Un estudio afirma que los videojuegos sirven para aumentar los lazos familiares

Casi cada semana encontramos algún artículo relacionado con los videojuegos que intentan demostrar sus pros y contras. Unos intentan hacernos creer que son lo peor para la sociedad y otros en cambio, como el que hoy os hablamos, demuestra que pueden ser beneficiosos para compartir experiencias y momentos en familia.

La investigación, realizada por PopCap Games en asociación con el doctor Tomas Chamorro-Premuzic de la Goldsmiths University, analizó especialmente el papel de los “juegos divertidos” -simples puzles o juegos de estrategia como Angry Birds o Plants vs Zombies– para ayudar a los padres y abuelos a fortalecer sus vínculos con los hijos y nietos. El estudio reveló que 3,8 millones de padres juegan a estos juegos con sus hijos y mucho abuelos utilizan los juegos divertidos como forma de estar más cerca de sus nietos, que aún no conocen la tecnología.

smartphones niños

De los padres que participaron en el estudio, un tercio (32 por ciento) juega a videojuegos con sus hijos todos los días. El 80 por ciento describió esto como tiempo de calidad y uno de cada tres informó de un mayor vínculo con sus hijos desde que juegan a esos juegos. Uno de cada cinco padres (22 por ciento) dijo que jugar a videojuegos ha ayudado a sus hijos a desarrollar un mejor conocimiento de la tecnología.

Desbancando el mito de que jugar a videojuegos resta tiempo a actividades “más saludables”, tres cuartos de los padres dicen que sus hijos también hacen ejercicio regularmente y comen de forma sana. Un tercio de los padres cree que sus hijos se concentran mejor gracias a estos juegos, mientras que el 53 por ciento cree que sus hijos han mejorado la resolución de problemas gracias a jugar a este tipo de juegos.

El estudio también muestra que el crecimiento en los juegos divertidos ha resultado en que los niños de tan solo dos años tienen más conocimientos del uso de smartphones y otros dispositivos tipo tableta, y más de un cuarto de los padres (27 por ciento) notificó que sus hijos cogían prestados sus smartphones cada día para jugar a estos juegos.

La verdad, es que con los smartphones cada vez es más temprana la edad en la que los peques llegan a los mundos de los videojuegos. Ahora pueden agarrar uno de estos dispositivos y ponerse a jugar a cualquiera de los videojuegos que pongamos en sus pantallas, aunque no comprendan muy bien lo que hacen, pero, al poco tiempo y según su edad, van perfeccionando su estilo y progresando cada vez mejor en el juego. Sobretodo con juegos sencillos como puede ser Angry Birds o Cut the Rope. Otra cosa que sucede y en la que no estoy de acuerdo es que muchos de los padres ponen en manos de los niños estos dispositivos para que se estén quietos a su lado, no armen jaleo en lugares públicos y poder tenerlos controlados.

Comentarios

  1. Me gustan este tipo de estudios, que desmontan el mito de que los videojuegos son perjudiciales per se, al igual que en el programa de Punset, que un dia salió un científico que nos llamó ” nativos digitales “, bienvenidos sean todos aquellos que ayuden a quitar el sanbenito a los videojuegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *