Como igualmente querían llevar la franquicia al siguiente nivel para que no se quedara estancada, empezaron el desarrollo de las animaciones o de la interfaz desde cero, para que fuera algo nuevo y familiar al mismo tiempo. Con lo de las animaciones, lo veremos rápidamente al escalar, tanto en ciudades como en el bosque, o con los nuevos movimientos de deslizarnos para dar más libertad al jugador. Con el Animus, lo han hecho lo más intuitivo y dinámico posible, eliminando muchos menús intermedios, y hasta durante el juego, marcando de una forma más sutil los objetos interactivos. Todo para que realmente parezca que estamos en el Animus 3.0.

Cuando vieron que tenían grandes ideas entre manos, ya empezaron el desarrollo con cuatro pilares sobre los que partir: calidad, la mejor localización posible, un nuevo héroe, y el uso de tecnología completamente nueva para contenido fresco y novedoso.

Para el primer aspecto, se han asegurado que éste haya sido el desarrollo más largo de la franquicia desde el primer Assassin’s Creed. Además, han empleado al mayor equipo de desarrollo hasta la fecha, siendo la mayoría provenientes de la trilogía de Prince of Persia, Assassin’s Creed I y Assassin’s Creed II. Por último, gracias al emplear una versión optimizada del motor de la saga, pudieron crear una alpha muy temprana para empezar a solucinar bugs y pulir el juego.

Con la localización, esta vez nos encontraremos en el período que va de 1753 a 1783, lo que nos dará una gran perspectiva antes, durante y después de la Revolución Americana. La elección de este ambiente se debió a que, unido a la gran profundidad de la lucha entre británicos y los colonos, se le suma toda la guerra de fondo entre los Assassins y los templarios, que son el eje fundamental de la franquicia, por lo que no pudieron dejarlo pasar. Además, este cambio ofrecería novedades jugables al pasar de entornos urbanos a ciudades, grandes batallas y ciudades, en los escenarios más vivos de toda la saga.

Aunque pueda parecer que esta época solo atraerá a unos pocos, presenta unos temas universales como la lucha entre el poder y la opresión, el control frente a la libertad y la libertad o la muerte. Además, poder experimentar el nacimiento de una gran nación como EEUU e inspirar al pueblo en su lucha por la libertad es algo que atrae a todo el mundo.

En la cuestión de los escenarios, nos encontramos como principal novedad la parte del bosque, en la que tendrán lugar el 30% de las misiones del juego, y simplemente esta parte será 1,5 veces mayor que Roma de La Hermandad, pero tranquilos que estará lleno de cosas que hacer a pesar de su enorme tamaño. Connor ha estado viviendo siempre en el bosque, por lo que nos da la sensación de que somos unos auténticos depredadores cuando vamos a por los enemigos. Esto se verá aumentado con la nieve, ya que no sólo afectará visualmente al nivel, sino que limitará los movimientos por tierra. Además, podremos seguir rastros con las huellas o la sangre para seguir animales o enemigos, lo que dará una perspectiva completamente nueva a nuestra forma de jugar.

Las ciudades seguirán siendo fundamentales, visitando Boston o Nueva York como principales centros urbanos. Al contrario de lo que se piensa, las ciudades eran bastante grandes y no simples puestos asentados en una misma zona. De esta forma, seguirá habiendo edificios emblemáticos, trasladando toda la fluidez conseguida en el bosque a la ciudad, lo que hará la exploración más rápida. La climatología también llegará a la ciudad, siendo esta vez variable, pudiendo pasar por nieve, niebla o lluvia, igual que en el bosque.

El personaje de Connor es completamente nuevo, y en sus orígenes ya se plasma esa falta de importancia real del conflicto y cómo sirve únicamente de marco argumental para Assassins contra templarios. Mitad británico y mitad indio de los mohawk, es alguien que, por lo que le ocurrió durante su juventud, se convertirá en Assassin para luchar por los ideales de justicia y libertad. Para ello, contará con un armamento muy completo, incluyendo dos pistolas, la cuchilla oculta característica de la franquicia, un tomahawk y un arco entre otros juguetitos.

Junto a él, nos encontraremos con personajes históricos reales. Los más conocidos serán seguramente George Washington y Benjamin Franklin, pero veremos de ellos una versión más humana y no tan perfecta como se tiene actualmente. Además, habrá otros individuos no tan conocidos. Un buen ejemplo es Gilbert Du Motier De Lafayette, un aristócrata francés empeñado en participar en la revolución, que ante la imposibilidad de ir desde Francia por culpa de los ingleses, se vino a España y se embarcó hacia América vestido como mujer hasta que finalmente pudo llegar a Filadelfia. Lo mismo pasa con Charles Lee, que iba a ser el primer comandante en jefe de EEUU, pero al ser británico, le tenían que compensar por las tierras que perdería en el Reino Unido, y como Washington no les pedía nada, acabó siendo el primer presidente norteamericano.

Después de tanta presentación, por fin llegó la hora de ver el juego en movimiento. Por desgracia, no se trataba de una demo en tiempo real, sino de un vídeo gameplay de unos 10 minutos, que nos mostraba tres escenarios bien diferenciados entre sí. Esta demostración tiene un par de meses, por lo que todavía tienen unos 11 meses de desarrollo para pulir aún más el juego.

La primera parte del vídeo tiene lugar en el bosque en pleno invierno. Connor está siguiendo un rastro de sangre, que le lleva hasta los restos de un británico, que va a ser merienda para oso. Connor está a punto de serlo también, pero logra eliminar al animal. Con esto, quieren mostrar que cuando exploremos el bosque, los animales estarán libremente por el escenario, aunque se veía que claramente este encuentro estaba preparado. En estos momentos, el aspecto visual que más destaca es el nuevo HUD. Ya nos podemos ir despidiendo del esquema de los cuatro botones en la esquina superir derecha, para que sólo aparezcan el “Círculo” y la “Equis” justo encima del indicador de nuestro inventario (que marcaba en casi todo momento la cuchilla y las dos pistolas ocultas), y los objetos con los que se puede interactuar aparecen resaltados de una forma más elegante que antes.

Ahora, Connor se empieza a mover y escalar por los bosques, hasta llegar a una parte bastante alta desde la que se veía un precioso horizonte. Igualmente, el efecto de la nieve es muy realista, siendo realmente espectacular en todos los sentidos. Mientras vemos esa bonita estampa, aparece un pequeño convoy británico. Para situarse debajo de él, Connor empieza a moverse con una fluidez pasmosa por los árboles. Al final del convoy hay un carro con paja, y Connor se mete en él con un salto de fe, lo que es una novedad: saltos de fe en objetos en movimiento.

Assassin's Creed III

La segunda parte del vídeo tiene lugar en Boston, esta vez en verano. Connor ha desembarcado en un gran puerto, lleno de vida y con montones de NPC completamente ajenos al protagonista: vendedores, transeúntes, perros domesticados, niños gritando las noticias o incluso ladrones intentando conseguir algo de comer. El nivel de vida de la urbe es el mayor que nos hemos encontrado hasta la fecha, lo cual ya es de por sí un logro.

Cuando Connor llega a un control británico, empieza una pequeña persecución. Para escapar, Connor salta sobre un carro en movimiento (otra novedad), unos puestos del mercado y una farola hasta meterse en la ventana de una casa para atravesar el edificio (no podremos explorar su interior) para dar esquinazo a los perseguidores. Estos nuevos movimientos que emplea Connor, tanto por su velocidad como por su naturaleza, me recordaban bastante a las películas de Jason Bourne, lo que hace las huidas mucho más espectaculares. Por último, vemos a Connor escalar un campanario bastante alto, para mostrar que, a pesar de este nuevo período histórico, seguirá habiendo muchos lugares que escalar.

Y ahora, el plato fuerte de esta demo: una de las grandes batallas de la Revolución. Al principio, Connor va a caballo (en efecto, volverá y con un mejor control que nunca) hasta el campamento americano, donde tiene una conversación con el cabecilla de este destacamento, que como nos contó Matthew, es un personaje bastante peculiar y afortunado, que llevó los puros a EEUU. Lo más destacable de esta escena es que, como todas las del título, está hecha mediante captura de movimiento, de rostro y de sonido simultánea, para garantizar la mayor calidad posible durante las cinemáticas.

En esencia, lo que se dice es que el objetivo de Connor está en el campamento británico, por lo que deberá de cruzar todo el campo de batalla sin ser descubierto (ni abatido), para poder asesinar a su objetivo. Es entonces cuando empieza el verdadero espectáculo visual de la demo, con casi mil soldados en pantalla al mismo tiempo, cañonazos y explosiones por doquier. Para ir moviéndose, Connor aprovecha los momentos en los que el enemigo recarga justo después de disparar para ir yendo de cobertura en cobertura.

Cuando ha avanzado bastante, puede dar un rodeo usando los árboles para moverse sin ser descubierto. En su trayectoria, ve una patrulla enemiga. Desde la altura, selecciona el dardo con la cuerda, para clavársela en el cuello a un enemigo, y tirar de la cuerda al saltar para colgar el británico en el árbol. Justo después, cuando todos los soldados más alejados se preparan para usar a Connor como práctica de tiro, éste agarra al que iba al lado del enemigo colgado, para usarlo como escudo humano. Una vez han desperdiciado su disparo, empieza el verdadero combate cuerpo a cuerpo, usando tanto el tomahawk como la cuchilla.

Los nuevos movimientos de combate son muy espectaculares, y mucho más brutales que nunca. Como nos contó Matthew, Connor tiene un estilo de lucha muy diferente al de Altaïr y Ezio, y no espera a que los demás le ataquen para contraatacar, sino que es él el que va a la ofensiva. Esto se pudo ver muy claramente al despachar a los enemigos de una forma mucho más rápida que nunca. Sin duda, el combate promete mucho en esta entrega.

El joven Connor sufrirá algún hecho clave que le llevará al camino de los Assassin.

Tras una zona de escalada, que demuestra la gran agilidad de Connor, por fin llega al campamento enemigo. Oculto con unos matorrales, visualiza a su objetivo, que va a caballo, y empieza su acometida. Para llegar hasta él, va despachando a los enemigos que tiene delante sin parar de correr, ya sea mediante embestidas con sus armas o saltos desde la espalda, lo que hace los asesinatos completamente dinámicos al no detenerse en ningún momento, dando lugar a unos segundos muy espectaculares. Todo esto para terminar saltando con cuchilla y tomahawk en mano y con un ángulo de cámara más cinematográfico, a por el objetivo, para que salga el logo de Assassin’s Creed III en el momento del asesinato.

Toda esta demo presentaba un aspecto visual y sonoro realmente alucinante, notándose enormemente el paso de la trilogía de Ezio hasta la aventura de Connor. Si a esto le sumamos el genial contenido de la demo misma (realmente espero que Ubisoft muestre el vídeo, porque estas palabras no le hacen justicia), pues el juego pierde de un plumazo todas las dudas que podía plantear este importante cambio. Así que fans de la franquicia, ya podéis ir sacando a relucir vuestras capuchas y cuchillas, porque, aunque todavía falta mucho que ver y (sobre todo) probar, Assassin’s Creed III va a pegar muy fuerte el 31 de octubre.

Entradas relacionadas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 7 = uno

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>