Un año después del lanzamiento de Kinect, ¿ha cumplido las expectativas?

Kinect

Ha pasado algo más de un año desde que Kinect, la gran apuesta de Microsoft en el mercado de los sensores por movimiento, llegó a las tiendas, prometiendo revolucionar el mercado de los videojuegos al hacernos a nosotros mismos ser el mando. Si bien al periférico le ha ido muy bien en ventas y sigue recibiendo un apoyo a nivel de marketing brutal por parte de Microsoft (sin duda, para alargar todo lo que se pueda la esperanza de vida de Xbox 360, lo cual nos viene muy bien a todos), es en los juegos donde más tenía que probar la cámara, y por desgracia, solo ha cumplido a medias tirando para poco precisamente. Pero mejor vayamos por partes.

Donde Kinect sí ha sabido dar la cara a lo largo de este año, y sobre todo en los últimos meses, es en probar que la tecnología en la que se basa funciona a las mil maravillas. En la Xbox lo hemos podido probar con el nuevo Dashboard, o desde hace más tiempo, con Kinect Fun Labs. Estos minijuegos no son más que demostraciones técnicas de todo lo que puede dar de sí Kinect, tal y como nos prometieron cuando se anunció como Project Natal. Porque hay que admitirlo: es bastante espectacular ver cómo se recrea virtualmente un objeto en cuestión de segundos para después interactuar con él, o incluso que Kinect reconozca nuestro rostro y ropa para crearnos un avatar completamente personalizado.

Pero no solo eso, sino que en otros campos como la medicina o la educación, Kinect ha resultado ser todo un éxito, ayudando a mejorar las técnicas actuales. Y cómo no, ha conseguido acercar el mundo de los videojuegos a un público completamente nuevo, ya que si bien Wii era bastante accesible, al no tener que utilizar ningún tipo de mando, la barrera que éste puede suponer se elimina por completo, ya sea para los más pequeños como para los más mayorcitos.

Esta mejora tecnológica también se puede apreciar en los últimos lanzamientos. La precisión ha aumentado considerablemente mientras que el lag se ha reducido y nuestra voz ya forma parte del juego, lo que contribuye a que se consiga una mayor experiencia inmersiva.

Kinect Fun Labs

Ver una mochila cobrar vida de forma virtual en cuestión de segundos es realmente espectacular, ¿no os parece?

Si la tecnología ha probado ser tan buena, ¿por qué ha decepcionado Kinect? Muy sencillo: por sus juegos. Cuando son los chicos de Harmonix los que mejor partido saben sacar a la cámara con su Dance Central 2, sabes que hay un problema. No porque el juego sea malo (más bien todo lo contrario, siendo uno de mis juegos favoritos), sino porque se trata del género musical, y encima del baile, algo que puede no llegar a todo el mundo. El otro gran género estrella es el de los minijuegos y los deportes, con títulos como Kinect Sports Season 2, eso sin mencionar algunos grandes juegos de fitness como Your Shape Fitness Evolved 2012. Para rematar la faena, algunos títulos infantiles aprovechan al máximo Kinect, como Kinectimals o Kinect Disneyland Adventures.

¿Veis cuál es el problema que hay? En efecto, faltan los juegos hardcore tan característicos de los jugones clásicos de Xbox 360, y es por ello que Kinect sigue sin ser algo realmente necesario para todos los usuarios de 360. Se han dado unos pequeños pasos con títulos como The Gunstringer, Blackwater o, sobre todo, Rise of Nightmares, pero el resultado sigue sin llamar demasiado la atención. Y eso de que es por la falta de tecnología no me lo trago, ya que si algunos usuarios son capaces de hacer increíbles mods para controlar únicamente con Kinect algunos de los mejores juegos del año como Skyrim, ¿por qué los grandes desarrolladores nos mantienen a la espera de esos grandes juegos exclusivos de Kinect?

Dance Central 2

Dance Central 2 es el mejor juego de Kinect... para bien y para mal

Resumiendo, la experiencia hasta ahora con Kinect es una de cal y otra de arena. En lo positivo, nos encontramos con una gran tecnología que funciona a las mil maravillas, mientras que en lo negativo se encuentra el catálogo de juegos. Esperemos que las semillas plantadas este año den sus frutos y en el 2012 podamos ver algunas joyas como Kinect Star Wars, Steel Battalion o Fable: The Journey, para así conseguir algo que muchos esperamos: hacer de Kinect una experiencia inolvidable y que llame la atención por igual a los usuarios más hardcore y al público más casual.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Gerard Fernández dice

    A mi me tienta bastante, pero no encuentro un apoyo solido de juegos mas alla de lo casual, que a veces estan bien, pero algunos puntuales

  2. jinetedeapocalypse dice

    Pues no estoy de acuerdo en tu planteamiento, principalmente porque los “jugones” o “hardcore” no son muy propensos a meterse en un juego muy alejado de un mando, digamos que es muy alentador blandir un sable laser, pero esto se acaba a los 20 min cuando ya se cansan y prefieren regresar al mando tradicional, lo mismo va para un mando como el wii para call of duty pero de nuevo a los 30 min ya se cansan de cargar una escopeta y regresan al mando tradicional. El kinect ha cumplido al estar dirigido a acaparar y competir con el mercado abierto por el wii, por eso tantos juegos de baile y mascotas, mientras que juegos “hardcore” tendran que esperar mas como curiosidad que como algo real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − seis =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>