Presentación e impresiones de Crackdown 2

El pasado 11 de mayo asistimos a la presentación del esperado Crackdown 2, uno de los juegos exclusivos de Xbox 360 más prometedores de este verano. Y es que viendo el tremendo éxito y la diversión que propiciaba de la primera parte no es de extrañar. Pero por suerte pudimos hacer algo más que ver algunas de las novedades del juego de mano de James Cope (productor del juego) y Graham Wright (desarrollador del título): probar los primeros 30 minutos de la aventura. Así que si queréis descubrir al dedillo todas las novedades de este impresionante sandbox seguid con nosotros, y puede que así consigamos salvar (de nuevo) a Pacific City.

Presentación

Lo primero que quisieron recalcar los chicos de Ruffian Games fue uno de los aspectos que más gustó de su primera parte: la libertad. De nuevo, no estaremos atados a una linealidad o limitaciones varias que nos acortarán la diversión, sino que dispondremos de la ciudad entera para hacer lo que nos plazca, además, por supuesto, de combatir al crimen. Para potenciar esta libertad se han centrado mucho en mejorar la verticalidad del título.

Ya en la primera entrega podíamos pegar grandes saltos entre los edificios, pero eso se va a quedar pequeño en esta secuela. Los culpables de esto serán el helicóptero y una nueva armadura tremendamente espectacular. Ambas ventajas las desbloquearemos en los últimos niveles de agilidad (luego nos centraremos en el sistema de evolución), y potenciarán la ya de por sí alta diversión del título. Y es que es innegable que montarse en un helicóptero para empezar a bombardear a nuestros enemigos en tierra es divertido. En cuanto a esta nueva armadura, también la obtendremos en los últimos niveles de agilidad, y nos permitirá planear. Así, combinando esta armadura con los saltos mejorados obtendremos un juego tremendamente vertical y espectacular que nos hará creer que somos unos auténticos superhéroes.

Para las armas, también se han preocupado de mejorarlas, y aparte de poder usar de nuevo las típicas armas de fuego (aparte de otras no tan típicas) y los elementos del escenario cuando hayamos desarrollado la fuerza (para arrancar señales de tráfico o lanzar vehículos), dispondremos de algo tan disparatado pero al mismo tiempo divertido como un lanzagranadas de explosivos magnéticos, que se pegarán a los elementos del escenario y se convertirá así en nuestro arsenal personal.

Como podéis ver, su gran objetivo es divertir al usuario en todo momento, y por eso el estilo cómic se ha seguido utilizando. Además, el uso de este estilo les ha permitido poner elementos más surrealistas que no hubieran pegado con unos gráficos realistas, como los peligrosos monstruos.

Porque sí, en esta entrega nuestros únicos enemigos no serán bandas criminales. En este aspecto, para la secuela han querido crear dos facciones bien diferenciadas: los terroristas de La Célula y los monstruos. Los primeros se la tienen jurada a Pacific City y a los miembros de La Agencia, que volverán a ser los que se encarguen de velar por la ciudad. Este primer grupo será nuestro principal enemigo durante el día, pero por la noche harán acto de presencia los monstruos. Su presencia se explica con un virus extraño que ha mutado a las personas (vamos, típico de cómic 100%) y las ha convertido en unos bichos descerebrados que intentan arrasar con  todo lo que ven.

Una de sus preocupaciones es que el usuario no se aburra nunca, por lo que siempre pasará algo en Pacific City, y nunca estaremos a salvo. Por ejemplo, si empezamos a cabrear a los monstruos, éstos irán a por nosotros con miembros cada vez más fuertes, y lo mismo se puede decir de los terroristas. Así, siempre pasará algo en el juego y no tendremos un momento de respiro. Todas estas mejoras están muy bien, pero como lo mejor es experimentarlo por nosotros mismos nos instaron a probar el juego, y así poder apreciar la enorme diversión que transmite el juego.

Primeros 30 minutos del juego

Lo primero que nos sorprendió al empezar a probar el juego es que estaba completamente en español, incluyendo el reciente (y excelente) doblaje de Ramón Langa (la voz de Bruce Willis). Con esto, la experiencia era básicamente la del juego final (incluso obtuvimos varios logros, con que imaginaos).

Esta aventura empieza con un vídeo que nos pone en situación. Han pasado 10 años desde el primer juego (esto no lo dicen claramente pero ya se sabe) y La Agencia está siendo castigada por los medios de comunicación por la corrupción que tiene y los métodos que emplean. En mitad de una rueda de prensa, el lugar es atacado por unos terroristas que más tarde se dan a conocer como La Célula, matando a un buen montón de periodistas, siendo una forma excelente de presentarse ante la ciudad como una verdadera amenza. Por si esto no fuera suficiente, un virus es liberado y los habitantes se empiezan a convertir en peligrosos monstruos que siembran el caos por la noche. Con este panorama, la única que puede remediar la situación es La Agencia y una nueva remesa de clones mejorados genéticamente.

Nosotros tomaremos el control de uno de ellos, y al principio tendremos que aprender los controles básicos de nuestro personaje. Desde el sistema de salud al sistema de apuntado, pasando por la escalada y la conducción. Pero antes de esto tendremos que crearlo, pudiendo elegir entre varias cabezas y varios colores para la armadura. Sin embargo, las opciones eran muy escasas, por lo que esperamos que mejoren este aspecto en la versión final.

Tras superar este tutorial y ver cómo nos lleva el helicóptero de La Agencia a nuestra primera misión mientras el director de La Agencia nos presenta la grave situación en la que se encuentra la ciudad empieza la verdadera acción. Nuestra primera misión es recuperar una de las torres de luz que han robado varios miembros de La Célula. Estas torres son primordiales en la lucha contra los monstruos, por lo que es vital que las recuperemos. En esta primera fase nuestras habilidades (agilidad, fuerza, armas, conducción y explosivos) están en su nivel más bajo, pero aun así ya podemos sentir cómo somos más fuertes que nuestros enemigos.

Para recuperar este objeto tendremos que liarnos a tiros (o como queráis) para llegar hasta el centro de los muelles, y eliminar a todos los enemigos de la zona para que un helicóptero pueda recuperar el objeto. Esta primera misión ya resulta bastante divertida, y es tremendamente gratificante ver cómo vamos evolucionando poco a poco dependiendo de todo lo que hagamos, como usar las primeras armas que tengamos (que como os podráis imaginar son bastante débiles, y lo mejor será coger las de los terroristas), las granadas o directamente con unos buenos golpes cuerpo a cuerpo. Así, cuando eliminemos a los enemigos de alguna de esta forma soltarán orbes que servirán para ir mejorando nuestro nivel en esa característica.

Para la agilidad y la conducción la cosa cambia. Si bien en la conducción también podemos obtener orbes atropellando a los enemigos, tanto en la agilidad como en la conducción la mejor forma de subir de nivel será con los orbes renegados. Estos orbes se irán moviendo cuando nos acerquemos a ellos, y nos darán más puntos de experiencia que los normales. Pero tranquilos, que para la agilidad también hay orbes normales desperdigados por la ciudad, por lo que todo el mundo podrá ir evolucionando a su ritmo.

¿Y cómo afectan estas mejoras a la jugabilidad? Pues básicamente potenciando esos aspectos. Por ejemplo, si subimos de nivel la agilidad nuestro personaje resistirá caidas desde alturas mayores (os digo muy en serio que al principio, por pensar que sois invencibles os tiraréis al vacío más de una vez y acaberéis muertos) y pegar saltos más grandes, si mejoramos la fuerza nuestros golpes cuerpo a cuerpo serán más poderosos y podremos coger más elementos del escenario para usarlos como armas, con las armas tendremos mayor precisión si preferimos optar por el autoaupuntado, y así con las otras dos habilidades. Además, al ir subiendo de nivel (cuyos barras veremos constantemente en pantalla) nuestra armadura irá cambiando acorde con nuestras habilidades, dándonos más aspecto de superhéroe.

Tras haber completado esta primera misión y ver un poco la evolución de nuestro personaje, tenemos la ciudad completamente libre para hacer lo que queramos, pero como no teníamos demasiado tiempo preferimos centrarnos en lo principal. Así que nos pusimos en marcha para activar tres enlaces para que la torre de luz funcione, que de nuevo están bajo el control de La Célula. Después de conseguirlo nos tocaba meternos en plena guarida de los montruos (en todo este tiempo ya se había hecho de noche, y campaban a sus anchas por la ciudad) para poder cargarla y eliminar así a una buena cantidad de estos bichos.

Una vez completada la misión no pudimos seguir jugando… solos. Y es que en ese momento empezamos una partida cooperativa para cuatro jugadores, y si ya la diversión está por las nubes jugando solo no os podéis imaginar lo bien que os lo pasaréis con vuestros amigos. En esencia, lo que hacemos es lo mismo, solo que tenemos más ayuda y más posibilidades de hacer el tonto por la ciudad. Así que en compañía de otros tres miembros de la prensa empezamos a acabar con varios monstruos, destruir emplazamientos de La Célula y activar una torre de luz más.

En el juego, si somos eliminados (que será bastante frecuente al principio como os caigáis de los edificios) podremos reaparecer en alguno de los puntos de reaparición, eligiendo las armas que queremos llevar (al principio sólo tenemos disponibles una pequeña ametralladora y una escopeta, por lo que es mejor coger los rifles de asalto o las de rayos que nos encontremos) y el vehículo que queremos aparezca a nuestro lado (de nuevo, al principio las opciones son escasas).

El control de todo lo que pudimos probar era excelente, con un sistema de autoapuntado muy bueno que nos permite centrarnos en diferentes partes del cuerpo, una conducción muy arcade pero tremendamente controlable y una escalada a lo bestia tremendamente divertida, sobre todo al ir mejorando de nivel. Además, el perdernos durante unos minutos buscando orbes que conseguir para mejorar nuestras habilidades (incluso habrá algunos especiales que solo se podrán coger junto a unos amigos), simplemente empezar a matar a todos los enemigos que nos encontremos es tremendamente divertido o participando en alguna carrera callejera. Esta diversión se ve potenciada por el excelente apartado gráfico, que tiene un estilo cómic soberbio, y un doblaje al castellano impresionante de la mano de Ramón Langa (algunas de sus frases son desternillantes, como cuando hemos matado a varios civiles y manda a la policía a por nosotros diciendo “Esto me duele a mí más que a ti, pero te lo mereces”).

En resumidas cuentas, Crackdown 2 nos ha dejado unas impresiones inmejorables, y es que promete ser uno de los sandbox más divertidos de la generación gracias a la enorme libertad, la fantástica evolución y un cooperativo impresionante (aunque también habrá un multijugador competitivo para 16 usuarios). Así que si os gustan los sandbox, queréis pasar un buen rato o sois fans de la primera entrega no perdáis de vista esta secuela. Y como complemento a estas impresiones no os perdáis la entrevista que realizamos a los chicos de Ruffian Games, para tener así más datos de este increíble juego.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. La primera entrega fue muy criticada injustamente y comparada con GTA…pero el juego es grandisimo y me lo he pasado en grande jugando con amigos haciendo carreras por los tejados o con los coches… ganas de que salga 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *