Teorías Conspiratorias: Assassin’s Creed: La Hermandad

Un año más y otro Assassin’s Creed con un desenlace sorprendente más. Tras iniciar la sección Teorías Conspiratorias con la segunda entrega, volvemos a la carga una vez más para intentar descifrar lo que ocurre en la interesantísima historia de Desmond en La Hermandad (sí, la de Ezio fue una decepción).

ATENCIÓN: Tras el salto discutiremos temas argumentales que podrían acontecer tras el desenlace del juego, por lo que daremos múltiples spoilers. Así que si no habéis completado el título no sigáis leyendo.

Antes de pasar al final de la aventura, me gustaría centrarme en el vídeo de “La Verdad” que, una vez más, nos vuelve a dejar el Sujeto 16 oculto en los diferentes puzzles que encontramos en los glifos. En Assassin’s Creed II pudimos ver un vídeo de Adán y Eva en un ambiente mucho más futurista de como solemos pensar fue el Jardín del Edén, y en esta ocasión es el propio Sujeto 16 el que nos habla directamente. Aunque con forma de silueta, claro está, para que sepamos de quién se trata.

Lo primero que nos dice es que no podemos salvarlos, ¿pero a quién se refiere? No creo que hable de la raza humana en general, porque si no nos encontraríamos ante un escenario de “Fin del mundo” que no creo que tome la franquicia. Por otro lado, es posible que hablara de los Asesinos, ya que, tras leer los emails entre Lucy y su jefe, podemos ver que las están pasando canutas para eludir a Abstergo, por lo que podrían estar perdidos hagan lo que hagan. Sin embargo, apostaría a que se refiere a los dioses antiguos que poblaron la Tierra hace tiempo, entre los que se encontraría Minerva.

De ahí pasamos a lo que nos cuenta después: que no podemos confiar en ella. ¿A quién se refiere? Por un lado podría tratarse de Lucy, ya que, aunque ha ayudado muchísimo a Desmond, estuvo infiltrada mucho tiempo en Abstergo, y pudo ser ella misma la que eliminara a Sujeto 16, y por eso dice que no confiemos en ella. Por otra parte, podría estar hablando de Minerva, ya que tanto el Sujeto 16 como Desmond tienen los mismos antepasados, por lo que también pudo haber visto el mensaje que le dejó Minerva a Ezio en el desenlace de la segunda parte. Así, al hablar de ella, podría advertirnos de que no intenta salvar al mundo como nos dijo, sino más bien destruirlo o dominarlo para que su antigua raza vuelva a poblar la Tierra.

La última frase de 16 nos indica que tenemos que buscar el ADN de Eva en Edén, por lo que no sería descabellado pensar que, gracias al Animus, podríamos revivir en una futura entrega el vídeo de “La Verdad” de la anterior entrega. Tras esto, 16 se va diciendo que no tiene energía, que necesita el Sol para recargarse (posiblemente) y dice “tu hijo”. Esto podría indicarnos que 16 es el padre de Desmond, o simplemente que están emparentados de forma cercana, ya que en la primera parte decía que llevaba bastante tiempo sin ver a su padre. Aunque esto, no sé por qué me da que lo dejarán como un misterio y que su identidad puede que no sea importante para la trama… o puede que sí. Quizá lo descubramos en la siguiente entrega.

Tras teorizar en lo que nos cuenta 16, ahora nos toca hablar del espectacular desenlace de la historia. Buscando el Fruto con la localización del Templo de Minerva, el equipo visita varias zonas de lo más peculiares, en las que Desmond tiene visiones de Minerva. La mayoría son bastante crípticas, pero lo que podemos sacar en claro es que su raza tenía un sexto sentido que se nos privó a los seres humanos, haciéndonos inferiores para ver más allá de las cosas. Sin embargo, por alguna razón, Desmond puede llegar a alcanzar ese sexto sentido, lo que nos puede dar que pensar que Desmond es un descendiente de la raza de Minerva, y que le necesitan para volver a este mundo, o para salvarlo, dependiendo de cuáles sean sus intenciones.

Por eso, es más desconcertante todavía lo que ocurre cuando tocamos el Fruto del Edén. Al principio, aparecen un montón de símbolos, de los cuales Saun identifica el gorro frigio y el ojo masónico, los cuales sólo aparecen juntos en… Y todo se paraliza menos Desmond. Antes de continuar con lo que ocurre, podemos especular la localización a la que se refiere Saun: la Declaración de Independencia y de Derechos Civiles firmada tras la Declaración Francesa. La otra opción sería durante la Guerra de la Independencia de Estados Unidos, lo que en parte se uniría con los templos mayas de los que se ha estado hablando desde la primera entrega. Estas dos localizaciones podrían tratarse de la de la próxima entrega, pero yo más bien apostaría por Rusia, ya que en los emails podemos ver que un equipo de Asesinos estaba cerca de localizar un nuevo Fruto del Edén en la Madre Patria, y si Ubisoft quiere alargar la franquicia me puedo imaginar un montón de rodeos hasta encontrar todos los Frutos del Edén, aunque realmente espero que no sea este el caso.

Así llegamos a lo que nos deja con cara de “WTF?!!”. Todos están paralizados, excepto Desmond, que está a la merced de una Minerva que nos dice que el ADN de Desmond ha activado el Fruto del Edén porque está unido a él. Para rematar, nos cuenta que Desmond nació de su sangre y de la de sus enemigos, lo que directamente me recuerda al vídeo de Adán y Eva. Anteriormente no sabíamos por qué estaban huyendo, pero ¿y si se tratase de una pareja de enamorados en el que cada miembro estaba en cada bando enfrentado de la antigua raza? Esto haría que crearan una especie de híbrido que ha perdurado a lo largo de la historia, y que tiene al final de su cadena a Desmond. Ésta podría ser la razón por la que Minerva está tan interesada en Desmond, y por lo que quiere tan desesperadamente que crucemos la “puerta”.

Para hacerlo, nos obliga a apuñalar a Lucy, diciendo que tenemos que abrirnos al sexto sentido del que nos había estado hablando a lo largo del nivel entero. De esta forma, teóricamente podríamos llegar hasta lo que Minerva y los suyos deben guiar a Desmond, que podría tratarse de una forma de reintroducirles en nuestro planeta. Pero la verdad, esta parte es tan confusa que podría ocurrir cualquier cosa. Así que, algo que me tiene intrigado es si Lucy morirá o no, porque al fin y al cabo, no la cortó la cabeza, ni la yugular ni nada por el estilo, sino que la apuñaló en el estómago. Personalmente, no creo que los chicos de Ubisoft vayan a quitarse de en medio a Lucy, porque a todos los fans nos gusta ver a Kristen Bell en un papel así de importante (aunque de forma digital) tras el desenlace de “Veronica Mars”, y eso es algo que tienen en cuenta.

Al fin y al cabo, cualquier cosa puede pasar, y todas estas teorías de si Lucy vivirá o no, el significado de lo que nos dice el Sujeto 16, la localización a la que se refería Saun y si los que nos meten de nuevo en el Animus son Asesinos o no quedarán en el aire hasta la próxima entrega. Porque si hay algo a lo que estamos acostumbrados con Assassin’s Creed es a las sorpresas, y no podemos tener más ganas de que nos sorprendan. Eso sí, no olvidéis dejar vuestras teorías en los comentarios, porque puede que entre todos los Desconsolados consigamos alguna respuesta sobre el que está siendo el “Perdidos” de los videojuegos.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. La segunda entre y la de La Hermandad tienen unos finales que te dejan con ganas de mas. Para quitarme un poco de mono hasta me lei el libro del segundo juego xD.
    Todo lo que cuentas sobre el sujeto 16 no lo sabia, me daba un poco de pereza descubrir todos esos factores secretos xD. Pero las teorias que cuentas son de la mar de interesantes aun que creo que Ubisoft nos volvera a sorprender.
    La proxima entrega sin embargo, me decanto mas bien por Estados Unidos. No se por que en Rusia no lo veo, como mucho podria decir que alguna entrega seria durante la guerra fria y el lugar cambiaria entre ellos incluida la Union Sovietica.
    Gran debate que dejan con todavia mas ganas de jugar al siguiente juego xD

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *