Impresiones: modo campaña de Gears of War 3

En abril, la gran mayoría de usuarios de Xbox 360 estábamos matando Locust en la red con la genial beta multijugador de Gears of War 3. Y es que si Epic Games ha mostrado algo de su juego más preciado hasta la fecha, se trata de todo salvo el modo campaña. Sí, ya hemos participado en los mejorados combates online, y hasta hemos podido ver las novedades del prometedor modo Horda 2.0. Sin embargo, a un mes del lanzamiento para Xbox 360 más importante del año, por fin hemos podido probar las últimas aventuras de Marcus y el resto del escuadrón Delta completando el primer acto de cabo a rabo de una campaña que promete ser la mejor hasta la fecha.

Pero antes de ponernos con los mandos, Rod Ferguson, productor del juego y un alto mando dentro de Epic Games nos contó uno de sus grandes objetivos para esta entrega: la accesibilidad de todo el mundo. Por eso, para los que no hayan tocado ni un solo Gears podrán enterarse de toda la historia gracias al “Anteriormente, en Gears…”, un vídeo en el que nos pondrán al día de lo que ha pasado anteriormente en la franquicia y en la situación actual de la humanidad. En otras palabras, será muy recomendable verlo. Igualmente, para los menos experimentados en el arte de cortar Locust con el Lancer, estará disponible una dificultad menor, por lo que todo el mundo podrá disfrutar del final de esta gran trilogía.

Puestos ya en situación por fin podemos empezar el juego. Argumentalmente, nos encontramos dos años después de la segunda parte. Se creía que la guerra había acabado y los humanos podrían vivir en paz en Sera, una isla alejada de todo lo anterior, y en parte, así era. No hay ni rastro de los Locust, pero desgraciadamente, los Lambent han tomado la delantera y están infectando todo a su paso. Por eso, los humanos se han dividido en dos grupos mientras intentan sobrevivir ante este nuevo y peligroso enemigo.

Sin revelar nada a nivel argumental, os contaremos que el primer acto de la campaña se trata del nivel del barco que se mostró en el E3, con ese enorme jefe final para dejarnos alucinados a lo grande con cada una de sus apariciones. Al contrario que en anteriores entregas, esta vez parece que el argumento tendrá un peso bastante mayor, como se puede evidenciar por el mayor desarrollo personal de los personajes (en el primer acto, sobre todo con Marcus y Cole), y principalmente, todo lo relacionado con el padre de Marcus. Porque en serio, la historia tiene muy buena pinta y estamos deseando saber cómo va a concluir todo.

En lo que respecta a la jugabilidad, Epic se ve que ha seguido la tónica de “si algo funciona, para qué cambiarlo”, por lo que la jugabilidad sigue siendo 100% Gears, aunque con algunas mejoras que hacen todavía mejor la experiencia. Para empezar, como ya pudimos comprobar en la beta multijugador, las armas se comportarán de forma más realista que nunca con un retroceso que no las hace incontrolable pero sí aumentan el tamaño de la retícula al movernos o disparar mucho tiempo, algo que había estado ausente en la saga desde sus comienzos. Igualmente, se ha refinado el sistema de coberturas, con pequeños añadidos como dar una patada a un enemigo que esté detrás de nuestro parapeto si decidimos ir a la ofensiva. Pero tranquilos, que si os gustan más las tácticas defensivas, la precisión a la hora de cambiar de obstáculos será mayor que nunca.

Hasta aquí parecería que solo nos encontraremos con más de lo mismo (lo cual tampoco sería algo malo), pero nada más lejos de la realidad, ya que serán los enemigos los que animen más que nunca el cotarro. Como os hemos comentado antes, los Lambent serán la mayor amenaza para la humanidad, y por eso serán nuestros principales enemigos en casi todo el primer acto. Al contrario de lo que parecía al final de Gears 2, los Lambent no solo son Locust brillantes, sino que son bien diferentes y hasta pueden suponer un reto mayor.

Su principal cambio es que no vendrán de agujeros en el suelo, sino de tallos gigantes que poblarán los escenarios. Además, algunos explotarán de forma muy violenta al morir, siendo algo clave en muchos de los enfrentamientos en los que nos adentraremos. Para rematar, hay muchos nuevos tipos de enemigos que tratarán de frenar nuestro avance a toda costa. Para empezar, los Ticklers serán sustituidos por los pólipos, unas pequeñas arañas que nos pueden hacer la vida imposible como nos descuidemos. Así mismo, los enemigos algo más grandes que los normales podrán desarrollar unos apéndices con los que dispararnos o lanzarnos fuego, eso sin quitar el daño que nos puedan hacer con su arma estándar. Vamos, toda una joyita. Pero no contentos con aguantar una gran cantidad de daño, al morir, ese apéndice seguirá vivo e intentará matarnos, por lo que tendremos que andarnos con mil ojos en nuestros avances.

El último Lambent que vimos (sin contar el jefe final, claro) se trata también del más duro: un pequeño gigante que es mortal en las distancias cortas y no tan cortas gracias a sus ataques cuerpo a cuerpo y gigantes bolas de fuego explosivas. Al menos, es fácil identificar el punto débil de los Lambent (las burbujas amarillas en sus cuerpos), por lo que con un buen arma y mucha munición no habrá enemigo que se nos resista.

En cuanto al desarrollo del acto, el ritmo no decae en ningún momento, al igual que las sorpresas y la acción. Los dos primeros capítulos nos los pasaremos en el barco junto a Marcus, Dom, Anya y un nuevo Gears que intentan salvar la embarcación del gran ataque Lambent. Como se pudo ver en el E3, todo concluye con un espectacular combate con un Leviatán, pero vaya si eso es lo único grande que veremos hasta ese enfrentamiento, porque el espectáculo no decae en ningún momento con secuencias llenas de destrucción muy peliculeras como ya nos tiene acostumbrados la saga. Lo bueno es que no todo será disparar, ya que de cuando en cuando tendremos que apagar unos pequeños incendios para poder avanzar, y lo mejor: controlar un mecha. Ésta será una de las grandes novedades de la campaña, y tan solo en el primer acto pilotaremos dos tipos bien diferentes. El primero será una armadura de combate que nos hará casi invencibles por delante, pero seguiremos siendo vulnerables por la espalda. Gracias a este genial vehículo (que tendrá su propia barra de salud que no se regenera) acabaremos con el Leviatán en un combate sencillamente fantástico.

Seguramente os habréis dado cuenta de que Cole y Baird están ausentes en todo este tema del barco y el Leviatán, y eso es porque los dos (junto a Carmine, que a ver si sobrevive a la maldición familiar, y Sam, una Gears femenina que reparte estopa como la que más) se encuentran en tierra firme en el momento de todo esto. El resto del primer acto se centra en lo que les pasa mientras Marcus y Dom intentan salvar la embarcación. Así es, en Gears of War 3 no solo controlaremos a Marcus, y ya estamos deseando si controlaremos a alguien más a lo largo de la campaña.

En el transcurso de las aventuras de Cole y Baird nos seguiremos encontrando con un montón de acción, además de algunos momentos tranquilos para explorar el universo que han dejado los Lambent para los supervivientes humanos que quedan y saber algo más sobre nuestros protagonistas. Mención especial para la situación que viviremos en el campo de fútbol, la cual no os la desvelaremos pero os garantizamos que seguro os saca más de una risa. En cuanto a los mechas, nos encontraremos con otra armadura, pero esta vez sin armas y centrada en el desplazamiento de objetos. Esto nos da esperanzas de que haya un buen número diferente de mechas a lo largo de la aventura, aunque claro, también esperamos poder controlar vehículos de verdad como en las anteriores entregas.

Como ya pasó con los dos primeros Gears, todo esto que os estamos contando mejora con creces en el modo cooperativo, esta vez para hasta tres jugadores simultáneos. Sin embargo, lo que ya es sencillamente genial es jugar con varios amigos al modo Arcade, en el que lucharemos por alcanzar la mayor puntuación al mismo tiempo que nos tenemos que ayudar. Es algo similar a lo ya visto en Bulletstorm (también de Epic Games), y vaya si es divertido. Porque claro, ya no resucitarás a tu compañero con la misma velocidad si ves que le puedes arrebatar unos cuantos puntos matando mientras él está moribundo, y muchas más cosas que seguro veremos cuando el juego salga a la venta y disfrutemos de toda la campaña.

Técnicamente, el juego lleva al límite la 360 sin ninguna duda, mostrándonos el mejor título que usa el Unreal Engine 3, con cosas tan sorprendentes como no encontrarnos ninguna carga de textura a destiempo, cuando son todas de una excelente calidad. Así mismo, los elementos destructibles de los escenarios han aumentado considerablemente para nuestra deleite durante los tiroteos. Pero hay que reconocerlo, la mayor mejora nos la encontramos en una nueva paleta de colores, alejándonos de los tonos siempre oscuros para asistir a algunas estampas realmente preciosas que esperemos se repitan a lo largo de la campaña.

Lo que tiene más margen de mejora es el tema del recién anunciado 3D, porque aunque luce bastante bien y la imagen no se queda distorsionada como en otros juegos, la profundidad no es tan palpable como nos gustaría. Eso sí, para los momentos más espectaculares es bastante impresionante, para luego pasar a darnos cuenta de que los vídeos se encuentran en un perfecto 2D.

El sonido no se queda atrás, con una música que realmente te mete en la acción, y un doblaje al castellano igual de bueno que siempre.

Si ya teníamos ganas de que saliera Gears of War 3, tras probar el modo campaña esas ganas han aumentado considerablemente, porque parece que lo tendrá todo: la acción más espectacular, una historia muy prometedora y, cómo no, el adiós para nuestro querido escuadrón Delta. Pero lo mejor de todo es que lo que hemos probado es solo la punta del iceberg de uno de los títulos más grandes del año, porque entre el modo cooperativo, el Arcade, el multijugador y el modo Horda 2.0, Gears of War 3 va a ser muy difícil de superar. Así que si aún teníais alguna duda sobre si esta entrega estaría a la altura de las expectativas ya os lo aseguramos nosotros: el 20 de septiembre, todos los usuarios de Xbox 360 tienen una cita más que segura con la mejor acción de los próximos meses.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *