Presentación de MX vs ATV Reflex

Dentro de los juegos de velocidad off-road, o lo que es lo mismo, barro y terrenos complicados con varios vehículos, siendo especialmente conocidas las motos y los quads, no hay muchos exponentes. Últimamente MotorStorm se ha hecho un hueco, aunque como principal saga de este género nos encontramos a MX vs ATV.

Tras incontables entregas a sus espaldas vuelven en otra ocasión con el sobrenombre Reflex. Está claro que una saga tan longeva tiene que traer varias novedades sustanciales con cada juego, y a pesar de que en los últimos años no han sido los mejores títulos disponibles, siempre hay algo que atrae a los seguidores de este tipo de eventos. En esta ocasión prometen una auténtica revolución, y para demostrarlo THQ nos invitó a la presentación del juego en sus oficinas.

El encargado de presentar el juego fue Ian Wood, director de arte de Rainbow Studios, los desarrolladores de la gran mayoría de las entregas de la saga. Lo primero que quiso recalcar fue que Reflex es una auténtica revolución dentro de la franquicia, y que su objetivo era superar en todos los aspectos a la enterior entrega, Untamed. Para lograrlo hay tres novedades principales que afectan a la jugabilidad y al aspecto técnico en general.

La primera es la deformación del terreno. En esta ocasión los vehículos dejarán marcas en el barro, tierra y nieve, y estas marcas se mantendrán durante toda la prueba en la que estemos participando. La forma de representarlo varia en cada tipo de terreno, aunque básicamente consiste en desplazar el elemento sobre el que compitamos a los lados. Pero esta novedad no es solo estética, ya que afecta directamente a nuestro rendimiento en las pruebas. Y es que nos encontraremos con dificultades en el control si vamos por zonas con muchas variaciones debido a esta deformación, al mismo tiempo que nosotros podemos usarlo en contra de nuestros rivales… pero teniendo en cuenta que también sentiremos los efectos de nuestra actuación en la siguiente vuelta.

Otro aspecto principal de la jugabilidad será el control “Reflex”, por el cual se da el nombre al juego. Básicamente, esta gran novedad consiste en que no solo controlaremos la moto o el quad de turno, sino que además tendremos que preocuparnos por el piloto. Esto era algo de lo que estaban muy entusiasmados, ya que en la vida real es casi tan importante el movimiento del vehículo como el del piloto. En el juego lo controlaremos con el stick derecho, eliminando así la posibilidad de acelerar y frenar con esta palanca.

De esta forma, al tomar una curva cerrada tendremos que mover al piloto hacia dentro de la curva para poder tomarla correctamente. Además, en los saltos hay una gran mejora respecto a la anterior edición. Si en Untamed el saltar era arcade, la caída era realista, por lo que casi todos los movimientos acababan en desastre. En esta ocasión tendremos más control en las caídas gracias al sistema “Reflex”, ya que si no caemos bien (pero que no sea algo imposible para volver a tener el control, como caer boca abajo o completamente de lado) aparecerá una flecha que nos indicará hacia dónde tenemos que mover al piloto para no caernos.

Por supuesto este sistema no se aplicará a los vehículos de mayor tamaño, por lo que en ellos no existirá el sistema “Reflex”. En su lugar podremos acelerar y frenar con el stick.

La última novedad se puede aplicar en esencia a todo: un nuevo motor de físicas. Desde siempre la saga ha sido un referente en los motores físicos, ya que su realismo ha sido muy alto, pero al mismo tiempo todo se mantenía divertido. Esta vez han preferido no estancarse con el motor de la última entrega, sino que han querido crear otro completamente nuevo debido a la deformación del terreno y otos factores que nos afectarán durante las pruebas.

En cuanto al apartado gráfico se han introducido una serie de mejoras que pretenden hacer que el juego luzca mejor que nunca. Para empezar la resolución de todo el título es diez veces superior al de la anterior entrega. Otra gran mejora lo encontraremos en el nivel de detalle, como en los diferentes vídeos al principio y al final de las carreras, que contarán con todo lujo de detalle (hasta las chicas de los carteles se han recreado mediante captura de movimiento).

En todo lo relacionado con el terreno también hay un gran trabajo detrás, ya que han ido a diferentes partes del mundo para poder recrear los tres tipos con el mayor realismo posible. Así que para el barro se quedaron en Estados Unidos, para la nieve fueron a los alpes italianos, mientras que para la tierra pensaron en España, ya que vinieron a Almería.

Dentro de los modos de juego nos encontraremos con las típicas pruebas de motos y quads en circuitos con muchos obstáculos, pruebas de free style, el recorrido libre o el Omnicross entre otros. En el free style se han introducido varias novedades para hacerlo más realista. Por un lado, las puntaciones se dividirán en cuatro y se basarán en la variedad de los trucos, el uso del circuito, la dificultad y la ejecución de los trucos. Pero de hecho, la mayor novedad se encuentra  en la forma de hacer las acrobacias, porque ahora solo bastará con hacer tres movimientos con el stick derecho. De esta forma todo es mucho más intuitivo y la posibilidad de encontrar nuevos trucos es mucho más alta.

El recorrido libre nos pondrá en uno de los tres enormes escenarios disponibles para recorrerlo y explorar a placer. Para no aburrirnos habrá algunos objetivos como recorrer una ruta marcada o hacer trucos en lugares específicos.

La gran novedad del modo Omnicross consiste en carreras en circuitos específicos en las que participan todos los tipos de vehículos disponibles. Así que veremos camiones, buggys, pick ups, motos, quads y demás compitiendo al mismo tiempo. Como este es un juego de simulación es obvio que hay una gran desventaja en el peso y tamaño entre los vehículos, pero por ello los desarrolladores han creado diferentes rutas para que perjudiquen o nos beneficien, dependiendo de las características de cada tipo de vehículo.

Todo esto lo podemos encontrar como pruebas sueltas, pero también habrá un modo carrera del que casi no nos dijeron nada. Lo único en lo que entraron en detalles fue el sistema para personalizar tanto vehículos como pilotos. Además tendremos un garaje en el que guardar nuestras creaciones. Estas personalizaciones serán principalmente visuales, pero si conseguimos comprar piezas concretas podremos mejorar mecánicamente el vehículo para rendir mucho más en los diferentes eventos.

Para finalizar en el modo online, en el que podrán participar hasta 12 usuarios simultáneamente, se mantendrán todas las características del modo offline, por lo que no se perderán las principales novedades de esta entrega.

En conclusión, MX vs ATV Reflex pinta bastante bien por lo que se ha dicho, y seguramente siga ofreciendo la misma diversión de siempre. Sin embargo no estamos demasiado convencidos del apartado técnico, tanto por lo que vimos como por la demo disponible en los sistemas de descarga.

Así que tendremos que esperar hasta principios de febrero para ver si realmente nos encontramos ante una revolución en la saga o no, porque por el momento no estamos seguros al máximo de si lo habrán conseguido o no.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *