Empezamos la revolución en la presentación de Fable III

Esta mañana Microsoft ha presentado en la Casa de América de Madrid el esperadísimo Fable III. El lugar no podía ser mejor, ya que el edificio desprendía ese estilo del siglo XVIII que encontraremos en el juego. Pero bueno, volviendo a la presentación, los encargados de mostrarnos las novedades del juego fueron Eric Díez (el jefe de producto en España) y Mark Llabres, el guionista del juego que es mitad español y mitad británico. De esta forma, nos dieron las nociones básicas para iniciar la revolución en Albión, para luego darnos la opotunidad de probar las dos primeras horas de juego.

Aunque vayamos por partes. Primero Eric nos contó que esta tercera entrega se dividiría en dos partes bien diferencias: la de conseguir apoyos para derrotar a nuestro hermano, que se ha vuelto un tirano, y ser rey después de la revolución. Esto ha hecho que se hayan preocupado más en las decisiones, ya que no solo nos afectarán a nosotros, sino que llegado cierto punto afectarán a todo Albión, “obligándonos” a pensar las cosas dos veces antes de hacerlas.

El sistema de combate se ha hecho más fluido, pero manteniendo la accesibilidad para que cada botón se encargue del cuerpo a cuerpo, la magia y las armas a distancia. Otro aspecto muy importante es que el mundo evolucionará dependiendo de lo que hagamos, por lo que realmente veremos las consecuencias de nuestros actos en todo lo que nos rodea. Gran parte de la culpa lo tendrá el “Touch System”, por el que podremos interactuar con todos los ciudadanos de Alvión, metiéndonos más en el universo de Fable que las anteriores entregas. Un gran ejemplo serán las relaciones con los ciudadanos, pudiendo casarnos o hasta divorciarnos, con el reparto económico que ello conlleva. La última gran novedad será el modo cooperativo, que se ha ampliado enormemente al dejar que cada jugador use a su propio héroe, además de dar la posibilidad de crear alianzas empresariales para que ambos obtengan beneficios.

Después salió Mark a escena, quien se centró más en la accesibilidad general del juego, una característica desde la primera entrega. Al ser el guionista, otro aspecto que comentó fue en la historia, que en esta ocasión se alejará de la fantasí tipo Tolkien para en su lugar un argumento más dramático en el que la revolución será de lo más importante. Sin embargo, nunca podrán con las decisiones, que al llegar a rey se complicarán enormemente, empezando por decidir si cumplimos todas las promesas que hicimos para llegar al trono, más o menos como pasa con los políticos en la vida real.

Aquí acabó la presentación, ya que lo más importante era que pudiéramos experimentar el inicio de la revolución más esperada de 360. La versión preview que pudimos probar durante cerca de dos horas estaba muy avanzada, ya que estaba en español y contaba con las voces en castellano. Nada más empezar aparece un vídeo introductorio tremendamente divertido en el que un pollo pasa todo tipo de penurias, hasta llegar a la primera decisión: el sexo de nuestro héroe.

Al elegir ser chico o chica, veremos cómo Jarvis, el mayordomo que tiene la voz de Carlos Latre, nos despierta para que lleguemos a nuestra cita con nuestra novia (o al revés si es escoge ser chica). Tras elegir un atuendo más formal o cómodo podemos explorar el patio del castillo, donde ya podemos experimentar el “Touch System”. Con cada transeúnte que nos encontremos podemos interactuar, ya sea darle la mano o tirarnos un erupto delante de él. El sistema es sencillo pero realmente nos permite interactuar con la gente que vemos, lo cual es una gran mejora.

También nos reencontramos con nuestro perro, que al igual que en Fable II será una pieza importantísima en el juego. Para continuar tan solo teníamos que seguir un rastro de polvo dorado, que nos llevaba a nuestra cita. Aquí teníamos otras decisiones, como dar un beso o un abrazo. Después de este encuentro teníamos que explorar diferentes salas del castillo tomando alguna que otra decisión en un momento puntual, además de superar un pequeño tutorial del combate cuerpo a cuerpo con uno de los personajes que nos ayudarán a lo largo de la aventura.

Después de estas secciones sencillitas y alegres toca la primera decisión difícil que no os voy a desvelar para no spoilearos, aunque por desgracia no pudimos ver sus consecuencias plenamente al aparecer posiblemente más adelante en el juego. Tan solo os diré que claramente marcará a nuestro hermano como un tirano de mucho cuidado, iniciando así nuestro deseo de revolución. Tras esta dura decisión, por la noche nos despertarán Jarvis y el guerrero que nos entrenó, que nos llevarán a las catacumbas para escapar del dominio del rey para ir a la sala oculta que había dejado el antiguo rey para nosotros en caso de que algo fuera mal.

Por el camino desbloquearemos el poder de lanzar fuego, y descubriremos a otro personaje clave: Theresa. Este mágico ser aparecerá en un camino espiritual en el que veremos los aliados que tenemos y una serie de puertas, que tendremos que abrir para derrocar a nuestro hermano.

Al llegar a esta sala oculta nuestro objetivo será empezar a tener aliados para iniciar la revolución. Nuestra primera parada será en el campamento de los moradores, donde cambiaremos nuestro aspecto real a uno más asalvajado. Después de hablar con el líder de los moradores tendremos la misión de ir a un pueblo cercano, para hablar con el responsable de la biblioteca. Él nos dará la tarea de encontrar un tesoro oculto en una cueva llena de esqueletos que nos querrán parar los pies.

Mientras avanzábamos por este nivel (con la ayuda de nuestro perro para encontrar tesoros ocultos y otras acciones ya vistas en la segunda parte) íbamos desbloqueando las armas cuerpo a cuerpo (teniendo al principio solo para elegir una espada o un martillo) y las armas a distancia (pistola o rifle en el comienzo). El combate contra los distintos monstruos no era muy complicado, ya que tanto la munición como la magia eran infinitas, aunque sí que era muy fluido. Lo bueno es que podíamos combinar de forma muy sencilla los tres distintos de ataque. El número de enemigos también era bastante elevado, aunque en ocasiones parecía que todo era muy machacabotones. Eso sí, era divertido y bastante espectacular con algunos movimientos finales, lo que hacía que siguiéramos avanzando sin dudarlo en ningún momento.

Al ir matando enemigos y conseguir nuestro objetivo obteníamos unos puntos con los que conseguíamos unos logos. Cuando completamos la fase volvimos al mundo espiritual, donde esos logos los podíamos canjear para abrir los cofres que nos dan las mejoras para nuestro personaje, como el ataque en cada una de las posibilidades, nuevos hechizos o hasta más acciones sociales. De esta forma se eliminan los complicados sistemas de mejora y liosos menús para que todo esté integrado dentro del juego, lo que lo hace mucho más fluido y natural.

Otro aspecto en el que notamos esta mayor accesibilidad la notaremos en absolutamente todo, ya que no habrá ni siquiera menú de pausa. En su lugar, nos teletransportaremos al refugio donde accederemos a diferentes salas dependiendo de a lo que queramos acceder. Sin duda, una gran decisión que hace todo infinitamente más sencillo y menos pesado.

Volviendo a las misiones, la siguiente nos obligaba a hacernos pasar por un mercenario para infiltrarnos en su campamento y hablar con su líder para ver si lo podemos reclutar. Sin embargo, necesitaremos aparentar un mercenario, por lo que tendremos que comprarnos una barba y unos tatuajes de tipo duro, porque las ropas ya se las quitamos a un mercenario borracho. Para comprar estos dos objetos necesitaremos dinero, teniendo que trabajar para lograrlo. Pudimos ver dos trabajos en los que había que pulsar los botones según aparecieran en pantalla: pastelero o músico. Son dos tareas entretenidas que pueden venir bien después de tanta exploración.

Al tener todo lo necesario nos dirigimos al campamento mercenario. Como soy un Desconsolado de acción fui directamente matando a todos los mercenarios, viendo que aquí la acción empezaba a mejorar bastante. Una importante razón era que ya había enemigos que atacaban a distancia o con la espada, obligándonos a buscar una buena estrategia para liquidar a ambos sin que hagan lo propio con nosotros. Además, al haber montones de barriles de pólvora podíamos volarlos de un disparo para ver unos bonitos fuegos artificiales.

En la última parte del campamento nos esperaba nuestro objetivo, que hacía del primer jefe final del juego. Este combate era el más desafiante hasta ahora, ya que el rival aguantaba montones de ataque, sus golpes eran muy poderosos y de vez en cuando tenía apoyo por parte de otros mercenarios. Afortunadamente contábamos con varias pociones con las que ralentizar el tiempo, lo que da cierta ventaja en la batalla. Al derrotar a este ferorz enemigo teníamos dos opciones: matarlo u perdonarlo. Decidí perdonarle la vida, ya que esto nos daba un nuevo aliado en nuestra revolución.

Hasta aquí duró mi partida, pero como éste es un juego tan libre, otros miembros de la prensa decidieron centrarse en la vida personal de nuestro héroe, teniendo la posibilidad de tener citas y poder llevarlas a nuestra propiedad para estar más cómodos. Sin embargo, había que tener cuidado, ya que en cualquier momento podían aparecer unos maleantes que acabarían estrepitosamente con la cita.

El aspecto gráfico de esta versión lucía muy bien en líneas generales, aunque había unos detalles mejorables, como popping, clipping, generación de la hierba al acercarnos o algunos efectos pixelados. La música era muy peliculera, y el doblaje al castellano era impresionante. La única pega que le podía poner a las voces es Carlos Latre, que si bien hace bastante gracia, personalmente me parecía algo molesta con esa voz de pito.

Resumiendo, Fable III nos dejó una muy buena impresión, ya que jugablemente es muy accesible (quizá demasiado si nos centramos únicamente en las misiones principales, aunque habrá que ver en el resto del juego), es muy divertido y las posibilidades de mejora son enormes. Así que si sois fans de la saga u os gustan los juegos abiertos en los que se pueden tomar decisiones podéis apuntar el 29 de octubre para volver al mundo de Albión, aunque mucho antes (en unos pocos días) tendréis disponible la entrevista que hicimos a Mark Llabres para descubrir más de esta genial revolución.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. OOOOOOO DIOS OOOO DIOS!!!!!!! Justo y cuando me pille el xbox slim, ya quiero que salga este gran juego, mientras a darle a fable 2 XDD
    Que envidia snake, tu ya lo as probado pero yo a esperar 4 semanas : (
    OCTUBRE esta lleno de juegasos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *