Sacando del Olvido: Spyro

    Por fin está aquí la última parte de la trilogía centrada en las plataformas de Sacando del Olvido. Tras los repasos de las sagas de Rayman y Crash Bandicoot esta vez nos centraremos en Spyro, que a pesar de que estas tres franquicias han degenarado bastante, para el final me he reservado la saga que más lo ha hecho de las tres (sé que también Sonic ha empeorado mucho, pero como no he jugado a demasiadas entregas de la saga lo he preferido dejar fuera).

    Como los aficionados al género de las plataformas recordarán, en PSX las dos mascotas eran básicamente el marsupial de Naughty Dog y el adorable dragoncito morado, que para mí, fue el mejor de la consola y el que más me encantó. Pero claro, todo lo bueno se acaba y luego entró en una espiral de decadencia por la que nos moveremos en este artículo.

    La época de Insomniac Games, también conocida como la mejor de la saga

    La primera entrega de la franquicia, Spyro: The Dragon, llegó a PSX en 1998 de la mano de Insomniac Games, que actualmente nos siguen asombrando con los Resistance y Ratchet & Clank. La historia del juego nos ponía en la piel de un dragoncito morado de pequeño tamaño, Spyro, que gracias a su reducido tamaño se liberó del ataque lanzado por el despiadado Gnasty Norc que congeló a todos los dragones del mundo. Así iniciaba Spyro su viaje, junto a su amigo la libélula Sparx, para rescatar a los dragones y detener a Gnasty Norc.

    El argumento no es que fuera algo tan complejo como podemos ver ahora en los títulos de la franquicia, pero lo que realmente asombró a los usuarios fue el gran carisma de este universo y la maravillosa jugabilidad. Por un lado los niveles y los personajes tenían un diseño único, que desprendía calidad por los cuatro costados. En cuando a la jugabilidad, lo que nos encontrábamos era un plataformas en escenarios abiertos donde teníamos la posibilidad de planear para explorar todos los rincones de los diferentes mundos, y eliminar a los enemigos con nuestra llamarada o las cornadas. Además la recolección de las gemas y del resto de secretos era tremendamente adictiva, lo que nos enganchaba hasta que tuviéramos el 100%. Así, el juego se convirtió en todo un éxito, lo que propició que la saga se expandiera más y más.

    A los pocos meses, en el 1999 Insomniac volvió a la carga con Spyro 2: Ripto’s Rage, que a pesar de tener un gran éxito no gustó demasiado que fuera una versión con nuevos niveles y muy pocas novedades respecto a la anterior entrega, además de que no pasó ni un año entre ambos.

    La historia en esta ocasión nos mostraba cómo Spyro y Sparx se querían tomar unas más que merecidas vacaciones, pero son trasladados de forma inesperada al reino de Avalar. Allí, sus habitantes le piden que acabe con la tiranía de Ripto, y dada la heroicidad del dragoncito está claro que va a ayudar. En esta ocasión la historia me gustó más, ya que nos introducía a algunos personajes clave de la saga como el Cazador o el Profesor, además de que Ripto fue un villano que me gustó bastante.

    Así pudimos visitar un nuevo universo, nuevos mundos muy bien hechos y más de lo mismo que tanto nos gustó en el primero, aunque como hemos dicho, éste era uno de los principales fallos del juego.

    En el 2000 nos llegó el último título de la trilogía para PSX, Spyro: The Year of the Dragon, y que tras el pequeñísimo traspiés de la segunda parte (únicamente que se repetía lo que ya conocíamos) volvió a encandilar a los usuarios, y es que es fácilmente la mejor entrega de la saga.

    La historia nos sitúaba en el año del dragón (que casualmente también lo era en el calendario chino cuando el juego salió a la venta), momento en el que las hadas entregan 150 huevos que se convertirán en la próxima generación de dragones. Por desgracia, una desconocida bruja llamada Bianca los roba y los lleva a otra dimensión. Y así Spyro, Sparx y Cazador se trasladan a este nuevo (y magnífico) universo para rescatar los huevos y descubrir por qué los robaron.

    Una de las señas de identidad de esta entrega era la gran cantidad de minijuegos que nos podíamos encontrar, como poder hacer Skate, al igual que la cantidad de personajes controlables era envidiable. Y es que tras liberar a unos animales, que estaban en manos del Ricachón, éstos se convertían en unos magníficos aliados. Así nos encontrábamos con la canguro Sheila, el pingüino James Byrd, el yeti Bentley y un mono espía llamado Agente 9. Todos ellos tenían fases exclusivas, con una jugabilidad única y divertida que hacía que cada nueva fase fuera algo completamente nuevo, y así se convirtió en uno de mis juegos favoritos en el género de las plataformas.

    Desastre en sobremesa, diversión en portátiles

    Tras esta excelente trilogía Insomniac Games vendió los derechos de la franquicia para centrarse en nuevas sagas en PS2, y Universal fue la que se hizo con la saga, haciéndola así multiplataforma. El primer juego en esta era fue Spyro: Enter the Dragonfly, que definitivamente es la peor de la franquicia en cualquier consola, aunque como veremos más adelante, hay otro juego que se le acerca bastante.

    Esta entrega estaba desarrollada por los novatos de Check Six Games, y la historia continuaba la de la tercera entrega con todo el tema de los huevos de dragón. En esta ocasión ahora tocaba el momento de dar las libélulas a los dragones, pero Ripto lanza un hechizo que dispersa a todas las libélulas. Como os podréis imaginar, el único que puede salvar la situación es Spyro.

    En la jugabilidad este juego mantenía exactamente todo lo visto anteriormente, con algún pequeño añadido como nuevos alientos o poder conducir algún que otro vehículo, lo cual, tras dos años sin juegos de Spyro era tremendamente decepcionante. Además, había múltiples bugs, unos tiempo de carga excesivamente largos y un apartado gráfico que solo parecía una pequeña puesta al día de lo visto en PSX, lo cual, con el paso del tiempo, era completamente inaceptable. Con todo esto, la popularidad de la saga descendió bastante, y si tenemos en cuenta la calidad de esta entrega no es de extrañar.

    En 2004 le tocó el turno a Eurocom probar con el drangocito en Spyro: A Hero’s Tail. En esta ocasión la historia volvía a ser bastante simple, y únicamente se trataba de destruir unas gemas oscuras que estaban corrumpiendo las regiones en las que se encontraban. Así, nuestra misión era ir por los diferentes reinos del juego para ir acabando con las gemas e ir recolectando los objetos de turno.

    En el aspecto jugable era donde más miedo se tenía, ya que tras el fracaso del anterior juego la verdad es que nos sorprendimos bastante al ver que es el Spyro no desarrollado por Insomniac que más se parecía a los originales. Así, las plataformas eran una parte fundamental y funcionaba todo a las mil maravillas, gracias a la inclusión de, por fin, agarrarnos a los salientes. Además podíamos ir obteniendo más habilidades comprándosales al Ricachón. Por último, se volvía a incluir diferentes personajes jugables (el Cazador, el conocido James Byrd o el topo Blink), que añadían variedad a una jugabilidad que había mejorado notablemente. Sin embargo, todavía seguía sin llegar a las cotas de calidad vistas en PSX, pero por lo menos ya podíamos volver a disfrutar con nuestro dragoncito preferido.

    Al mismo tiempo que se sucedían ambas entregas, la saga se expandió a Game Boy Advanced con las que fueron las mejores entregas de la franquicia en este período. Los tres primeros en aparecer fueron Spyro: Season of Ice (2001), Spyro: Season of Flame (2002) y Spyro: Adventure (2003). En los tres la jugabilidad estaba en un pseudo 3D en el que podíamos ver todas las habilidades del personaje en unas historias sencillas pero entretenidas. La jugabilidad, pese a lo que pudiera parecer en un primer momento, era magnífica y nos conseguían enganchar durante todo el juego.

    En 2004 apareció también para esta consola Spyro: Fusion, que mezclaba este universo con el de Crash en un juego que descendió muchísimo la calidad de la saga en la portátil. Pero lo peor estaba por llegar, ya que en 2005 apareció en Nintendo DS Spyro: Shadow Legacy. Éste fue un intento de convertir la saga en un juego de acción y RPG, que por sus numerosos fallos no llegó a nada y se convirtió en una de las peores entregas de la saga.

    Una nueva trilogía… ¿una nueva esperanza?

    Tras ver que intentar calcar la esencia original no estaba dando resultados, a los chicos de Sierra se les ocurrió empezar una nueva trilogía. La primera parte sería Un Nuevo Comienzo, que nos llegó en el 2006. La historia de esta entrega no tomaba nada del resto de juegos de la saga, y se planteaba una nueva visión de este universo. Para empezar, se nos cuentan los orígenes de Spyro y cómo fue el único superviviente del ataque del Maestro Oscuro al templo donde estaban todos los huevos de dragón. Para salvarlo lo depositaron en un río, y fue encontrado por una familia de libélulas que lo criaron, y así conoció a Sparx, que es algo más impertinente que en el original. Tras vivir algunas aventurillas familiares Spyro, con la ayuda de Sparx, se embarcarán en una aventura para descubrir los orígenes de Spyro y detener al Maestro Oscuro. La verdad es que este nuevo guion estaba bastante bien, y el tono más maduro del que hacía gala le venía muy bien.

    En el aspecto jugable también se modificó la franquicia notablemente, centrándose ahora más en el combate cuerpo a cuerpo que en las plataformas y los minijuegos. Este cambio sí que fue para peor, ya que ahora a pesar de tener diferentes tipos de aliento que realmente tienen diferencias y tener más posibilidades para atacar, la acción no llegaba a ser demasiado buena, y al ser el eje central del título llegaba a aburrir al poco tiempo.

    Y fue ése el principal fallo de esta entrega, ya que el doblaje era magnífico (con Elijah Wood como Spyro y otras voces famosas, que fueron muy bien traducidas al español), la música era fantástica y el universo era tremendamente colorido. Así que este nuevo inicio prometía bastante, ya que si se solucionaban los problemas jugables el dragoncito volvería a pasar por un gran momento…

    … pero no fue así. En el 2007 nos llegaría La Noche Eterna, que continuaba justo donde lo dejó el anterior tras la revelación sobre Cynder, y seguía la búsqueda de Spyro del Maestro Oscuro, que iba a ser resucitado en la llamada “Noche Eterna”. De nuevo, el guion era más complejo que en los originales, y eso me gustó bastante, ya que además dejó todo enlazado para el siguiente juego.

    De nuevo el aspecto técnico estaba bastante bien (destacando el sonoro sobre todo por las mismas cualidades). Sin embargo, la jugabilidad empeoró en todos los aspectos posibles. La cámara era muchísimo peor, en los pocos saltos que había no teníamos casi nada de precisión y los combates seguían siendo aburridos y sosos. Con todo esto las esperanzas se depositaron en el fin de la trilogía.

    Finalmente, esta nueva historia terminó en el 2008 con Dawn of the Dragon, que supuso el estreno del personaje en PS3 y Xbox 360. La historia, de nuevo, continuaba donde lo dejaba el anterior, aunque en esta ocasión habían pasado tres años. En este período los personajes se vuelven más maduros, lo que se refleja en la nueva jugabilidad  y su aspecto. El guion de esta entrega volvía a estar bastante bien, y aunque tuviera bastantes clichés conseguía entretener.

    En el aspecto jugable esta vez se introdujeron novedades, como la incursión de un modo cooperativo en el que un jugador controlaba a Spyro y el otro a Cynder. Sin embargo, la realidad es que aunque jugáramos solos el otro dragón siempre nos acompañaría, ya que cada uno tenía habilidades concretas y había que alternar su uso para resolver los puzzles. Además, otra gran novedad era poder volar libremente por los escenarios, lo cual era de agradecer a pesar de que su control era algo impreciso. Sin embargo, las batallas siguieron siendo algo flojas debido a las numerosas ralentizaciones que nos acosaban durante la partida.

    En el apartado gráfico el cambio generacional se notó, aunque para intentar esconder los fallos se recurría a demasiado brillo que a veces podía molestar. Y de nuevo, el aspecto sonoro fue magnífico por todas las mismas razones que en las dos entregas anteriores.

    Con todo esto, el fin de esta nueva trilogía supo cerrar correctamente el arco argumental, y las novedades que introdujo eran correctas, pero se necesitaban pulir más para que realmente fuera un título memorable.

    Hasta aquí nuestro repaso por la saga Spyro, en el que hemos repasado todas las etapas de la saga. Y es que es, indudablemente, una de las franquicias que más ha decaído en el género plataformero junto a Sonic. Esperemos que algún equipo desarrollador al que le guste el personaje se haga con los derechos del personaje y nos traigan un juego que haga justicia a este mítico dragón, porque realmente se lo merece.

    Comentarios

    1. Comparto tu opinión… Una pena que Spyro se hundiera tanto, pero francamente, no vale nada comparándolo con las primeras entregas!

      Una decepción de algo que podría ser muy grande! 🙁

    2. e by jerry resulta ke spyro tiene mui poca popularida si tubiese mas seguro ke acia juegos megores porfabor si ati te gusta spyro deja muchos comentarios i corre la boz antes de ke spyro ººdesaparezcaºº uno no se nota pero si todos los de un pais corremos la boz mucho mejor

    3. vueno yo nunca e jugado a los spyro de la ps1 lo unico que se es que el mejor Syro de la ps2 es el del 2004 y que lo que le pasa al Syro le pasa igual al Crash

    4. Toda la razón rafa. Spyro y Crash son dos sagas que han decaido un montón desgraciadamente… Por lo menos han sabido dar el relevo a otras sagas plataformeras!

    5. Comparto tu opinión… Una pena que Spyro se hundiera tanto, pero francamente, no vale nada comparándolo con las primeras entregas!Una decepción de algo que podría ser muy grande!

    6. Como soy fan de Spyro hace más de 11 años tengo mucha experiencia y mi opinión es muy importante:

      Creo que si muchos fans nos ponemos de acuerdo podemos llegar a hacer que una gran empresa tome a Spyro y haga un excelente juego que acabe con el despreciable fracaso que dejaron sus juegos a partir del 2001.
      Para eso nos centramos en escribir Fan fics y ver como hacer una gran historia para que el dragoncito púrpura pueda llevar a cabo, yo por ejemplo, estoy escribiendo una nueva trilogía llamada “Spyro and Cynder: The face of unjustice” y mis amigos escriben otros relatos realmente buenos que superan notablemente a todos los juegos anteriores, ese es sólo un ejemplo, pero hay muchos otros que se pueden tomar en cuenta.

      Todo esto es por Spyro, mi única pasión.

      Atte. TKD Maker.

      • Tienes razon hay q unirnos
        yo pienso q si imsomniac games lo hizo uno de los mejores juegos una vez, lo podra hacer asi q no entiendo si vieron q hicieron una tonteria su creacion por q no le quitan los derechos a quien los tenga y hace una buena entrega

    7. fans incondicional de spyro pero creo que al final lo hicieron fatal.me desencanto ver como la ultima trilogia solo se basaba en luchas y mas luchas.donde estaban la emocion de encontrar pasadizos secretos,dragones etc..ojala hicieran un juego como los primeros porque los echo de menos

    8. deberiamos pedir entre todos a imsomniac games q recupere los derechos de spyro para q asi veran q sus fans al decepcionarse de q su magnifica crecion se haya destruido por otros desarrolladores q pueden recrear un gran exito q no solo los benificiara a nosotros sino a ellos con la popularidad q tendra el regreso de spyro

    9. La verdad que yo amé este juego, fue toda mi niñez, y aun lo sigo jugando, yo naci en el Año del dragon, de coincidencia mi animal mitico preferido es el Dragon, mi juego preferido es el Spyro, y hay muchas coincidencias, yo pagaria algo de dinero para contribuir con algún nuevo Spyro, ya que se que crear los juegos vale Dinero, yo me aportaria donando un poco..espero que alguna empresa reviva este juego en 2013 o los años siguientes, crecere mucho ,pero si llega a salir uno nuevo, De seguro lo jugaré.

    10. Según tengo entendido los derechos de spyro actualmente estan en manos de los de skylanders, y para lo más que los han usado es para incluir a spyro como una de las cientos de figuritas y personajes que ya tienen.
      Yo también pasé mi infancia con los tres primeros juegos de psx, pero no tengo ni la más mera esperanza de que vuelva a ser algo grande. Una pena.

    11. A mi realmente me gusto mas Dawn of the dragons, yo soy fanática de los dragones y de Spyro y Cynder *u*

      Pero e gustaria q hiciera una mezcla con los juegos de antes y los de Dawn of the Dragon osea q los secretos, gemas, dragones etc esten presentes y los gráficos, historia y combates como Dawn of the dragons y si fuera de 2 jugadores sin la cadena q retiene a los dragones Spyro y Cynder seria súper brutal *u* para q haci podamos ir a donde querramos sin estar frenando OuO esa es mi opinion

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *