Si crees que Borderlands es bueno… Borderlands 2 se sale. Impresiones desde la Gamescom

    borderlands_2

    Hoy hemos tenido la oportunidad de presenciar una demo de 30 minutos de la mano de Steve Gibson, vicepresidente de Gearbox, el estudio que se encuentra desarrollando la secuela a Bordelands (análisis). La verdad es que nos hemos quedado con ganás de más, aunque nos tocará esperar hasta 2012 cuando salga el juego al mercado.

    En primer lugar, tan sólo empezar, ha agradecido a la audiencia presente en la pequeña sala el soporte hasta la fecha. La gente empezó a centrar su atención en la primera entrega en la Gamescom de hace dos años. Un principio humilde y franco de la presentación del que probablemente sea uno de los mejores juegos del año que viene.

    ¿Pero que tiene Borderlands 2 de nuevo?

    El objetivo de Gearbox es que el cambio a Borderlands 2 se note realmente. Es por esto que todos los elementos del juego han sido actualizados o reescritos desde cero, incluyendo el sistema de creación de infinita variedad de armas que tan famoso fue para la primera parte.

    Ahora, el tipo de manufactura de arma se refleja mucho más claramente a la hora de disparar. Por ejemplo, la respuesta al usar un arma deshechable (sí, una de esas de usar y tirar – el juego mantiene su ironía y absurdidad) no es el mismo que usar una de gran calibre, como esperaríamos en la vida real. Eso hace que cada tipo de arma tenga un “feeling” característico y único.

    El mundo de Pandora es claramente reconocible si habéis jugado a la primera parte. Se ha usado el mismo sistema de renderizado cell-shading que le da ese toque especial, pero se pueden ver muchos más detalles en comparación con Borderlands. El mundo es mucho más grande y para esta entrega tendremos la ayuda de un minimapa “para pasar menos tiempo en menús y más luchando“, según las palabras de Steve.

    Otro aspecto que se ve realmente mejorado es la inteligencia artificial. Sí, aún veremos a los famosos Psychos corriendo como suicidas hacia nuestra posición, pero esta  vez, si los herimos, igual huyen para reagruparse y unirse a la siguiente hola de enemigos. Esto es gracias a que los enemigos pueden pasar por diferentes estados, como ser heridos, en vez de simplemente vivos o muertos.

    Además, los enemigos interaccionan con el entorno, ya sea trepando por plataformas o arrancando bloques de piedras para lanzárnoslos. Sobre los enemigos, comenta Steve, “no están cuatro tipos ahí esperando hasta que te acercas“, haciendo que tengamos que adaptar nuestras estrategias a cada momento.

    En el primer Borderlands, era muy común ir montado en un vehículo y que este frenara en seco al chocar contra una roquita o al intentar atropellar un enemigo. Hoy hemos visto un todo-terreno para cuatro personas, con suspensión independiente en las ruedas y una respuesta mucho más natural al entorno.

    Realmente sí, se nota claramente que el juego funciona de forma mucho más fluida, cosa que mejora aún más la experiencia y diversión.

    Si algo se mantiene en Borderlands 2, es la capacidad por hacernos reir ante las situaciones absurdas y esperpénticas que viviremos. En la demo hemos visto a un enemigo jefe que en su escudo tenía atrapado a un “midget” – un ser enano medio loco (o loco total). Cuando entran en escena, no puedes evitar una carcajada y prefiero no avanzaros como continúa dicha escena, pero ya os aviso que no es como esperáis. Y no os dejéis engañar por el carácter absurdo de ciertos enemigos, son letales y pueden llegar hasta colaborar entre ellos. Más adelante en la demo vemos como dos robots curativos curan a otro robot minero que nos ataca duramente. “No debemos simplemente disparar a quien nos ataca, sinó que deberemos tomar decisiones tácticas“, según Steve.

    Los carismáticos personajes del primer título volverán para formar parte de la historia en esta entrega y, por supuesto, el modo multijugador cooperativo que caracteriza a Borderlands. La diversión se dispara exponencialmente al jugar en compañía y compartir historias.

    Según Steve, uno de los problemas del primer Borderlands era “la frustración que se genera al perder a un compañero de juego si dejas de jugar durante un rato“. Han estado trabajando en el sistema de retos para permitir que el que deja de jugar pueda sumarse de nuevo a la acción al cabo de un rato sin tener problemas para arrancar una determinada misión.

    Así pues, parece que las ganas de Gearbox de mejorar todos y cada uno de los aspectos está convirtiendo a Borderlands 2 es un título a no perder de vista. Esa actitud de autocrítica y de escuchar las opiniones de los jugadores les está haciendo llegar mucho más lejos.

    Y es que Borderlands 2, mola.

    Entradas relacionadas:

    Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *