Probamos Kinect a fondo en la Casa Kinect de Madrid

Después de las geniales impresiones que me dejó Kinect cuando se pudo probar en “Estrena Serrano”, no podía dejar pasar la oportunidad de ir a la Casa Kinect que Microsoft ha establecido en la céntrica calle madrileña de Alberto Aguilera. Con asistencia gratuita para todo el que lo desee pudiendo reservar la plaza en la página oficial de la Casa Kinect, nos dispusimos a dar “El salto más libre” junto a Sandor de Psicocine y Víctor de GameProTV en una tarde tremendamente divertida donde pudimos probar a fondo el sensor de movimiento con los cinco juegos de lanzamiento de Microsoft: Kinectimals, Kinect Adventures!, Kinect Joy Ride, Kinect Sports, Dance Central y Your Shape: Fitness Evolved.

Antes de empezar a jugar nos hicieron una pequeña presentación. Primero nos pusieron un vídeo mostrando lo increíble que es el cuerpo humano con sus músculos, las respiraciones que hacemos… para luego terminar enlazando con Kinect, ya que iba siendo hora de que un controlador usara únicamente nuestro cuerpo.

La otra parte de la pequeña presentación se centraba ya en la cámara en sí, estando en un modo de prueba que mostraba distintos tipos de la imagen que tomaba, la representación en avatares y la cámara térmica. Como nos contaron, Kinect toma las articulaciones para los movimientos de nuestros personajes, y gracias a la capacidad de registrar rostros y la energía térmica de las personas es capaz de diferenciar a todos los que se encuentren en la zona de juego. Sin embargo, a pesar de que pueda haber mucha gente, únicamente detectará como jugadores a las dos personas que se encuentren más adelantadas, y tras hacer unas cuantas pruebas para ver cómo lo reconocía el resultado era inmejorable. Además, las características de Kinect aumentarán en primavera al añadirse el reconocimiento por voz.Y ya sí, ¡llega el momento de jugar!

La primera parada por el tour de juegos fue en Kinectimals, en una zona que gritaba a animales con el césped artificla y la caseta que había. La versión del juego estaba muy avanzada, ya que se incluía un sistema de monedas con el que ir desbloqueando cada vez más pruebas. En nuestra partida nos encontrábamos con un gato en una playa, pudiendo realizar diferentes actividades.

La primera era jugar con una pelota con el animal, lanzándosela y devolviéndola con nuestros brazos. Para ello simplemente había que mover los brazos hacia uno de los cuatro lados de la pantalla, y la verdad es que respondía muy bien. Además, había algunos desafíos como golpear la bola un número de veces seguida para conseguir monedas. En el minijuego de imitación el gato hacía todo lo que nosotros hacíamos, como saltar, dar un giro o hasta hacernos el muerto. Aquí de vez en cuando no respondía el gato, pero es una función muy simpática. En otro minijuego simplemente había que acariciar al gatito, respondiendo muy bien a las acciones de nuestras manos. Otra opción era lanzar varios objetos al gato, para ver cómo interactuaba con ellos. Por último, en el circuito teníamos que hacer lo que el gato tenía que hacer, como saltar, agacharnos, correr o mantener el equilibrio.

Resumiendo, Kinectimals es un juego que funciona muy bien y responde eficientemente a nuestras acciones, pero que va claramente destinado para los más pequeños.

El segundo juego que probamos fue Kinect Sports, sumándose a la tradición de un juego de deportes con cada sensor de movimiento. En esta ocasión tendremos como opciones los 100 metros lisos, el ping pong, fútbol, baloncesto y voléibol.

Nosotros probamos el deporte de los 100 metros lisos, y hay que reconocer que cansa bastante. Como os podréis imaginar, tendremos que correr lo más rápido posible. Para que el juego lo detecte tenemos que levantar las rodillas como si corriéramos, pero obviamente quedándonos en el sitio. Funcionar funciona, pero cansar también. Al menos la sensación de victoria al ganar y ver que has batido el récord mundial establecido a lo largo del día es una muy buena experiencia. Antes de jugar podíamos ver el espectáculo de este deporte, pudiendo levantar los brazos para que el público nos vitoree con fuerza.

Después empezamos a jugar al ping pong, donde había que seleccionar una de nuestras manos para que lleve la paleta. Los movimientos los pillaba francamente bien, teniendo en cuenta la velocidad de nuestros movimientos para que el golpe varíe. Sin embargo, no siempre coincidían los golpes con la posición de la bola, pero es algo que apenas se nota cuando te estás picando con un amigo. Así que a falta de probar el resto de deportes, la precisión de este título en estas disciplinas aseguran diversión para los Desconsolados más deportistas.

Nuestra siguiente parada fue para meternos en el mundo de las carreras de Kinect Joy Ride, el Mario Kart de Xbox 360. Aunque el juego final nos permitirá elegir el coche que queramos y personalizarlos como nos apetezca, únicamente echamos una carrera donde había cajas que nos daban las armas clásicas de los juegos de karts.

Para jugar hay que colocar los brazos como si estuviéramos sujetando un volante, teniendo además la posibilidad de echar los brazos hacia atrás para cargar el turbo que soltaremos al llevar los brazos hacia delante. Para activar los potenciadores que cojamos simplemente tendremos que levantar el brazo en la dirección en la que esté la bola (que variará si jugamos solos o a pantalla partida). En cuanto a los giros, el sistema es bastante suave, lo que nos permite tomar curvas cerradas sin tener que girar los brazos demasiado. Los potenciadores que nos encontrábamos podían ser teletransportadores para ponernos en cabeza, misiles o escudos. Vamos, nada nuevo en los juegos de karts.

Al principio es verdad que puede costar un poco adecuarnos a la sensibilidad de los giros, pero una vez lo hemos hecho nos lo pasaremos en grande con las divertidas carreras de este más que recomendable título, que además será el primer juego que nos permita jugar en red usando Kinect, algo que habrá que comprobar cómo funcionará.

Sin tiempo para recuperarnos tras llegar a la línea de meta nos metimos en las aventuras de Kinect Adventures!, el juego que vendrá junto a Kinect. Esto es lo que me ha hecho que me sorprenda al ver que la versión del título estaba aún algo verde, siendo el que más me decepcionó en uno de los dos minijuegos que probamos.

Seguramente todos recordaréis el juego de las pelotas que tenían que ser golpeadas para cargarse los ladrillos de una pared. Pues bien, desde entonces no ha mejorado casi nada. La recepción de movimientos tiene bastante retraso, haciendo que sea más bien una cuestión de suerte que acertemos a los balones.

Afortunadamente, el minijuego que se mostró en el E3 de coger monedas mientras esquivamos obstáculos en unas vías por las que se mueve nuestra plataforma. Aquí el control era mucho mejor, aunque quizá era demasiado sencillo.

Habrá que ver qué nos deparará este juego, porque si bien es divertido, o tiene varios niveles para cada minijuego y mejora la respuesta en lo de las pelotas o será todo un fiasco.

Tras este mal sabor de boca tocaba algo más relajado en teoría con Your Shape: Fitness Evolved de la mano de Ubisoft. Como el propio nombre indica, el juego va sobre fitness, pero usando todo nuestro cuerpo de una forma tan natural como haríamos en un gimnasio auténtico.

Si bien el juego tiene como modo principal el entrenamiento personalizado basado en nuestras características corporales, y siempre contando con una estricta monitora. Pero no todo iba a ser serio, sino que también habrá varios minijuegos pensados para medir diferentes capacidades físicas. Por ejemplo, en el de romper ladrillos los reflejos serán cruciales, ya que tendremos que golpear los cubos que saldrán alrededor de nuestro avatar con el lado contrario del cuerpo para que los golpes sean válidos, además de esquivar los obstáculos que aparecerán en los niveles de dificultad más altos.

Otro minijuego más tranquilo trata del equilibrio y de cómo tenemos que sostener los objetos que van cayendo para lanzarlos en los laterales cuando se abran, funcionando muy bien y teniendo que medir nuestra fuerza para no pasarnos. Otro de reflejos nos ponía en medio de un círculo dividido en dos botones laterales, dos frontales y uno trasero. El objetivo era pisar el botón que se iluminara, como en los clásicos DDR.

Algo que me asombró de este juego es que engancha bastante al ser muy sencillo, pero captar los movimientos a la perfección. Para que os hagáis una idea, se ve nuestra silueta con algunos rasgos nuestros, como nuestra ropa (el logo de la camiseta destacaba!). Además, la entrenadora es exigente y te pica a callarla la boca venciendo en los minijuegos. Si a esto le añadimos que nos engachamos al desbloquear logros y tenemos un juego que puede acabar siendo mejor de lo que uno podía pensar.

La última parada fue en el alucinante Dance Central, que me gusta cada vez más con cada toma de contacto. Esta versión estaba más avanzada que la disponible en “Estrena Serrano”, habiendo más canciones de géneros diferentes, como pop, funk o hip hop. Algo destacable es que cada canción tiene un nivel de dificultad establecido, además del que luego elegiremos nosotros.

Cuando se anunció el juego seguramente pensasteis que al no saber bailar no nos lo pasaríamos bien, pero afortunadamente Harmonix ha pensado en ello. Al elegir una canción podemos seleccionar “Perform it” para bailarla, o “Break it down” para aprender sus pasos de baile. En ambos modos tendremos que imitar los movimientos del personaje en pantalla, con la ayuda de los esquemas de los pasos en el lateral derecho.

Volviendo al tutorial, cada uno tendrá los cuatro pasos más característicos de la canción. Al principio nos iremos centrando en cada uno de estos movimientos por separado, teniendo que superarlo tres veces para pasar al siguiente (aunque si tras muchos intentos no lo logramos pasaremos automáticamente al próximo). Si no damos pie con bola el juego se ralentizará para que nos sea más sencillo, para luego volver al ritmo normal. Después de completar los cuatro movimientos habrá un mix de todos ellos, siendo una especie de examen antes de la canción. Sin duda, un tutorial muy necesario y que nos vendrá de perlas.

En el tema de las canciones, si la otra vez bailé “Poker Face” de Lady Gaga, que era muy sencilla, esta vez subimos las apuestas con una de las canciones más difíciles en dificultad normal. La diferencia entre ambos temas es enorme, y no solo en los movimientos, sino en el ritmo general de la canción. Así, si en “Poker Face” logré 4 estrellas sin demasiados problemas, esta vez conseguí solo 3. Así que si os preocupaba que los bailes no fueran demasiado complicados podéis estar tranquilos, ya que lo que tenemos entre manos es otra joya musical de la mano de los amos del género.

Resumiendo, las impresiones que nos ha dejado Kinect son todavía más positivas, porque si bien es completamente casual (algo muy evidente), la diversión es altísima. Si además casi todos los juegos permiten subir nuestras fotos a diferentes redes sociales tendremos diversión con nuestros amigos para mucho tiempo. Ahora lo que toca es esperar a que un buen equipo desarrollador tenga una idea algo más hardcore, porque la tecnología funciona muy bien, y “simplemente” tenemos que esperar que la usen bien.

Así que si queréis pasar una buena tarde y además probar Kinect ya os podéis apuntaros para ir la Casa Kinect, que estará mostrando estas nuevas experiencias hasta el 14 de noviembre, mientras que el propio sensor saldrá a la venta el 10 de noviembre. Sin duda, una gran forma de sacaros de dudas sobre si adquirirlo o no, aunque lo que no podemos dejar de recomendar es que le deis una oportunidad a estos saltos más libres.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Jajaja!! Menuda foto para terminar “el salto” no? 😛

    Yo aun no me hago la idea de controlar sin nada, un coche en conduccion (el resto aun es un poco “imaginable”, com el caso del baile, o correr)… se le tendra que dar una oportunidad, pero me veo mas con MOVE

  2. Ya ves Jerry!
    Lo de no usar ningún mando, también tenía mis dudas, pero luego funciona bien. Ya que pones de ejemplo el de los coches, simplemente con hacer que tienes un volante ya funciona, y francamente bien. Aunque ya te digo que es cuestión de quitarnos la idea de que es necesario un mando, porque una vez lo haces te lo pasas bomba. Y te garantizo que me diverti mas con Kinect que con los juegos que hay de momento para Move, y ya es decir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *