Nos convertimos en unos Tier 1 en la presentación de Medal of Honor

Uno de los géneros de más éxito en épocas navideñas es sin duda alguna el de los FPS, y si no que se lo digan a los Call of Duty estos últimos años. Sin gran competencia en el campo de los shooters bélicos, este año hay un título que pretende plantarle cara: Medal of Honor. Con el regreso de la conocida franquicia, los chicos de Electronic Arts se han puesto las pilas tanto en el modo campaña como en el multijugador, tal y como pudimos ver en la beta cerrada del mes de junio y julio.

Tras un tiempo de mejora desde entonces nos han mostrado en las oficinas de EA en Madrid este prometedor título de la mano de Patrick Liu, el “producer senior” del modo multijugador, en una presentación en la que nos hemos convertido en unos auténticos Tier 1.

Patrick hizo una pequeña presentación en la que se centró exclusivamente en el multijugador, que como todos sabréis ha sido realizado por DICE (los responsables de la genial saga Battlefield). Para empezar, contó que en todos los modos de juego dos equipos de doce personas se enfrentarán para lograr diferentes objetivos en los 8 mapas que habrá disponible.

En el aspecto técnico se usa una versión modificada de “Frosbite” (el motor usado en Bad Company) para que se adapte al look de Medal of Honor. De hecho, la similitud entre el último juego de DICE y la beta cerrada fue una de las principales quejas, y como nos contó, se debía a que la lanzaron muy pronto y tuvieron que usar algunas texturas de su anterior título. Todo esto se ha solucionado, además de haber mejorado el balance de las armas, la detección de daño, el sonido y las animaciones, el HUD y el menú, han ampliado el número de armas, y para rematar han eliminado una gran cantidad de bugs.

Después pasó a explicar los modos de juego, que serán cuatro. En “Team Assault” nos encontraremos con el clásico duelo a muerte por equipos, mientras que “Sector control” será el típico juego de capturar posiciones. Lo interesante empieza a aparecer en “Objective Raid”, ya que en el campo de juego hay dos objetivos, que los equipos tendrán que defender o atacar. Para rematar, en “Combat Mission” nos veremos inmersos en una batalla a gran escala entre ambos equipos en la que se irán sucediendo diferentes objetivos que no serán tan simples como “vuela ese depósito y luego ese otro”, sino que estarán conectados de alguna forma. Un ejemplo que nos puso fue que tras destruir el objetivo principal y solicitar la extracción, el helicóptero será abatido y tendremos que seguir en la misión con diferentes objetivos.

Aparte de estos modos, nos encontraremos con la posibilidad de jugar en dificultad “Hardcore”, donde no habrá regeneración de vida, no podremos recoger munición del suelo, el fuego amigo estará activado y no habrá ningún minimapa entre otras desventajas para los más duros. Lo mejor de este aspecto es que los usuarios de PC podrán personalizar estas posibilidades, lo cual es un punto a su favor.

Para terminar la presentación, Patrick nos explicó cómo en los ocho mapas habrá mucha variedad en el aspecto visual para no caer pronto en la repetividad, aunque siempre estando basados en localizaciones reales de Afganistán. Algunos ejemplos serán pueblos, montañas nevadas, bases militares o suburbios.

Después esta corta presentación llegaba lo que todos estábamos esperando: jugar. Teníamos la posibilidad de probar tres niveles de la campaña en una beta algo antigua, además del modo multijugador en una versión mucho más avanzada. Centrándonos primero en la campaña, el primer nivel que probamos era el de uno de los primeros tráilers que se mostraron, en el que vemos a un grupo de marines bajando de unos helicópteros en un descampado, para que poco después empiecen a ser bombardeados por los talibanes. Tras ver esta espectacular secuencia de vídeo (impresionantes todas las que visualizamos) la acción no daba ni un momento de descanso.

Lo primero que teníamos que hacer era movernos entre una frenética lluvia de balas para lograr salir de la zona de la emboscada con la ayuda de nuestro escuadrón, que resultaron ser más eficientes de lo que parecían en un principio, ya que lograban eliminar a los enemigos que tenían a tiro y no se ponían delante de nuestra línea de tiro, lo cual es de agradecer.

Después de superar varios desfiladeros en los que los enemigos aparecían de las laderas y en muchas ocasiones pillándonos desprevenidos, sobre todo cuando aparecían disparándonos con los peligrosos RPGs, llegábamos a un poblado en el que el combate era mucho más cercano, momento en el que la ametralladora ligera modificada que llevábamos dejaba paso a la potente escopeta. En la parte final del pueblo nos esperaba un soldado con una ametralladora fija, obligándonos a dar fuego de cobertura a nuestro compañero para que pudiera ponerse al lado de esta posición fortificada para marcarla para un ataque aéreo.

De ahí pasamos a unos desfiladeros más, que nos llevaban a una gran explanada donde tenía lugar el espectacular desenlace del nivel. Con una pequeña caseta como única cobertura, teníamos que sobrevivir a incesantes oleadas de talibanes que llegaban por todas direcciones hasta que llegaran los refuerzos aéreos, en unos minutos en los que la intensidad iba en aumento al irse destruyendo poco a poco nuestra cobertura, todo desde un ángulo muy cinematográfico.

La segunda fase que probamos era la del helicóptero que pudimos ver en la Gamescon, pero mucho más ampliada y quitando el posible mal sabor de boca que pudiera dejar en esos cinco minutos de vídeo. Además de esa sección, nos encontramos con otras en las que pasábamos a una vista como por ordenador para ver localizaciones muy lejanas que tenían un realismo apabullante. Otras partes eran como las del vídeo, pero teniendo que eliminar a los enemigos mucho más rápido y de forma más precisa para evitar que eliminen el helicóptero aliado que nos acompaña, que desgraciadamente ha sufrido daños y se había quedado sin armamento.

La última fase nos ponía en la piel de un francotirador, con un fusil tremendamente potente con el que teníamos que eliminar enemigos que estaban a casi un kilómetro de distancia. Tantos metros de por medio se tenían que notar, y era realmente increíble ver cómo pasaba algo más de un segundo hasta que llegaba la bala a nuestro objetivo, además de notarse el viento en la dirección del proyectil. Puede que esta parte fuera algo lenta, pero ver cómo se reventaban las cabezas de los enemigos casi lo compensaba. La verdadera intensidad se encontraba en los siguientes momentos, en los que los talibanes se acercaban a nuestra posición y teníamos que inicar una emocionante huida mientras seguíamos eliminando a los enemigos.

Como hemos dicho antes, la versión en la que se podía jugar a la campaña era de hace bastante tiempo, y si bien estaba doblada al castellano con mucha calidad y la IA era buena, los gráficos eran los que más se resentían. Algunas texturas daban una grima tremenda, y otras tardaban más en cargar. Sé que es algo típico del “Unreal Engine 3”, pero podría estar algo más trabajado.

Volviendo ya al modo multijugador, pudimos disfrutar de todos los modos que hemos comentado antes, siendo el que más me gustó el de “Combat Mission” por la gran intensidad de las partidas, que podían llegar fácilmente a los 10 minutos de duración. En el aspecto jugable, las mejoras respecto a la beta eran palpables, pareciéndose ahora mucho más a los Medal of Honor clásicos en lugar de al Bad Company, aunque las similitudes con el online de Call of Duty son inevitables.

Antes de reaparecer en el mapa tendremos que elegir una de las tres clases disponibles (fusilero, operaciones especiales y francotirador), teniendo un nivel de desarrollo cada clase por separado, siendo todo un acierto. Algo que no suele pasar en otros FPS online es que solo se puede seleccionar un accesorio para el arma, pero en esta ocasión podíamos poner un lanzagranadas y una mira de las disponibles en casi cualquier arma de las que había disponibles).

Las ventajas por las rachas se han visto muy mejoradas, ya que no son ahora tan demoledoras como para romper la dinámica de la partida, lo cual es de agradecer. Además, algo que me sigue gustando bastante es que tenemos dos opciones en lugar de una sola, algo que está muy bien para que tengamos la ventaja que más nos interese según nuestro estilo de juego. En líneas generales, el multijugador se ha mejorado muchísimo, siendo todavía más adictivo que en la beta cerrada, asegurando la diversión en la red del que seguro será uno de los online más entretenidos de los próximos meses.

Normalmente ya acabaría de contar todo lo acontecido en el evento, pero los chicos de EA llevaron más allá el evento, ya que para que sintiéramos de primera mano cómo es estar pegando tiros en una misión en una zona campestre nos llevaron a un campo de Airsoft en las afueras de Madrid, donde nos contaron algunos detalles militares que han respetado en el juego.

Desgraciadamente, la lluvia no acompañó a esta gran iniciativa que tenían preparada, por lo que tuvimos que quedarnos con una partida mucho más reducida en espacio y tiempo. Sin embargo, eso no quita que tengamos que felicitar a Electronic Arts por este fantástico evento y brindarnos la ocasión de adentrarnos en el mundo del Airsoft, porque realmente todo este gran evento hizo que nuestras ganas de formar parte de los Tier 1 aumentaron considerablemente, por lo que esperamos con ganas el lanzamiento el juego el 14 de octubre.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. La verdad es que pesaba más el chaleco que el RPG XD, aunque mejor que no se usó en la partida, porque menudo viaje que pegaba. Imaginaos 200 bolitas lanzadas con aire propulsado… Pero vamos, que por la maldita lluvia fastidió todo, que si no es como si estuviéramos en una fase del juego XD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *