Somos pilotos durante unas horas en la presentación de NFS: Hot Pursuit

El género de la velocidad va a tener uno de sus mayores exponentes este noviembre con el esperado lanzamiento de Gran Turismo 5, pero por suerte hay coches más allá de la simulación, y para nosotros tendremos nuestra ración arcade con Need for Speed: Hot Pursuit. Desde que se anunció en el E3 no ha hecho más que levantar pasiones, y gracias al último gran evento de Electronic Arts (no paran, y eso que con la presentación de Medal of Honor tiraron la casa por la ventana) hemos podido probar a fondo esta nueva entrega, además de convertirnos en auténticos pilotos durante varias horas en el circuito de karts de Carlos Sainz.

Al contrario de lo que suele pasar en los eventos, esta vez no había presentación de ningún tipo. Lo único que nos comentó Lázaro (el PR de EA) fue que éste es el NFS más ambicioso hasta la fecha, y que llevará el multijugador más cerca del mundo social. Para lograrlo tendremos el sistema “Autolog”, que se conectará a lo que hagan nuestros amigos para poder retarlos. Además, el juego estará conectado a Facebook, pudiendo ser capaces de enlazar Autolog con la gran red social para batir los récords de nuestros amigos sean de la plataforma que sean, lo que es sin duda un puntazo. Otra fantástica posibilidad es la de tomar imágenes de cualquier momento del juego, para luego subirlas a nuestra cuenta de Flickr.

Después de esta mini-presentación pudimos ponernos a los mandos del juego, en una versión preview que tenía un total de 12 pruebas. Para acceder a ellas tenemos una vista de un mapa en el que vemos dos símbolos. Uno de ellos es el de la policía y el otro es el de un coche en una señal. Dependiendo de cuál sea encarnaremos a las fuerzas del orden o a un rebelde sin causa con un coche rematadamente bueno.

Las primeras pruebas que disputé eran las que estaban al margen de la ley, ya que personalmente me parece lo más divertido. Para empezar, había algunas carreras normales en las que nos enfrentamos a otros rivales sin que la policía nos moleste, en una prueba de lo más clásica pero que sigue siendo igual de divertida. Tras ponernos en situación con el sistema de control del juego (que me ha recordado enormemente al Hot Pursuit original) ya pasé a las pruebas “Hot Pursuit”, en las que disputamos una carrera al mismo tiempo que evitamos que la policía nos detenga.

Como en el juego original, según vayamos progresando en la prueba más feroz será la policía, y creedme, serán realmente duros de pelar y casi imposible de esquivar. Si bien al principio solo nos molestarán un par de coches patrulla, de vez en cuando nos irán poniendo tiras de pinchos que realmente nos pueden destrozar, lanzar un Pulso Electro Magnético o poner bloqueos en la carretera. Estos obstáculos se pueden esquivar más o menos fácilmente, pero si a todo esto le sumamos cada vez coches más fuertes, un helicóptero que no nos dejará ni respirar y unos rivales duros de pelar tenemos unas de las carreras más emocionantes que he disputado en mucho tiempo.

Por suerte no estaremos indefensos, ya que tendremos cuatro habilidades que podremos activar con la cruceta. La más útil para cuando nos estén apuntando con un EMP (siglas en inglés del Pulso Electro Magnético) será la de “Jam”, ya que bloqueará todas las habilidades del resto de corredores y de la policía. Afortunadamente nosotros también podremos lanzar EMPs, lo que nos vendrá de perlas para lograr avanzar unos puestos en la carrera o deshacernos de unos polis que nos estén amargando la vida. Si nos ponemos delante de algún oponente podremos lanzarle una banda de pinchos que nos hará ganar un tiempo muy necesario. La última habilidad es la mejor por si nos hemos quedado rezagados por culpa de los obstáculos policiales, ya que activará un espectacular turbo que nos pondrá a una velocidad de vértigo.

Todo esto está muy bien si sólo lo tuviéramos nosotros, pero el resto de corredores también tienen estas habilidades, por lo que imaginaos lo espectacular que se vuelve una carrera al tener que esquivar por igual las trampas policiales y de los oponentes. Pero tranquilos, porque no todo será un caos, sino que de vez en cuando veremos cómo la policía ha depositado una trampa con una pequeña cinemática que nos dirá el nivel de ese obstáculo, ayudándonos a esquivarlos y tener una pequeña “ventaja”.

Tras tanto frenetismo no había nada mejor que una contrarreloj, que resultaron ser las pruebas más cortas de las que probamos (de los cinco minutos de media a los dos), pero que nos servían para mejorar nuestra habilidad con el derrape, algo que es tremendamente importante. En estas pruebas vimos un par de variaciones. Por un lado estaba la típica en la que sólo competíamos contra el crono, pero en otra en la que encarnábamos a un policía íbamos recibiendo penalizaciones por chocarnos contra un muro o un coche, lo que nos obligaba a ir con muchísimo cuidado.

Dicho esto, las únicas pruebas que nos faltaban eran en las que pillábamos a los criminales como agentes de la ley, algo que resultó ser mucho mejor de lo que esperaba. Como es de esperar, nuestro único objetivo es detener a los conductores que infringen la ley, ya sea un solo vehículo o los corredores de una carrera entera. Para detenerles tendremos que recurrir a la fuerza bruta, ya sea embistiendo o usando las habilidades de las que disponemos. De nuevo vuelven a ser cuatro, solo que en lugar del “Jam” y el turbo disponemos de un helicóptero o un bloqueo de carretera. A pesar de lo que pueda parecer, tener más poder no significa que sea más sencillo, ya que la IA es tremendamente buena como para defenderse muy eficientemente.

En lo que es la jugabilidad en sí, los controles y la forma de girar o de derrapar de los coches recuerda irremediablemente al Hot Pursuit original, por lo que en algunos momentos puede parecer que cuesta algo girar. Esto también se puede apreciar en lo implacable que puede ser un único coche de policía, además de que en lugar de los clásicos circuitos cerrados tenemos carreras de “Sprint” en las que vamos de un punto a otro de la gran red de autopistas que se han creado para el juego. Los controles son muy sencillos, y bastará con usar los gatillos para acelerar y frenar, la cruceta para las habilidades (las cuales tienen un rango de recarga muy bueno), la “X” (en PS3) para el nitroso y el “Cuadrado” para el freno de mano.

Sin embargo, se nota que Criterion ha hecho el juego, y varios elementos de Burnout se han pegado a la franquicia. El principal es la aparición de los “Takedowns”, que si bien no serán tan habituales como en la otra gran franquicia arcade, tienen su punto al ver lo bien que los han implementado. Otra similitud es que para conseguir el nitroso tenemos que realizar acciones especiales, como encontrar un atajo, conducir en dirección contraria o ponernos a rebufo de los rivales.

Con todas nuestras acciones en la carrera ganaremos puntos de “Bounty”, con los que iremos subiendo nuestro nivel de piloto. Por desgracia esta característica no estaba implementada en esta versión, aunque es de suponer que nos servirá para desbloquear nuevos coches y pruebas.

En el aspecto gráfico todo luce francamente bien. Los coches son espectaculares, con un modelado impecable y unas deformaciones bastante correctas, que ganan bastante en los aparatosos accidentes que veremos y en los que desgraciadamente nos veremos involucrados. Los efectos de luz son soberbios, con unos atardeceres fotorealistas y unos charcos que tienen un reflejo casi real. La sensación de velocidad es otro de los puntos fuertes del juego, siendo realmente increíble al conducir a más de 300 km/h.

El sonido tampoco se queda atrás, con unas voces bastante buenas en la radio de la policía y unos efectos para los motores apabullantes. Los sonidos al chocarnos y demás son también muy efectivos, como siempre ha pasado en los juegos de Criterion. La banda sonora también me encantó, teniendo temas principalmente rockeros de grupos como “30 Seconds to Mars”, siendo canciones que le vienen muy bien a esta temática de peli de acción constante.

Como habréis visto, Hot Pursuit no me podía haber dejado una mejor impresión, ya que ha vuelto a los orígenes por la puerta grande en todos los aspectos imaginables del juego: jugabilidad, modos de juego, gráficos y sonido. Para rematar, el multijugador tiene una pinta tremenda.

Con todo esto teníamos ganas de más velocidad, y como os comentamos antes, los chicos de EA volvieron a montar una gran presentación en la que nos metimos de lleno en el universo del juego. Si con Medal of Honor nos llevaron a pegar tiros, esta vez nos tocaba competir en el circuito de karts de Carlos Sainz en Madrid. Con una ronda de calentamiento y otra de clasificación, los mejores tiempos de los cuatro turnos (quedé en un modesto sexto puesto en los tiempos de mi grupo) competían cara a cara para llevarse los tres karts de premio. Sin duda, una gran carrera que nos dio fuerzas para aguantar al lanzamiento del juego hasta el próximo 18 de noviembre.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Como Ray, me parece apoteosica esta entrega; y si a esto sumamos todo lo que comentas, mis deseos de estar en noviembre aumentan encarecidamente.
    Me gusta que hayan incluido habilidades factibles y que no sean cosas “irreales” del estilo Blur

  2. por fin vuelve el nfs,no como los anteriores need,con tanto tunning.creo que es el juego ideal para pasar un buen rato,pero no tanto como gt5, que despues de ver los efectos climaticos y nocturnos es sencillamente IMPRESIONANTE,creo que los efectos de lluvia estan mas logrados que en f1 y eso que este esta muy logrados pero gt5 es otro mundo,hablando en el aspecto visual.eso si no dudo que este need sea mas divertido que gt5 pero lo que ofrece cada uno es muy diferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *