Avance: Star Wars: The Old Republic

Sólo unos cientos de miles de afortunados fuimos los elegidos para poner a prueba los servidores que Bioware y EA están preparando para lo que promete ser el juego que derrocará a WOW de su liderazgo mundial en juegos online multijugador. Para los usuarios ha sido una oportunidad de probar el juego y hacernos una idea de cómo será lo que podamos jugar a partir del día 15-20 de este mes dependiendo de si lo compráis con antelación.

Que la fecha de salida esté tan próxima debe significar que el juego que hemos podido probar es la versión casi definitiva, aunque luego se introduzcan nuevos parches y extensiones como es de esperar en juegos de este tipo. Por ello era aún más apetecible poder probar Star Wars: The Old Republic. En general podemos decir que la cosa va por muy buen camino pero que aún pueden mejorarse cosas.


Algo que ha de quedar claro es que un servidor no es fan de juegos de esta clase pero sí de Star Wars y que no he jugado nunca al WOW por lo que no esperéis una comparación 8son odiosas). Lo primero que hay que decir es que tuve muchos problemas para poder entrar al juego. En primer lugar se ve que la seguridad exigía que, además del usuario y la contraseña habituales, se contestara a unas siete preguntas de seguridad. La mala suerte hizo que una de ellas se me olvidase ya que tengo la costumbre de no contestar a las preguntas de seguridad con la verdad. La ley de Murphy hizo el resto y a la ansiada hora de entrar la pregunta de seguridad que me hacía el juego era ni más ni menos que aquella que precisamente no recordaba. Hasta aquí culpa mía, lo reconozco. El problema es que tras unos pocos intentos mi cuenta quedó bloqueada y, me acordase o no de la respuesta, la única opción que tenía era contactar con el servicio técnico. Y resulta que para este asunto no se podía contactar más que mediante teléfono y los números eran o de Estados Unidos, Alemania o Francia. Como no estaba dispuesto a gastar teléfono para ello, acabé por utilizar la cuenta de mi hermano (suerte que estaba invitado).

Una vez dentro era de esperar encontrarme con lo que me encontré: servidores llenos hasta la bandera, lógico dado que era el objetivo de la prueba. Pacientemente esperé hasta encontrar uno que estaba casi lleno pero en el que pude entrar. Una vez lo haces ya queda ahí tu sitio y tus personajes.

Tras estos dos escollos la cosa fue rodada y todo lo que pude jugar me pareció excepcional. Unos fantásticos vídeos de introducción a la historia nos reciben con cada clase en que comenzamos. Son los vídeos de calidad cinemática que habéis podido circulando por la red y que tienen una calidad tan excepcional que parecen obra del mismísimo Lucas. Si eres un poco seguidor de la saga quedarás prendado del juego desde ese instante porque lo que ves es Star Wars, pero es diferente. Old Republic se basa en el universo expandido de la saga, en la historia anterior a las películas. Por ello encandila bastante no encontrarse con los personajes de toda la vida pero sí con cosas parecidas, incluso con naves de las que podemos intuir una evolución clara de lo que luego serán en la trilogía original sobre todo.

Una de las cosas que más me temía cuando se anunció este juego fue que crear clases y clases no sirviese de nada y por la ventaja que tienen Jedis y Siths en la teoría y en todos los juegos vistos hasta la fecha. Sin embargo como parecía ser, se ha hecho un buen calibrado y no hay, a priori clases más fuertes que otras, aunque sí cambia la manera de jugar según llevemos a una u otra clase.

Antes de lanzarnos a crear un personaje, si no es para probar como hice yo, conviene leer un poco para enterarnos de qué es lo que más nos conviene. Para ello, la página oficial del juego es una perfecta herramienta. Lo primero que debemos elegir es si queremos ser del lado Jedi o del lado Sith. Podría decir buenos y malos pero como fan absoluto de Star Wars reconozco que los Sith molan bastante y tienen su parte de razón en muchas cosas. Una vez escogido lado podremos optar por cuatro clases por cada bando. Por el lado Jedi tendremos a los Caballeros Jedi, al Jedi Consular (los powerfull), los soldados (no son clones) y los contrabandistas; por el lado Sith tendremos a guerreros Sith, a los Sith Inquisidores (equivalente al consular), a los agentes imperiales (equivalente del contrabandista) y los caza recompensas. Cada clase tiene su propia historia y punto de comienzo, además de sus habilidades.  De todas las clases podréis obtener información en la gran base de datos llamada “Holonet”.

A parte, cada clase dispone de una nave predilecta que en el caso de los contrabandistas recuerda al halcón milenario y en el caso de los Sith a los tie fighter. La historia es bastante recurrente, todo comienza con los sith rebelándose y tomando su planeta natal. Esta será la historia general, pero luego cada clase tendrá si apartado personal de historia. Además de la nave, que no llegué a tener, a nivel 10 podremos conseguir un “aliado”, que es como un ayudante (llamar mascota a un wookie me parecía denigrante) y que puede ser fundamental para tener éxito en las misiones.

Hablando de misiones, el juego nos permitirá avanzar tanto individualmente como en grupo. En los primeros niveles de hecho, parece un juego de un jugador. Bioware ha introducido un aspecto interesante que son los puntos sociales. La razón de esto es seguramente incitarnos a ir en grupo, dado que el juego parece poder hacerse perfectamente de manera individual. Las conversaciones con NPC’s son vitales y definirán nuestra inclinación hacia el lado luminoso o hacia los sith.

Los que hayáis jugado a WOW encontraréis muchas cosas que recuerdan demasiado a Warcraft, con unos gráficos similares, aunque mejor modelados me parece a mí. En algunos casos la carga gráfica fue importante para mi PC y se me ralentizaba horrores y espero que la versión final agilice un poco más este aspecto puesto que no llegué a tener sensación de fluidez absoluta en ningún momento. Sí que es cierto que la calidad gráfica es excelente, pero nada que no hayamos visto hasta ahora. Quizá esperaba un poco más en este sentido.

Lo que sí llama la atención es la música. Si como yo estáis aburridos de que cuando jugáis a un juego de Star Wars aparezcan siempre la repetida BSO de las películas estáis de enhorabuena porque aunque la obra de John Williams está presente casi siempre, el juego ha introducido nuevas canciones de estética similar pero que no son de las películas.

En resumen, aunque aún faltan cosas por pulir, la verdad es que The Old Republic plantea una experiencia fantástica en la que no nos aburriremos de subir de nivel (de hecho es divertido), en la que podremos decidir si ir en grupo o en solitario. Sentiremos las diferencias entre las diferentes clases y en general el juego se plantea como una aventura completa. El ambiente del juego es muy bueno, con un trabajo muy importante de creación. Con esto me refiero a que no se han limitado a copiar cosas de las películas, en absoluto, de hecho se puede decir que casi todo es nuevo pero huele a Star Wars y eso da un toque de frescura muy necesario dentro del universo de juegos de Star Wars.

Visto así, no es de extrañar que Blizzard esté un poco asustada con Star Wars: The Old Republic. Sin embargo, ¿estarán dispuestos todos los jugadores de WOW a dejar de lado sus trabajados personajes y sus amigos para pasarse al lado oscuro? Seguramente una parte sí, pero el tiempo y los usuarios lo dirán. Mientras tanto y por si acaso…¡Qué la Fuerza os acompañe desconolados!

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Me seleccionaron para dos de los fines de semana de beta y los dos me pillaron fuera de casa para probarlo, menos mal que lo tengo reservado y dentro de poco ya podré hacerme a mi centinela jedi.
    Buen avance, ya estoy hypeado completamente!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *