Impresiones: demo cooperativa de Syndicate

Desde esta misma semana, por fin podemos disfrutar de la demo cooperativa del esperado remake de Syndicate, que saldrá a la venta a finales del mes de febrero. Como su propio nombre indica, en esta versión de prueba únicamente podremos probar el modo cooperativo del título, pero ya de por sí da muchos motivos para estar emocionados ante este lanzamiento, hayamos probado el original o no (como es mi caso).

La demo nos pone en una única misión en la que ir avanzando junto a nuestros compañeros, eliminando enemigos, hackeando elementos de seguridad y arrancando sus chips a los coroneles, que harán de mini-jefes finales entre tanta marabunta de soldados.

En una primera instancia, el juego puede parecer un FPS de lo más corriente, con un sistema de movimiento que recuerda ligeramente al de Mirror’s Edge a la hora de deslizarnos cuando vamos corriendo, y unas coberturas similares a Killzone 3. Sin embargo, no estamos en una época actual, sino ligeramente en el futuro, lo que se nota (y mucho), en la tecnología que tenemos a nuestra disposición. Independientemente del soldado que nos cojamos, tendremos una habilidad de hackeo con nuestro chip neuronal, y activarla será tan sencillo como pulsar el botón RB (o R1 en PS3) para activar su función en el momento adecuado, ya sea curar a nuestros compañeros, evitar que una granada explote, eliminar el escudo de uno de los jefes, levantar coberturas o eliminar una torreta. Su uso es tremendamente sencillo, pero también muy eficaz y necesario para la cooperación entre los cuatro jugadores. En serio, como vayáis a lo Rambo por vosotros mismos, vais a acabar muertos a la primera de cambio, lo que es algo que se agradece para fomentar la cooperación.

Algo muy interesante de esta demo (además del divertido nivel lleno de acción y bastante desafiante para ser el primero del modo cooperativo) es el sistema de progresión del juego. Lo de ir subiendo de nivel con los puntos de experiencia es algo que todos conocemos de la gran mayoría de FPS del mercado, pero el ir mejorando nuestras habilidades como si de un RPG se tratase es bastante más novedoso y prometedor. De esta forma, al subir de nivel conseguiremos unos puntos de mejora, que podremos aplicar en las habilidades disponibles según el esquema de mejoras, como aumentar nuestra salud, por ejemplo.

Pero no solo mejora nuestro personaje, sino también las armas. Con los puntos especiales logrados en la misión al matar a los jefes finales, podremos mejorar (o comprar) habilidades secundarias para nuestro chip (poder curar a todo nuestro escuadrón o darnos un escudo durante unos segundos, por ejemplo) o mejorar las armas de fuego, habiendo muchas posibilidades, y todas muy interesantes. Este desarrollo se acerca más al de un RPG, ya que tras desbloquear cada mejora, podremos seguir mejorándolas con puntos de experiencia, que lograremos jugando.

Con todas estas posibilidades de personalización jugable, sistema de mejoras, muy divertido jugabilidad y buen apartado técnico, este remake de Syndicate promete bastante. Es cierto que para muchos será un FPS más, pero al menos, y sólo teniendo en cuenta el cooperativo, nos espera un gran juego de acción el 24 de febrero.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Mas que remake, remake, yo lo llamaría “reconversión adaptada a el género mayoritario de uso comercial más extendido el cual genera ingresos elevedados.” también conocidos por el acrónimo RAGMUCMEGIE.

    Los RAGMUCMEGIE son la explotación de una saga pasada de éxito comercial, a la cual se acude en tiempo de crisis creativas para generar mucho dinero. Da igual si era estrategia en tiempo real o por turnos, recibirán la santificada reconversión a la religión del shooterismo, (Alabado sea John Carmack y bendito su legado fundador de la religión).

    Un shooter con buena temática y cuidado, pero alcanzado por la sombra de su predecesor ya que no tiene nada que ver y el gran recuerdo de un clásico lo obscure un poco más.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *